Murió Carl Barks, dibujante del Pato Donald

Barks falleció durante la madrugada a los 99 años en un hospital del estado de Oregon, víctima de leucemia.

25 de Agosto de 2000 | 12:45 | DPA
MERRIL.- El mundo del cómic está de luto por la muerte de Carl Barks, el dibujante estadounidense del inolvidable Pato Donald.

Según comunicaron sus editores de Egmont Ehapa, Barks falleció la pasada madrugada a los 99 años en un hospital del estado de Oregon, tras sufrir una larga enfermedad. Hace aproximadamente un año los médicos le habían diagnosticado leucemia.

Pato Donald Barks es considerado el creador de algunas de las figuras que acompañaron a Donald en sus aventuras en la ciudad de "Duckburg", como su multimillonario y avaro tío "Scrooge McDuck" (Tío Rico/Tío Gilito), su afortunado sobrino "Gladstone Gander" o el peculiar inventor "Gyro Gearloose".

Se hizo mundialmente famoso por sus dibujos para Walt Disney del Pato Donald, un perdedor empedernido, eternamente de novio con Daisy y con serios problemas para pronunciar las palabras.

Carl Barks nació el 27 de marzo de 1901 en una granja cerca de Merrill (Oregon), donde creció aislado y con dificultades económicas. Tras realizar varios trabajos entre otros como recadero en una imprenta, leñador, carpintero y trabajador rural, fue contratado como redactor en la revista cómica "Calgary Eye Opener".

Cuatro años más tarde probó suerte en Disney y entró a trabajar para los estudios de dibujos animados. El talento de Barks transformó al hasta entonces secundario Pato Donald, de poca importancia frente a Mickey Mouse, en un personaje de relieve.

El dibujante confesó que su primera impresión de Donald no fue la más positiva, pero que pronto se acostumbró a él. Bajo su pluma se transformó en una de las figuras predilectas del público tras varios films.

En 1942 fue publicado el primer cómic del pato, que recogía tiras salidas en los periódicos.

"Siempre me vi como una persona sin suerte como Donald, que es una víctima de tantas circunstancias. Pero no hay una persona en Estados Unidos que no se identificaría con él. El es todo, es todos, comete los mismos errores que nosotros", afirmó cierta vez en una entrevista.

"A veces es un villano y a veces es un tipo realmente bueno y todas las veces es sólo una persona desatinada como la media de los seres humanos, y creo que esa es una de las razones por las cuales la gente lo quiere", añadió.

Varias veces Barks intentó abrirse paso como granjero y artista independiente, pero los problemas financieros dificultaron que pudiera desarrollar unos personajes propios alejados de Donald.

Entre 1943 y septiembre de 1965 escribió y dibujó con pocas interrupciones todas las historias del pato en la revista mensual "Walt Disney's Cómic and Stories".

En 1967 se separó definitivamente del consorcio Disney y un año después se publicó su última revista inédita de Donald. Ya jubilado se dedicó a la pintura al óleo y también aquí se especializó en su familia de patos. Entre 1971 y 1976 surgieron más de 100 cuadros con motivos de "Duckburg", que entretanto se venden a los coleccionistas a muy alto precio.

Desde los años 70, Barks vivía retirado en el campo en Oregon. Debido a sus problemas de visión y al final por su enfermedad había abandonado el dibujo y la pintura.

Aunque siempre subrayó que sus historias no tenían ningún sentido oculto, el trabajo de Barks generó grandes polémicas sobre la vida cotidiana y lecturas como las de Ariel Dorfman y Armmand Mattelart que revolucionaron el ambiente intelectual latinoamericano a principios de los '70.

En el marco de la teoría de la dependencia, estos autores consideraban que existía un "imperialismo cultural" transmitido por productos como las historietas de Donald, que afectaban a los valores y a la cultura de los países en que eran introducidos.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores