Pacino, feliz por no cambiarse nombre

El actor estadounidense Al Pacino no se arrepiente de la decisión de haber permanecido con su nombre y apellido originales en toda su extensa carrera artística. Ahora, en Toronto, presenta "Chinese Coffee", película que lo tiene como director y actor.

13 de Septiembre de 2000 | 10:02 | El Mercurio Electrónico/ANSA/Reuters
WASHINGTON.- El actor estadounidense Al Pacino no se arrepiente de la decisión de haber permanecido con su nombre y apellido originales en toda su extensa carrera artística, si no los honores habrían sido para Sonny Scott, el eventual cambio.

Así lo expresó hoy en Toronto, el ganador del Oscar por su interpretación de la versión estadounidense de "Perfume de mujer", y actor fetiche de Martin Scorsese como se refleja en su vasta filmografía con ese destacado director.

"Estoy muy contento de haber mantenido mi verdadero nombre y apellido. Cuando era joven, no era conveniente comenzar una carrera cinematográfica con un apellido que termina en vocal", afirmó Pacino, protagonista últimamente de "Fuego contra fuego", con Robert de Niro.

"En aquellos tiempos -dijo Pacino-, había decidido cambiar mi nombre por Sonny Scott, pero finalmente desistí de mi primera intención. De verdad. En esa época era la cosa más natural del mundo cambiar su nombre por uno más artístico".

Tales comentarios los formuló en el curso de una conferencia de prensa por la presentación de una nueva obra que lo tiene como director y actor, "Café chino", en el ámbito del Festival Internacional de Toronto, Canadá.

La cinta trata sobre una conversación que se desarrolla una noche en una sola habitación entre un nuevo novelista que se está abriendo paso, Harry Levine (Pacino), y su mentor, Jake Manheim (Jerry Orbach, de la serie ''Ley y orden").

Cuando Harry le pide a su gran amigo Jake una apreciación crítica de su nuevo libro, su amistad es puesta a prueba porque Jake siente que la novela explota desvergonzadamente su sufrimiento personal y su fracaso profesional.

El filme está basado en la obra teatral del mismo nombre, de Ira Lewis. Pacino dijo que no habría intentado llevar el papel a la pantalla si no hubiera trabajado primero en la versión teatral en Broadway de "Café chino" en 1992.

"Actuar en una película y dirigirla al mismo tiempo es un trabajo extraño porque, como actor, tiene que estar trabajando desde su inconsciente, está operando espontáneamente", dijo.

"Mientras que como director, tiene que ser consciente de lo que está ocurriendo y eso lo pone a uno en constante conflicto, y tiene uno que buscar la manera de hacer bien ambos trabajos", agregó.

La primera película de Al Pacino como director fue "En busca de Ricardo III", de 1996, basado en la obra de Shakespeare, en que aparecen renombrados actores interactuando en sketches como pasajes del libro a modo de documental.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores