Regresa renovado "Cascanueces" al Municipal

Con la presencia protagónica de Cecilia Kerche y Luis Ortigoza, el Ballet de Santiago presentará una renovada y dinámica coreografía de "Cascanueces", entre el 19 y 22 de diciembre en el Teatro Municipal.

15 de Diciembre de 2000 | 18:46 | emol.com
SANTIAGO.- Tras cinco años de ausencia del Teatro Municipal, el Ballet de Saniago presentará Cascanueces, una de las obras más populares del repertorio clásico, en una versión coreográfica del director de la compañía, Ricardo Bustamante, y con la interpretación en los roles protagónicos de la brasileña Cecilia Kerche y el argentino Luis Ortigoza.

La cita a esta magna obra, con música de P. I. Tchaikowsky para la Navidad, será el martes 19 y miércoles 20 de diciembre (elenco internacional), y jueves 21 y viernes 22 (grupo nacional, a cargo de Marcela Goicoechea), marcando el cierre de la Temporada 2000 de Ballet del Municipal.

Los bailarines nacionales y extranjeros ofrecerán Cascanueces con una renovada y dinámica versión, a cargo de la coreografía del director del Ballet de Santiago, Ricardo Bustamante, y la escenografía y el vestuario del diseñador chileno Pablo Núñez.

El argentino Luis Ortigoza es uno de los protagonistas de este perfecto balletEs considerada una de las más completas en su género, al considerar que reúne la fantasía de una historia, una hermosa música -calificada como la composición más perfecta para ballet-, la intervención de una gran orquesta y del coro, además de un numeroso elenco de bailarines incluido cerca de 40 niños de la Escuela de Ballet del Teatro Municipal.

Cabe recordar que la obra está basada en la narración de Alexandre Dumas -quien adaptó del cuento Cascanueces y el rey ratón, de E. T. Hoffmann-, siendo su primera presentación en el Teatro Maryinsky de San Petersburgo el 6 de diciembre de 1892, con la coreografía de Lev Ivanov.

HISTORIA Y CREADORES

Desarrollada en dos actos, la historia se centra en Clara, la hija de los granjeros Stahlbaum, quien recibe un muñeco cascanueces como obsequio de Navidad. La pequeña espera a su tío favorito, el mago Drosselmeyer, que además es fabricante de juguetes y siempre trae sorpresas.

Este llega con un misterioso y amable sobrino, Fritz, y una enorme caja de Pandora: salen un soldado bailarín, una muñeca que danza y un oso polar con su cría. Clara no recibe ninguno, pero el tío le regala un gran cascanueces de madera.

No obstante, el hermano de Clara destruye el juguete, y Fritz sale en defensa de la niña y logra, con su tío, reparar el adminículo.

Sobre la coreografía, habla su director Ricardo Bustamante: "Está basada en Ivanov, pero técnicamente el 80 por ciento de los pasos son creación mía (...) En el divertimento del segundo acto participan los mismos personajes, pero con una nueva coreografía y distinto número de bailarines".

Anuncia el responsable de la coreografía que tanto el Cascanueces como el Príncipe serán ejecutados por el mismo bailarín "cosa que no ocurre en la mayoría de las versiones. Y el ballet no termina cuando Clara despierta, sino cuando ella y su amigo Fritz emprenden un vuelo en trineo de regreso hacia la realidad".

Para la escenografía y el vestuario, Pablo Núñez tuvo incluso que encargar algunas telas a Estados Unidos "porque aquí no existen y allá son más baratas" como una red de plata y organiza de seda para el vals de las flores. Para el trineo de los protagonistas, por ejemplo, se inspiró en un cuadro que representa a Luis II de Baviera.

"Además, los personajes del reino de los confites serán muy sensuales: el chino será una mezcla de guerrero y arlequín y la árabe casi parecerá estar desnuda, en tanto su compañero surgirá de un canasto como ésos de las serpientes", añade Núñez.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores