Fútbol-política, la mancilla chilena de antaño

Este jueves 26 se lanza "Goles y autogoles", investigación periodística de Daniel Matamala sobre los vínculos dramáticos y oscuros entre la política y el fútbol. Surgen nombres de personalidades involucradas en el asunto desde la década del 20 y adelantamos en exclusiva el capítulo "Caszely, el chico malo".

25 de Abril de 2001 | 17:03 | Marcelo Cabello, emol.com
SANTIAGO.- "La investigación parte en los años 20, y me interesó porque es un tema que ha sido tocado en muchas partes, a nivel mundial, pero en Chile no se había escrito nada y existía en mí esa curiosidad por la cantidad de rumores sobre el fútbol y la política, como aquello del estadio Monumental financiado por Pinochet o que Caszely dejó con la mano estirada el general. Había mucho que investigar".

Hay una nueva dependencia en los 90, (el fútbol) deja de depender del Estado y pasa a los privados, surgen los millonarios contratos por derechos de televisión, los auspiciadores, la publicidad estática, afirma Daniel MatamalaPalabras que corresponden al periodista Daniel Matamala (22 años) y que lo motivaron a investigar, entrevistar, revisar diarios y atar cabos sueltos para dar vida al libro Goles y autogoles (Editorial Planeta), investigación que abre viejas heridas en el balompié criollo y entre autoridades, deportistas y políticos que, de algún modo, tuvieron injerencia en el fútbol.

Tu tesis apunta a que el éxito de un gobierno conlleva triunfos deportivos también...

"Bueno, obviamente para una identificación con la selección nacional, es claro que el gobierno de turno hará lo que pueda. Van relacionados, como ese tiempo de los 90 en que nos creíamos los jaguares de Sudamérica, éramos un país que dejaba el subdesarrollo, entonces también era necesario ganar en el fútbol. Algo simbólico, porque si no sería inaceptable que Colombia, con su guerrilla y narcotráfico, ganara a Chile, el jaguar, en el campo de juego".

Un hito en esta investigación, escribes, fue la fundación de Colo Colo, ¿te refieres al nacionalismo y el populismo?

"El caso de Colo Colo, creado por el año 25, es un hito que marca el comienzo de la relación política-fútbol. Fue el primer equipo que dejó de llevar cientos de personas por miles, se genera el fenómeno masivo, reemplazando el fútbol casi al boxeo. Además se entra en otra categoría: Colo Colo desde su fundación está basado ideológicamente en un nacionalismo indigenista, es muy importante que se identifique con el pueblo, de ahí que dicen por décadas que Colo Colo es Chile".

Carlos Ibáñez del Campo fue el primer interventor gubernamental en el fútbol, ¿qué ocurrió?

"Fue un caso particular, corría el año 58 cuando un equipo provinciano, San Luis, salió tercero en el campeonato oficial, pero por cumplir una irregularidad de inscripción de jugador fue descendido de la Asociación: Esto causó un fenómeno en Quillota, hubo una reacción popular, descontento, las autoridades locales se rebelaron ante el gobierno. El director de Deportes para calmar los ánimos decide por decreto que el campeonato no se inicia hasta que se reconsidere a San Luis; los dirigentes del fútbol dijeron que el gobierno no tenía nada que ver (...) el día de torneo comienza con dos partidos en Santa Laura, y carabineros impide que entren jugadores y árbitros, la gente reacciona y deben echar pie atrás".

Afirmas, eso sí, que durante el régimen de Pinochet se dio la mayor intervención.

Colo Colo desde su fundación está basado ideológicamente en un nacionalismo indigenista, es muy importante que se identifique con el pueblo, sostiene el autor de Goles y autogoles"Exactamente, y se da por dos situaciones: de Ibáñez a Pinochet hay una diferencia enorme hacia un régimen autoritario, con armas para imponerse en todos los ámbitos sociales, y lo otro es que en Ibáñez no había problemas económicos, los clubes no necesitan ayuda; en el gobierno militar, el Estado financia al fútbol, las entradas vienen del Estado".

Incluso, Daniel Matamala llega a hablar de "golpes" al interior de la Asociación Central de Fútbol. "El primero fue el año 75, con Francisco Fluxá, ligado a la Democracia Cristiana y a la familia Frei, y con el apoyo mayoritario de clubes chicos, que debe salir de la Asociación. Se produce una tensión con el gobierno, ya que deciden colocar a otro nombre, manejaban los clubes de provincia, que eran dirigidos por alcaldes, jefes de unidades militares, universidades intervenidas... entonces se decide sacar a Fluxá y poner a Eduardo Gordon, subdirector general de Carabineros".

Esta intervención global lleva a deudas millonarias del aparato estatal al sanear el fútbol...

"El 83 fue una fecha importante, pues era tal la deuda que se arrastraba de los años 70, con gastos infinanciables, eran los años con las vueltas de Elías Figueroa, Alberto Quintano, se acumularon deudas y el 83 hace crisis. La gran crisis provoca que el público deje de ir a los estadios, el manejo directivo es pésimo, la Polla Gol fracasa posteriormente, Colo Colo y la U, especialmente la U está absolutamente quebrada, entonces el gobierno interviene para cubrir todo".

Dejas abierta la puerta a un cambio en la relación: este deporte deja de interesar a los políticos y tienta a los empresarios...

"Hay una nueva dependencia en los 90, deja de depender del Estado y pasa a los privados, surgen los millonarios contratos por derechos de televisión, los auspiciadores, la publicidad estática. Digo que el Estado deja de intervenir, y ahora es privado, pero no me preocupa dejar establecido si es transparente esa nueva relación, mucha veces no es así, lo que se hace sentir en la fijación de horarios de partidos para la televisión o como una denuncia de un jugador de San Felipe, en que el sponsor enviaba un fax con la nómina del equipo".

Por último, incluyes diálogos de hechos en que no nacías o derechamente no estabas, como el encuentro de Dragicevic con Pinochet sobre el estadio Monumental... ¿cómo resolviste aquel recurso?.

"La norma general de los diálogos es que por lo menos uno de los dialogantes me lo contara, si iba a reconstruir algo tenía que haber una fuente directa y, en la mayoría, confirmé con otras fuentes, lo que había salido en la prensa... una palabra que se dijo así o asá, siempre es posible que a alguien no le guste. Pero estoy tranquilo con los datos del libro".

Adelanto exclusivo: Caszely, el chico malo

Personalidades involucradas en el balompié
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores