La hora del despegue 19/3/2004

19 de Marzo de 2004 | 00:00 |
La hora del despegue

A sus 33 años Romilio Orellana vive el mejor momento de su carrera. El 25 de febrero recién pasado representa un hito en su trayectoria. En Londres, lejos de su Santiago natal, interpretó la obra «LiederKonzert» de Angelo Gilardino junto a la prestigiosa English Chamber Orchestra y al destacado guitarrista italiano Sante Tursi, transformándose en el primer chileno en tocar junto a esta importante agrupación.

Romilio Orellana
Francisco Álvarez 19/3/2004

El músico, quien además es profesor del conservatorio de la Universidad Mayor y de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, sólo guarda buenos recuerdos de esta experiencia, que a su juicio le ha servido para abrir muchas puertas no sólo en el extranjero sino también en su tierra. A menos de un mes de su regreso ya saca cuentas positivas.

¿Cómo fue la experiencia de tocar junto a la English Chamber Orchestra de Londres?

Fue una experiencia ideal. El nivel de músicos era excelente, el director [Robin O''''Neill] también y la línea era muy imaginativa y creativa. Fue un ensayo el mismo día del concierto, entonces se dieron las cosas para que todos convergiéramos en hacer más creativo y atractivo a la vez. La música se hacía en el momento. Además con mi compañero enganchamos muy bien en lo que se dio en el momento.

Lo viví como una primera experiencia. El teatro era un lugar precioso, de madera, con un público que dejaba la sala bastante llena, estaba la radio y televisión italiana (RAI) grabando el concierto, fue una gran experiencia en todo sentido.

¿A qué se debió ese espacio de libertad creativa?

Pienso que los buenos músicos trabajan en ese sentido. Me ha tocado la experiencia de tocar en Chile con grandes músicos nacionales y hacemos lo mismo. Creo que la buena música se hace de esa manera, en el momento. Ahí uno realmente es creativo, obviamente uno ha estudiado las piezas, pero los conciertos hermosos son esos, cuando tú sientes que la música se está haciendo en el momento y no algo que tú ya pensaste.

¿Y cómo fue el recibimiento del público?

La verdad es que fue muy bueno. Tanto así que hicimos un bis con la orquesta, en donde repetimos parte del convierto y salimos por lo menos 10 veces a saludar. Fue un éxito y estamos esperando las críticas de Musical Opinion y Classical Guitar que fueron las revistas que cubrieron el evento. En general, por lo que sucedió, creo que van a ser buenas.

¿Qué sentiste cuando te invitaron?

Por un lado pienso que eso es lo que yo hago. Fue una experiencia muy agradable, que la viví intensamente y la hice bien. Me sentí fantástico, pienso que a nivel musical estoy en esa línea, que es la que me gusta. Encuentro que los músicos chilenos necesitamos ese espacio afuera para mostrar lo que aquí se hace.

En este sentido es importante lo que ha hecho el LACCS (Latin American and Caribbean Cultural Society) que preside el chileno Juan Monroy. Él hace conciertos y siempre está tratando de vincularse con Latinoamérica. Es interesante lo que él hace, tienes la posibilidad de llegar a donde “las papas queman” como dicen, donde está uno de los mejor lugares, el Royal Festival Hall, son oportunidades muy importantes que brinda esta organización.

¿Cuáles son los recuerdos de tu participación con esta orquesta y con Sante Tursi?

Se dieron muchas cosas para que yo esté tan feliz. Sante Tursi es una persona extraordinaria. Pudimos trabajar tranquilamente, sin ningún problema de vanidad. Trabajamos la música con ideas de él y mías sin ningún problema. El director también era una persona llevadera y amable. Los músicos fueron súper respetuosos. En general todo fue muy positivo.

Fuiste el primer chileno en ser invitado por esta importante orquesta y, de paso, estrenaste a nivel mundial una obra («LiederKonzert» de Angelo Gilardino), ¿crees que esto marcó un hito dentro de tu carrera?

Creo que sí. Es algo muy importante, que sin lugar a dudas me va a abrir puertas y ya me las ha abierto. Hay varias cosas que ya me han resultado gracias a esto, como una gira el próximo año, aunque todavía estoy armando el asunto.

¿Qué cuentas sacas luego de esta presentación?

Se clarifica un poco el trabajo en cuanto a pensar en cosas nuevas, como encargar obras trabajándolas con compositores chilenos, buscar nuevos repertorios y trabajar duro para lograr tener estos espacios importantes.

¿Hay ofrecimientos concretos: contratos, presentaciones o sólo proyecciones?

Un concierto en Inglaterra para febrero probablemente y probablemente hacer una pequeña gira por el país. Después tengo pensadas algunas fechas en Madrid, España y en Bari, Italia. Esas fechas son siempre en el primer trimestre, ya que uno siempre tiene que pensar en que vive acá y tiene una familia, por eso todo tiene que ser más o menos seguido. Lo de la gira aún no es concreto. Hay muchos lugares en Inglaterra donde la guitarra tiene su espacio y hay que armar algo para aprovecharlo.

¿Te vas a inclinar por un repertorio específico o vas a seguir combinando diversas corrientes?

Lo que tendría para ese tiempo son algunas obras de Juan Antonio Sánchez, un compositor chileno especializado en guitarra, que ganó el premio Altazor hace dos años. También estoy trabajando a Piazzolla, a Giuliani con una rossiniana, y la sonata de Antonio José que es una obra importante del siglo XX.

¿Cuáles son tus planes a futuro con respecto a discos, presentaciones en Chile y en el extranjero y tu labor docente en el conservatorio?

Con el primer disco, Artículo de Concierto, me ha ido excelente. Fue un repertorio bastante trabajado y espero que en el otro disco suceda lo mismo, por lo que estoy esperando encontrar un repertorio adecuado. No quiero grabar por grabar, pienso hacer las cosas de la misma manera como me han resultado, no forzado ni apurado.

En cuanto a presentaciones en abril participo en un ciclo de guitarra que se va a hacer en el Centro Cultural de España y que viene una guitarrista cubana muy buena, Eliana Mattos, voy a tocar a dúo con Luis Orlandini. En noviembre voy a tocar con la Orquesta Filarmónica el concierto de Giuliani.

Mi trabajo como profesor de la Facultad de Artes de la Universidad Mayor es un trabajo que me encanta y que es súper positivo para mí. Ahí específicamente soy profesor de la carrera de intérprete superior mención guitarra. Si bien es una labor que empecé sólo el año pasado, es una gran responsabilidad y formar gente es una tarea de gran importancia dentro de mi vida. Es vital poder entregar herramientas para que una persona se pueda desenvolver libremente y de la mejor manera posible en la música.

A tus 33 años ya haz alcanzado grandes cosas ¿cómo evaluarías tu carrera?

Estoy bastante contento con lo que he hecho. He dado dos recitales de Bach, que me encanta, he estrenado conciertos, me han escrito conciertos, me ha ido bastante bien en los concursos, he viajado por el mundo. Mi carrera ha sido buena, pero estoy en una edad en que pienso definir mucho más la cosa musical. Siento que con el tiempo uno se va aclarando más en la relación que uno tiene con la música.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores