Kill Bill Vol. 2: Tarantino maduró su venganza

Este jueves llega a los cines chilenos la segunda parte de la última película de Quentin Tarantino, que trae más palabras y menos acción.

26 de Abril de 2004 | 13:26 | Alejandro Herrero, El Mercurio en Internet

Pai Mei fue el maestro de "La Novia"
SANTIAGO.- En diciembre de 2003 se estrenó en Chile la primera parte, o el Volumen I como lo definió el realizador, de “Kill Bill”, la última película de Quentin Tarantino.

La historia de la venganza de “La novia” (Uma Thurman) contra su ex grupo de camaradas asesinos permitió ver una clara evolución en el trabajo del realizador, con una cuidada puesta en escena que mezcló imágenes en blanco y negro, con secuencias de animación y acrobáticas peleas, al mejor estilo de las películas orientales.

En Chile, Kill Bill debutó en el tercer lugar de la taquilla, en su primer fin de semana, con 14.103 espectadores y recibió unánimes alabanzas del los fanáticos del realizador norteamericano, quienes debieron soportar estoicamente para ver el desenlace de la historia, porque Tarantino debió dividir su trabajo para evitar que fuera excesivamente largo.

Pero el plazo se cumplió y este jueves 29 llega a los cines chilenos el volumen 2 de la última realización del director norteamericano.

La nueva entrega trae algunas sorpresas. La violencia que marcó las andanzas del personaje de Thurman en el primer volumen, ahora dejará lugar a más diálogos, explicaciones varias sobre los motivos de la revancha de “La Novia” y las peleas estarán restringidas a momentos claves de la historia, como un elemento que ayuda a contextualizar a los personaje y no como la mayor atracción del largometraje.

El regreso del saltamontes

Una de las referencias más importantes dentro de “Kill Bill” es la que hace Tarantino a las cintas de artes marciales. Por eso la presencia de David Carradine, que ahora deja de ser sólo una voz en las sombras, no es antojadiza o un gesto altruista del director para devolver al primer plano a un actor que ha tenido una larga trayectoria en las cintas de bajo presupuesto.

Kwai Chang Caine, su personaje en “Kung Fu”, fue un hito dentro de las series sobre karatekas errantes y fue merecedora, incluso, de un fallido “Kung Fu: La leyenda continúa”. Por eso no es raro que “Bill”, su personaje en al película, haya tomado prestada la flauta que solía usar Carradine en el programa de televisión, como un homenaje.

Al maestro con cariño

Para el cine oriental de artes marciales, los “maestros” son una figura central. Son siempre los más diestros, sabios y suelen recurrir al estereotipo de presentarlos como hombres viejos de un pelo blanco como la nieve, hablar pausado y largas barbas... tal como Pai Mei, el viejo guerrero que entrenó a “La Novia” y que hace su debut en esta parte de la historia.

Claro que como estamos hablando de Tarantino, el personaje interpretado por Chia Hui Liu es algo sádico, las mujeres no le merecen ningún respeto y su característica más marcada es que no deja de arreglarse la barba cada vez que habla o pelea.

¿Por qué verla?

Es cierto, la película da un giro violento en el ritmo de su trama, pero mantiene la gran calidad que ya había presentado la primera parte.

Quentin Tarantino vuelve a mostrar un buen manejo de las cámaras, de los tiempos y sabe darle a su película una estética especial que está llena de evocaciones, que los amantes del cine disfrutarán.

Por último, Daryl Hannah muestra su lado más oscuro al interpretar a la inescrupulosa “Elle Driver”, para quienes las palabras lealtad y respeto están supeditadas a una sola cosa: convertirse en la favorita de su jefe, Bill. Un personaje digno de ser odiado y visto.

La película se estrena en los principales cines nacionales este jueves.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores