Noche Escandinava en Santiago 26/4/2004

28 de Abril de 2004 | 21:34 |
Noche Escandinava en Santiago

Nicole van Baal F. 26/4/2004

Sin mucha publicidad, pero con una buena concurrencia de público, se realizó la “Noche Escandinava” por segundo año consecutivo en nuestro país. El recital lírico efectuado el jueves 22 de abril contó con la participación de la mezzosoprano finlandesa Tarja Turunen, líder de la agrupación de heavy metal Nightwish, como principal atracción. Junto a ella, se presentaron sus compatriotas Marjut Paavilainen (soprano), Juha Koskela (barítono) e Izumi Kawakatsu (pianista japonesa).

Unas 400 personas, en su mayoría fanáticos de la banda Nigthwish, pudieron disfrutar de un show de dos horas de canto lírico y piano. El repertorio incluía canciones del folclore finés y creaciones de compositores finlandeses como el célebre Jean Sibelius (1865 - 1957), entre otros.

El concierto se inició con la canción “Elämälle” (Para la Vida) de Oskar Merikanto (1868 – 1924), interpretada por Juha Koskela, barítono graduado con excelencia en la Academia Sibelius de Helsinki (2001), que ganó el segundo premio en la competición de Lied en Karlsruhe y ha realizado varios conciertos junto a pianistas en Finlandia, Alemania e Italia. Esta era la primera visita del cantante finlandés a nuestro país, puesto que era el único de los artistas presentes que no actuó en la anterior versión de la “Noche Escandinava”, realizada en 2003. Koskela demostró todas sus cualidades como cantante, derrochando seguridad y sentido del estilo.

Luego llego el tocó el turno de la soprano Marjut Paavilainen, quien estudiadó canto en el Conservatorio de Turku de Finlandia, en la Universidad de Música de Karlsruhe y en la Academia Internacional Häendel, estas últimas en Alemania.

El público recibió con una ovación a la mezzosoprano Tarja Turunen, quien se ha destacado por sus estudios de música sacra en la Academia Sibelius y en la Universidad de Música Karlsruhe. Además participó como solista en el ballet moderno “Evangelicum” en la Opera Nacional de Finlandia en 2000.

El programa musical estaba dividido en una primera parte dedicado a Lieder creados por compositores de Finlandia como el ya mencionado Oskar Merikanto, Yrjö Kilpinen (1892-1959), Erkki Melartin (1875-1937) y Jean Sibelius (1865-1957). Todas las composiciones eran cantadas en finlandés, con excepción de los últimos tres Lieder de Sibelius, cantados en sueco: “Svarta Rosor” Op. 36 n°1 (Rosas Negras), “Var det en Dröm” Op. 37 n°1 (¿Sólo un sueño?) y “Tanken” (Pensamiento), obra cantada conjuntamente por Juha y Marjut. La segunda parte del repertorio se centró en canciones folclóricas finesas y obras de Toivo Kuula (1883-1918) y más Lieder de Merikanto.

Incomprensibles para la mayoría de los presentes, con excepción de algunos compatriotas de los cantantes, los versos cantados en el idioma del país nórdico, hablaban sobre la belleza de la naturaleza, los animales y de la nostalgia de tiempos mejores. Sin embargo, no hacía falta comprender el complejo lenguaje, puesto que la calidad interpretativa y la emotividad de los cantantes bastaban para disfrutar del recital.

Aun cuando durante toda la velada, fue Tarja Turunen quien acaparó la atención de la audiencia mayoritariamente “metalera”, también la soprano Marjut Paavilainen obtuvo calurosos aplausos por su hermoso registro vocal e histriónicas interpretaciones.

La líder de Nightwish fue de menos a más, desplegando todo su potencial cantando una emotiva y muy hermosa tripleta de Lieder pertenecientes a Toivo Kuula.

Otro punto alto de la noche fue “Soipa Kieli” (Un cuerda resuena) de Merikanto, interpretado por Tarja y Juha. Este último seguía los versos cantados por la mezzosoprano, consiguiendo un bello efecto.

La noche culminó con “Oi, kiitos sa luojanen armollinen” (Gracias mi Dios misericordioso) entonado por los tres artistas en conjunto.

Esta segunda “Noche Escandinava” resultó ser un concierto muy interesante por el repertorio, la calidad de la interpretación vocal y el notable acompañamiento de la pianista japonesa Izumi Kawakatsu. Los amantes del Lied pudieron disfrutar de primeras fuentes de un programa inusual en estas latitudes. Tal vez no lo hayan pasado tan bien quienes sólo fueron al recital para tener la oportunidad de ver y fotografiar a la diva del heavy metal Tarja Turunen.

Es lamentable que un evento cultural de este nivel haya sido tan poco difundido por parte de los productores, quienes consideraron sólo a los fanáticos de Nightwish a la hora de organizar el recital.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores