Patricia Rivadeneira hará una película con John Malkovich

Está enamorada, quiere formar una familia estable, compartirá un rol con Natassia Kinski, está fascinada con su trabajo de Agregada Cultural en Italia y reconoce haber aprendido el valor de la formalidad. ¿Será la misma Paty?

06 de Julio de 2004 | 10:35 | Patricia Mayorga, corresponsal El Mercurio en Internet

Hace tres años está de novia con Andrea Orsini, experto en filosofía oriental y diseñador de muebles de lujo.
TREVISO, Italia.- El martes y miércoles estaba en Turín, en el noroeste de Italia; el jueves y viernes en Treviso, en el noreste; el fin de semana en Roma, con su novio y su hijo Adriano, de 16 años. Desde el lunes, de nuevo a recorrer de norte a sur el país en las decenas de actividades organizadas con ocasión del Centenario de Pablo Neruda: durante todo este año, la actriz Patricia Rivadeneira prácticamente no se ha detenido, pero igual tuvo tiempo para volver a pensar en su carrera y en asentar su vida sentimental.

En el avión de regreso de Treviso, donde se realizó un homenaje a Neruda, patrocinado por la Industria Benetton. Patricia Rivadeneira conversó con Emol acerca de su experiencia de tres años como Agregada Cultural en la Embajada de Chile en Italia y de sus planes profesionales y personales.

Desde hace tres años está de novia con el buen mozo Andrea Orsini, experto en filosofía oriental y diseñador de muebles de lujo. Afirma estar "muy enamorada" y con grandes deseos de formar una familia estable, lo que se concretará en algún momento que probablemente no será muy lejano.

En enero del próximo año empezará la filmación de la película "la Bestia Sagrada", con el actor John Malkovich, que dirigirá el joven director chileno, Erich Bruer. El filme, en el que la protagonista femenina será Natassia Kinski cuenta la historia de un jesuita a quien expulsan de Chile en el siglo XVI; llega a Italia, se establece en la ciudad de Imola, en el centro del país y escribe un libro sobre el "anticristo", prohibido por la Inquisición, que no solamente lo pone en el "índice" de libros prohibidos, sino que también empieza a perseguir al religioso.

La película será filmada totalmente en Italia, en Civita di Bagnoreggio, un pueblito medieval a unos 40 kilómetros de Roma, donde naciera en 1221 San Buenaventura, que según la leyenda habría sido sanado de un mal incurable nada menos que por San Francisco de Asís.

"Claro, yo hago un papel chiquitito, pero para mí es muy importante porque cuando me ofrecieron este cargo yo estaba en un momento estupendo de mi carrera, trabajaba mucho, también ganaba bastante. Me sentía madura como intérprete, pero estaba cansada de hacer la Patricia Rivadeneira todos los días". Por eso decidió "trabajar con otra esfera del cerebro" y aceptó el desafío propuesto por el Presidente Ricardo Lagos de viajar a Roma como Agregada Cultural de la Embajada chilena.

Desde que llegó a esta ciudad, en enero del año 2001 nunca más volvió a pisar un escenario -excepto cuando ha recitado a Neruda en los homenajes al poeta- ni un set cinematográfico, "pero no me he arrepentido ni un día", precisa. Dice que al principio ni siquiera echaba de menos su vida anterior, pero que el bichito de la actuación apareció de nuevo en su vida hace como unos siete meses: "apenas estoy en un teatro me dan unas ganas locas de subirme arriba del escenario, así que estoy muy contenta con esta nueva oportunidad de trabajar en cine".

Un buen equipo de trabajo

A propósito de su trabajo en la Embajada de Chile, el balance de Patricias Rivadeneira es muy positivo: Al principio me sentía como "pollo en corral ajeno", confiesa, "ya que había bastante suspicacia en general por la decisión del Presidente de nombrarme; no hablo de la Embajada, sino en general, pero muy pronto entré en la lógica de lo que significaba este trabajo cultural, encontré un gran apoyo en el Embajador José Goñi y se logró crear un buen equipo de trabajo".

"Como para los actores es fundamental trabajar en equipo, para mí no fue difícil ubicar un grupo de personas para que colaboraran conmigo. No son siempre las mismas, porque tratamos de ubicar expertos específicos para cada área", señala. Para ella ha sido muy importante conocer otros mundos laborales: "Por ejemplo, he aprendido a conocer el valor de la formalidad que tiene aspectos positivos que nunca hubiera imaginado".

Su primer desafío fue establecer relaciones estables con la intrincada red de instituciones culturales italianas a diferentes niveles, desde la organización central a las entidades administrativas regionales, provinciales y comunales: "Lo que me interesaba era lograr que nos insertáramos en los mega eventos culturales, para salir de la isla Latinoamérica. Baste pensar que en Italia hay más de 8.000 municipalidades y que hasta en los pueblitos más chicos es posible organizar actividades importantes; entonces se podrá tener una idea más o menos cercana de la complejidad de la situación", enfatiza.

Entre las actividades que recuerda con más satisfacción está el encuentro con el Premio Nobel Dario Fo, que fuera condecorado con la Medalla "Gabriela Mistral"; asimismo la participación de Chile, por primera vez en la Bienal de Venecia con un Pabellón propio que se inauguró con una exposición de Juan Downey. "Además, hay que destacar que la obra de Downey incluso obtuvo una Mención Honrosa lo que es muy importante porque se habla de más de 250 artistas que representan a unos 50 países".

Personalmente se siente muy satisfecha de haber podido tratar en diversas exposiciones aspectos relacionados con los Derechos Civiles por ej. las dos exposiciones de Fotografía; "Chile 30 años: 1973-1993" y "Fotografía chilena contemporánea" presentadas en el marco del Festival Mundial de la fotografía que se inauguró en Roma en uno de los lugares históricos más sugestivos de esta ciudad: los Mercados de Trajano.

Chile: un país adolescente

"En realidad no siempre es fácil que en Chile se entienda la importancia de la presencia del país en lugares como éste u otros de una enorme relevancia histórica y cultural, porque nosotros hemos considerado casi siempre la cultura como un pariente pobre": Atribuye este escaso interés por la cultura al hecho de que Chile es "un país adolescente al que le ha crecido el cuerpo, pero no la cabeza".

Uno de los problemas que ha tenido que enfrentar prácticamente sola fue la falta de una política cultural gubernamental hacia el extranjero, "aunque esto se ha ido resolviendo en los últimos tiempos", especifica. Por ejemplo, los Agregados Culturales en Europa no han trabajado nunca en forma coordinada, sino con las directrices de cada Embajador" y, agregamos nosotros, dependiendo de la mayor o menor sensibilidad de cada uno los temas culturales.

Dado que el cargo que ocupa Patricia Rivadeneira es de confianza exclusiva del Presidente, se quedará en la Embajada hasta que el Primer Mandatario lo decida, "pero como en general la vida del actor se caracteriza por la inestabilidad laboral, tampoco me quita el sueño, y a lo mejor después de casarme hasta me quedo en Roma", concluye.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores