Björk y su disco más “desnudo” 27/8/2004

27 de Agosto de 2004 | 00:00 |
Björk y su disco más “desnudo”

La cantautora más destacada de Europa invita en el álbum que lanzará este lunes a refugiarnos en una “cueva musical” personal, “sin osamas ni bushes”; abiertos a explorar la belleza dentro de nosotros mismos. Mike Patton y Robert Wyatt son algunos de los invitados a un disco con nombre abstracto: Medúlla.

Marisol García C. 27/8/2004


Su estampa pequeña y bien arropada al centro del estadio olímpico de Atenas es la imagen pública más reciente de Björk en el escenario mediático. La cantante islandesa fue la única compositora invitada por la organización de los Juegos Olímpicos para animar con su voz la ceremonia de apertura del certamen que terminaría dándole oro a González y Massú. Con un traje que debe haber ocupado metrajes récord de tela, dispuestos para imitar el mismísimo océano, Björk escogió la ocasión para presentar por primera vez en público “Oceania”, una canción especialmente escrita para las Olimpíadas y que formará parte de su próximo disco. El álbum Medúlla estará en tiendas de Europa y Estados Unidos el próximo 30 de agosto, y se caracteriza —según adelantan quienes lo han escuchado— por su depuración sonora.

El embarazo y nacimiento de su primera hija, Isadora (Björk también es madre de Sindri, el niño que tuvo junto a un ex integrante del grupo Sugarcubes), marca un álbum en el que Björk asegura regresar “al lado más visceral y primordial”: “Siempre que te guíes por la intuición, la naturaleza es la que manda, no te riges tú mismo”, dice. Una de las artistas más creativas de la escena pop internacional, la islandesa es capaz de que cada suceso de su vida (sus amores, sus viajes, su fama) adquiera un color artístico en su trabajo. En declaraciones recientes en Madrid, reforzó lo de básico que tendrá Medúlla:

—He intentado llegar a algo bastante desnudo, quería sorprenderme a mí misma sin tanto tecno y por primera vez volver al pasado, retroceder a algo antiguo, ancestral, a las raíces. He jugado con lo gótico, con lo medieval. He vuelto atrás para encontrar ese fondo suave, esa base.

Mike Patton (ex Faith No More), el destacado cantautor inglés Robert Wyatt, el vocalista clásico Gregory Purnhagen, el ex Roots Rahzel, la cantante esquimal Tanya Tagag y los coros de Islandia y Londres acompañan a Björk en el álbum que sucede a Vespertine (2001). Así como en ese disco las cuerdas y los experimentos tímbricos distraían la atención del oyente, en Medúlla la protagonista es la voz de Björk:

—Como obsesa de la música que soy, me he cansado de los instrumentos. En mi última gira subí al escenario con 70 músicos. Había llegado la hora de buscar otras soluciones. Quería trabajar sólo con mi voz.

Necesito un refugio / un altar lejos de osamas y bushes”, canta Björk en uno de sus nuevos temas. De una artista que ha hecho de la creación casi su única causa, sorprende escuchar posturas políticas tan definidas. Para Björk, se trata de “silenciar el ruido de fuera y encerrarnos en nuestra cueva con nuestra música, que hemos construido nosotros mismos". Dice que su principal inspiración para el disco fue Osama Bin Laden.

—Quería demostrarle a todos esos caballeros que todavía hay insectos que caminan, gente que se zambulle en piletas de natación, que construye casas, que tiene hijos, que compone canciones y que tiene pensamientos abstractos. Por lo menos es lo que hace el 98 por ciento de la gente. Björk incluida.

Ciudadana alternativa de Nueva York e Islandia (el nuevo disco incluye una canción, “Vokuro”, cantada completamente en islandés), Björk pretende que Medúlla tenga una promoción que no la obligue a grandes desplazamientos, sin una gira en vivo pauteada hasta ahora.

Hasta el momento, el diario inglés The Independent ha sido uno de los pocos medios en acceder al sonido del álbum. La periodista Lisa Verrico aclara que no debemos esperar un disco puramente vocal: “Se han ido las estructuras complejas y la agitada electrónica de Vespertine, y se han sumado casi puros instrumentos en vivo. Aunque el resultado ha sido llamado un disco a capella, para ser justos, no es así como suena. Principalmente, Medúlla se apoya en vocalizaciones, un trombonista y muchas programaciones; algo de sampleo, sintetizadores y piano hacen difícil distinguir entre los sonidos maquinales y humanos”, se escribe en parte de la nota.

Hasta el lunes, o hasta que el disco se aparezca por Chile, la fuente más confiable de novedades es el sitio web de la artista (www.bjork.com), uno de los más impresionantes y hermosos en la Internet, y donde puede apreciarse ya el cuidado trabajo de arte que incluirá la carátula.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores