Subastan manuscrito de Beethoven por casi dos millones de dólares

Un comprador anónimo adquirió la versión de la "Gran Fuga" en si bemol mayor en su versión para piano a cuatro manos, Op. 134, considerado el manuscrito más largo y más importante del compositor que sale al mercado.

01 de Diciembre de 2005 | 11:54 | DPA / El Mercurio en Internet
Manuscrito de la <i>Gran Fuga (FOTO: EFE)</i>
El manuscrito, de 80 páginas, presenta correcciones ocultas con lacre rojo.
LONDRES.- Una partitura manuscrita del compositor alemán Ludwig van Beethoven, que se creyó desaparecida durante más de cien años, fue subastada hoy en Londres por la casa Sotheby’s por 1,1 millones de libras (1,9 millones de dólares o 1,66 millones de euros).

Un comprador anónimo adquirió la versión de la "Gran Fuga" en Si bemol mayor en su versión para piano a cuatro manos, Op. 134, considerado el manuscrito más largo y más importante del compositor que sale al mercado.

Hace cuatro meses, el documento fue encontrado en un archivo del Seminario Palmer de Filadelfia, Pennsylvania, por una empleada que estaba realizando un inventario.

El manuscrito de 80 páginas es la única versión para piano de esta importante obra y es una de las pocas composiciones para un dueto de piano de Beethoven.

La partitura se creyó desaparecida desde que hace 115 años fuera vendida a un industrial estadounidense en Berlín.

En 1952, su hija regaló el documento junto con otros manuscritos al Seminario Palmer, donde fue hallado por casualidad en julio de este año.

Stephen Roe, presidente del departamento de manuscritos de Sotheby’s, dijo que su redescubrimiento permitirá una "nueva evaluación de la extraordinaria música de Beethoven".

"Este es un hallazgo extraordinario. El manuscrito sólo era conocido por una breve descripción en un catálogo de 1890 y nunca antes había sido analizado por los estudiosos de Beethoven", añadió.


Una obra adelantada para su época

Algunos musicólogos describieron la obra como extraordinariamente moderna. Cuando se estrenó en 1826, supuso un desafío tanto para los músicos como para los oyentes.

Beethoven (1770-1827) escribió la partitura con tinta marrón y negra. Al contrario que otros compositores, como por ejemplo Mozart, corregía una y otra vez hasta quedar satisfecho con su obra.

En varios lugares, Beethoven pegó las páginas con lacre rojo, para ocultar modificaciones. El músico tachó algunas de las notas con tanta fuerza que agujereó el papel.

El documento no sólo contiene notas. En sus márgenes, Beethoven escribió comentarios sobre qué dedos debían ser utilizados en determinados pasajes.

Aparentemente Beethoven terminó de trabajar en la "Gran Fuga" en 1826, cuando ya estaba sordo.

En un principio, la composición serviría como el movimiento conclusivo del Cuarteto de Cuerdas N°13, Op. 130, terminado en 1825. Sin embargo, dada su extraordinaria extensión y las enormes dificultades técnicas que implicaba su ejecución no fue bien recibida por el público ni por los intérpretes de la época.

Posteriormente, persuadido por el carácter unitario de la "Gran Fuga", Beethoven la publicó como una obra aparte (Op. 133) y escribió un nuevo finale para el Cuerteto N°13. Convencido por la gran calidad artística de la "Gran Fuga", el genial compositor trabajó arduamente en su transcripción para piano a cuatro manos, que fue publicada en Viena en 1827.
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores