Gracias por improvisar

25 de Septiembre de 2006 | 00:00 |
Ilona Goyeneche


Aguantó sólo dos canciones. Después de eso a Olivia Ruiz se le acabó la paciencia y detuvo el concierto que encabezaba en el Centro Mori. No tenía retorno y bajo esas circunstancias dejó en claro que no iba a seguir tocando. Fue la tónica por la que iba a atravesar la noche en que esta cantante franco-española de música pop cerraba su gira en nuestro país.

Los problemas técnicos la interrumpieron una y otra vez. Los acoples ensordecedores sorpresivos que transformaban su rostro en una gran mueca o el famoso retorno. Si regresaba, a veces era tan alto que Olivia Ruiz se quejaba de que en cualquier momento podía perder la capacidad auditiva.

Pero por algo Olivia Ruiz estudió teatro y por algo una de las cosas que mejor sabe hacer es improvisar. Mientras los técnicos gateaban sobre el escenario en busca del cable suelto, Olivia y sus cuatro músicos se sentaban junto al público para seguir una canción a capella.

Hubo varios intentos de retomar el concierto. La misma cantidad de momentos en perfectamente Olivia Ruiz pudo haber abandonado el escenario. Eso, hasta que la cantante aprobó los ajustes técnicos y siguió adelante.

“Hoy tuve una sensación que algo iba a pasar…ahora sé qué era”; “recién me vengo a dar cuenta de que lo que más necesita una cantante es la capacidad de mantener la calma”; “parece que la que va a terminar borracha esta noche seré yo” (haciendo alusión a una de sus canciones) y “tráiganme una copa de vino, por favor”, fueron algunas de sus salidas maestras que alivianaron un aire cada vez más irrespirable. Especialmente cuando a alguien se le ocurrió prender ese efecto de humo sobre el escenario que sólo logró que la cantante comenzara a pedir aire aleteando con los brazos.

Se suponía que ésta iba a ser la gran noche de despedida para Olivia Ruiz y terminó siendo la prueba de fuego para la francesa que, de paso sea dicho, terminó dominando toda la compleja situación. Demostró su capacidad para improvisar, mantener el hilo del concierto e inyectarle energía al público. Un público que después de tres canciones de María Perlita y una presentación definitivamente larga del grupo jazz fusión La Marraqueta (más de 45 minutos) había esperado hasta las 23:00 horas para ver a la cantante.

El concierto consistió finalmente en un cóctel de canciones pop, folk, flamenco y varieté reunidas en sus discos J’aime pas l’amour (No me gusta el amor, 2003) y La femme chocolat (La mujer chocolate, 2005). No sólo el carisma, energía y voz de Olivia Ruiz mantuvo el público hasta el final en la sala. También el relato de sus magníficas historias que introdujeron cada canción, su español afrancesado y su notable sinergia con sus músicos. Un concierto que contó con todos los elementos para que la noche del miércoles hubiera terminado en un fiasco.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores