Tres son multitud

Multitud de instrumentos: el trío entre Jorge Campos, Jaime Vásquez y Raúl Aliaga, todos ex integrantes del disuelto grupo chileno de fusión Fulano, se apertrecha de bajos, teclados, vientos, computadores y gong para estrenar este jueves el primer disco de su nuevo trío.

06 de Agosto de 2008 | 10:08 |

Desde el primer día la música de este trío fue lo contrario del rock progresivo. Fue rock inmediato. El 15 de junio de 2006, hicieron todo junto el mismo día: dieron su primer concierto en el Teatro Oriente de la capital, grabaron ahí su primer disco en vivo y se separaron al bajar del escenario, por viaje al extranjero de uno de sus integrantes.

Dos años después, Globalevasión están juntos de nuevo y este jueves van a presentar el disco que grabaron esa noche con un concierto en el bar La Batuta en la comuna capitalina de Ñuñoa. Pero dos años de vida no pasan en vano sobre todo si el elenco está formado por Jorge Campos, Jaime Vásquez y Raúl Aliaga, músicos que suman en sus carreras desde el rock al conservatorio y desde grupos como Congreso a Fulano, donde los tres fueron integrantes. De modo que es difícil que sean conservadores. Y la música de 2006 ya es muy distinto a lo que va a sonar ahora.

-Son los mismos temas, pero los cambiamos casi todos -dice Jorge Campos, que este año volvió de un recorrido internacional entre 2006 y 2008 y hace un mes retomó con sus compañeros el repertorio del grupo, entre rockero, experimental, electrónico y casi siempre instrumental y monumental-. Extendimos algunas partes, acortamos otras, tuvimos una actitud un poco más chacal con ciertos arreglos, dimos más espacio a la cosa orgánica, sacamos algunas cuestiones electrónicas y algunos textos.

-¿Fue una buena idea grabar el disco entonces?
Campos: Sí, porque aparecen otras cosas. Cuando estás varios años tocando música surgen posiciones estéticas diferentes, y a veces es bueno agarrar la idea original de un tema y desarmarla, porque te puedes meter en algunos jardines de los cuales no puedes salir.
Aliaga: La idea de Globalevasión es generar una propuesta permanente, de distintas combinaciones y formatos. Somos un engranaje, como un Lego, que se puede adaptar a distintas circunstancias. Éste es el primer paso.

-Todo eso es lo que cambia. ¿Qué se mantiene?
Vásquez: Hay un gesto hacia lo poético. Privilegiamos un concierto con un poco más de power y velocidad, pero sigue habiendo aportes míos textuales en un tema de Jorge, "Huacho infernal". Es una invitación a un viaje por lo espiritual, que busca señalar al hombre contemporáneo.
Campos: Hay una libertad composicional. Ya no estamos preocupados de que la música suene de una manera; los temas mismos van determinando estilos y formas, y puede salir desde una cosa para la película de monos animados "Madagascar" hasta otras a la Charlie Parker, o cuestiones mapuches, temas muy a la clásica con contrabajo, marimba y flauta. El sentido real de Globalevasión es parar a los tres músicos con todas sus posibilidades, cada uno con su oficina en el escenario.

-¿Oficina por la cantidad de instrumentos que tiene cada uno?
Campos: Son muchos instrumentos. Chinito (Vásquez) toca dos teclados, efectos, saxo y flauta traversa. Yo pongo todos mis bajos, el contrabajo y el (bajo) Machi de cinco cuerdas. Y Aliaga tiene la oficina más grande, con marimba, un controlador midi, teclado, un computador, batería, gong.

-Con computador en la oficina puede hasta chatear.
Campos: Sí, y suena cuando le escriben por messenger todas las mujeres.
Aliaga: No llevé los dos gongs que tengo para que no se viera como un bazar (sonríe). Pero se trata de tener distintos recursos timbrísticos sin tener que identificarnos con un solo instrumento. Al servicio de las sensaciones, de las texturas, más dentro de un concierto teatral.

-¿Va a caber en La Batuta?
Campos: Sí cabe. Como toqué en Congreso siempre tengo presente que donde cupo Congreso cualquier grupo podría caber.
Aliaga: Cada uno aporta además con la improvisación. Esa cantidad de recursos tiene que ver con lo rico de tocar sin ninguna limitación, y no por ser fantoche, sino porque eso te permite manejar estados atmosféricos.
Vásquez: La improvisación es necesaria además para entrar al trabajo lúdico de la música. Esta semana es así, la otra semana va a ser otra cosa. Porque somos así, tenemos ese acercamiento hacia la música, dependemos de la audiencia y eso no tiene nada de malo.

Por lo pronto, este jueves el trío tiene prevista incluso una recreación de uno de los temas de Fulano y sigue trabajando en nuevas composiciones. "Se armó una banda como tal", dice Vásquez, "y tenemos una responsabilidad con esa continuidad".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas