Miles de personas visitan muestra de Le Corbusier en Londres

"The Art of Architecture" estará abierta hasta el 24 de mayo y es la primera muestra -en más de 20 años- en Londres del destacado arquitecto.

03 de Marzo de 2009 | 09:58 | El Mercurio Online

La exhibición muestra la dramática transformación del trabajo de Le Corbusier a lo largo de su vida.

Lucien Herve

SANTIAGO.- Miles de personas han acudido a la muestra más completa que se ha hecho sobre el gran arquitecto Le Corbusier (1887-1965) en la Barbican Gallery, Londres.

"The Art of Architecture" (El arte de la arquitectura) que estará abierta hasta el 24 de mayo es la primera muestra, en más de 20 años, de proporciones del destacado arquitecto, en Londres. Esta valorización de la obra de Le Corbusier incluye modelos originales, muestras de interiores, muebles, fotografías, películas, pinturas, esculturas y libros diseñados y escritos por el arquitecto.

La exhibición muestra la dramática transformación del trabajo de Le Corbusier desde su nativa vivienda en Suiza, pasando por las villas puristas e interiores de los años 20,  hasta la síntesis adquirida entre su arte y arquitectura como lo ejemplifica la capilla de Ronchamp (1950-1955) y sus edificios cívicos en Chandigarh, India (1952-64).

Los trabajos de sus colaboradores, como Fernand Léger, Amédée Ozenfant Charlotte Perriand y Jean Prouvé también están presentes.

El Barbican también celebra a Le Corbusier con una serie de eventos especiales, incluyendo conciertos, películas y charlas de aclamados especialistas de la obra de Le Corbusier.

La gravitación de un genio

Es indudable la gravitación que ha tenido Charles-Edouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier , en los siglos XX y XXI. El artista suizo instaló en la construcción la idea de que la materialidad pierde sentido si no es funcional. Y, con su singular forma de entender y hacer la arquitectura, inauguró una nueva etapa, graduándose como el padre del modernismo. Sin embargo, algunos lo endiosan y otros lo critican ásperamente.

"Soy un acróbata de la forma", escribió en algún rincón de sus 60 libros y ensayos. Y al decir "forma" hablaba en serio: tanto la pintura, como la escultura y el diseño, así como su pasión por la técnica, marcaron su obra.

Algunas de sus casas cortan el aliento y lo mismo sucede con ciertos edificios monumentales, pero lo que causó mayor polémica fueron sus planes para reconvertir ciudades, algunos de ellos aplicados en el Tercer Mundo, como fue en Chandigarh (India).

Con una formación calvinista, una fe ciega en la razón y con la confianza de que la técnica podría reconstruir a Europa después de la Primera Guerra Mundial, Le Corbusier estaba seguro de que la planificación urbana equilibraría la vida pública y la privada. Pero la mayoría se resistía a la sola idea de "zonificar" las urbes. Su optimismo engendró una nueva acusación: dijeron que cultivaba una extraña forma de fascismo nietzscheniano.

No obstante, impuso sus principios arquitectónicos: la terraza-jardín, la planta libre y los pilares para sostener las estructuras. Y le devolvió la dignidad al hormigón, en una época en que la construcción se había vuelto caprichosa bajo los influjos del Art Decó y del Art Nouveau.

Él quería ir más allá de la decoración y preocuparse de la habitabilidad. "La forma debe seguir la función", era una de sus frases favoritas. Pero, aun más importante que eso fue su obsesión por crear una poética de la técnica. Sólo así se entiende que tomara como una misión propia el darle un carácter trascendente a la vida cotidiana.

Internet: http://www.barbican.org.uk/lecorbusier/home

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores