Kubrick, el cineasta más venerado de la historia, murió hace 10 años

Las impactantes imágenes de sus películas, la originalidad de sus planteamientos, las innovaciones técnicas y la profundidad filosófica de sus historias hicieron de él un director único.

06 de Marzo de 2009 | 13:43 | EFE

Con sólo 13 largometrajes en su haber, Kubrick es sin duda el director más venerado de la historia del cine.

El Mercurio
Stanley Kubrick, autor de "2001: A Space Odyssey", "Spartacus", “Paths of Glory", “A Clockwork Orange” o “Barry Lyndon", verdaderas referencias de la cultura del siglo XX, falleció hace diez años (el 7 de marzo de 1999) en Londres tras una vida y una obra repletas de genialidad y misterio.

Con sólo 13 largometrajes en su haber, Kubrick es sin duda el director más venerado de la historia del cine gracias a la enorme personalidad que impregnó a sus trabajos, que hizo a su entero antojo, ya que fue uno de los pocos realizadores que consiguió el control total de su obra, incluido el montaje final.

Las impactantes imágenes de sus películas, la originalidad de sus planteamientos, las innovaciones técnicas y la profundidad filosófica de sus historias hicieron de Kubrick un director único, de culto entre los aficionados al cine pero ignorado en lo que a premios se refiere.

Sus películas consiguieron 27 candidaturas a los Óscar -cuatro de ellas al mejor director-, de las que se consiguieron 9, pero siempre en categorías técnicas. E incluso fue nominado en los premios Razzie al peor realizador por “The Shinning", en 1981.

Reconocimientos que poco importaban a Kubrick, un genio del cine, apasionado del ajedrez, el jazz y la fotografía, que expresaba sus opiniones a través de sus películas pero que llevaba muy mal la publicidad y las relaciones sociales, lo que dificultó conocer al ser humano detrás del mito.

Mientras que algunos de los que trabajaron con él le calificaban de huraño, racista o machista, su familia y amigos no dudaban en destacar su sentido del humor y su facilidad de trato.

Lo poco que se sabe

El resultado es que poco se sabe de Stanley Kubrick fuera de su faceta como director.
Nacido en el Bronx (Nueva York) el 26 de julio de 1928, de niño se sacaba dinero jugando al ajedrez y destacó rápidamente debido a su elevada inteligencia, que sin embargo no se reflejó en los estudios.

Comenzó trabajando como fotógrafo, labor que le dio relevancia internacional en 1945 por una imagen que mostraba a un entristecido vendedor de periódicos tras la muerte de Franklin Delano Roosevelt, pero pronto se interesó por el cine y comenzó rodando cortos con su propio dinero y realizando él casi todos los trabajos.

Su primer largometraje fue “Fear and Desire” (1953), al que siguió “Killer’s Kiss” (1955), dos películas que le sirvieron de aprendizaje y de las que posteriormente renegaría.

Con “The Killing” (1956) se dio a conocer y comenzó a marcar su estilo cinematográfico.
Los flashbacks y el uso que hizo del tiempo para narrar la historia de un asalto a un hipódromo supuso toda una innovación.

Pero fue “Paths of Glory” (1957) la que hizo de él, de inmediato, un director de culto.
Este tremendo alegato antibelicista -"Los senderos de gloria no conducen sino a la tumba,” es parte del poema de Thomas Gray del que salió el título del filme y de la novela en que se basa-, protagonizado por Kirk Douglas, supuso todo un vuelco en el cine de guerra por su falta de sentimentalismo y por su realismo.

En “Spartacus” (1960) volvió a trabajar con Douglas en una historia de revuelta de esclavos en el Imperio Romano, su primera gran producción y que, aunque obtuvo un gran éxito, no fue lo que Kubrick buscaba, razón que le llevó a mudarse a Londres.

Su primer filme británico fue “Lolita” (1962), una adaptación de la novela de Vladímir Nabokov, que cosechó la misma polémica que la versión escrita, tras la que llegaría la única comedia de su carrera, “Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb” (1964), un irónico filme, pionero en reirse de la energía nuclear.

Los siguientes cuatro años Kubrick se los pasó inmerso en el rodaje y posproducción de la que es su película más célebre “2001: A Space Odyssey” (1968), que muchos consideran el mejor filme de ciencia ficción de la historia del cine.

Totalmente adelantada a su tiempo, Kubrick da su visión del futuro de la raza humana, controlada por un ordenador, el HAL9000, para lo que usó novedosos efectos especiales.
Una historia con tintes apocalípticos, a la que siguió otro clásico, “A Clockwork Orange” (1971), que siguió alimentando la fama de polémico de Kubrick por su contenido violento y sexual.

Película que marcó tendencia por su uso de la música -especialmente de Beethoven- y de los sintetizadores, así como por la enorme variedad de lentes y de movimientos tanto lentos como rápidos en su planificación.

"Una película es, o debería ser, más como música que como ficción. Debería ser una progresión de estados de ánimo y de sentimientos,” afirmó Kubrick.

Durante el rodaje de este filme, Kubrick llevó su perfeccionismo hasta el límite, principalmente con la interpretación de Malcolm McDowell, que debido a las exigencias del director en algunas escenas sufrió una ceguera temporal al dañarse un ojo y se rompió varias costillas.

Sus siguientes filmes supusieron un giro radical en las temáticas. Una de época con la espectacular “Barry Lyndon” (1975) y una de terror con “The Shinning” (1980), tras la cual abrió un paréntesis de siete años hasta su siguiente incursión antibelicista con “Full Metal Jacket".

Y doce años después Kubrick rodó su último trabajo, “Eyes wide shut” (1999), una película con la que cerró su filmografía y que está lejos del talento de su director.

Un director que persiguió la perfección técnica en cada uno de sus trabajos y para quien era más importante mostrar su visión simbólica y filosófica de la vida y de la historia antes que lograr el éxito y el reconocimiento.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores