Calle ilusión

08 de Mayo de 2009 | 13:28 |

Álex Ubago no es un intérprete que se caracterice por derrochar energía o alegría en sus canciones, y en Calle ilusión, su último disco, la situación tampoco se altera: las letras melancólicas, los compases monótonos y su voz al límite del desgano hacen que la mayoría del repertorio sean canciones similares unas con otras y, por cierto, no aptas para depresivos. Si bien hay piezas como “Amarrado a ti”, en que se luce la guitarra y en otras como “Amsterdam”, con un piano protagónico, la falta de matices en el ritmo es evidente. Y a los acordes repetitivos se suma su canto, que parece ir a un nivel menos de volumen y de velocidad que su banda. No es una ilusión auditiva, es real: provoca la sensación de oírlo hablar más que cantar. 

“20 horas de nada”, es una excepción. Aunque el tono monocorde se mantiene, el acompañamiento musical sutil de la partida permite al menos que su voz se imponga sobre el resto del conjunto, aunque sin deslumbrar. Sigue ahí esa especie de letargo que hace que Ubago cante igual acerca de una despedida y el inicio de una nueva vida en Amsterdam. Una de las pocas “sorpresas” del disco es un cover del tema “Mil horas”, del argentino Andrés Calamaro. Si bien el original es muchísimo mejor, el español al menos se sacude un poco —sólo un poco— de la falta de ánimo. Lo mismo pasa en “Como si fuera el último”, donde existe coherencia entre el mensaje positivo, su voz y el ritmo de su banda.

El disco —grabado en Argentina y producido por Cachorro López— se cierra con un dueto junto al cantante británico Craig David en el tema “Walking away”. En entrevistas, el español ha dicho que este álbum —realizado después de tres años sin grabar— es muy “melódico y positivo”. Permítanme discrepar.

—Ximena Pérez Gallegos

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores