"Internet somos todos"

Este fin de semana termina en Santiago la cuarta versión del encuentro musical y audiovisual Fobia, con el intercambio en la red como tema central. "Internet transforma a las palabras, y no a los contactos, en las verdaderas armas", explica el músico Pablo Flores, uno de los gestores del encuentro.

15 de Mayo de 2009 | 14:24 |

Primero es un nombre que llama la atención: Fobia. Pero luego tiene literalmente una segunda lectura. Fobia es la sigla para Fórmula Básica en Imagen Audio, el festival en torno al cual desde 2006 se han reunido músicos chilenos de diversas tendencias entre el ruido, las bases electrónicas y otras experimentaciones sonoras y audiovisuales, y que este fin de semana presenta las últimas fechas de su versión 2009, la cuarta de su historia.


Nombres de músicos como Sensorama 19-81, Philippe Boisier y Mika Martini, el grupo Ensamble Majamama y el artista peruano Raúl Jardín entre otros (ver recuadro) se presentarán este viernes y sábado en el Centro Cultural de España de la capital, además de una programación de talleres que se inicia cada día desde las 10.30 horas. Al mismo tiempo está disponible el disco doble Fobia 2009, que como cada año recoge en CD y DVD las propuestas de todos los invitados al festival.


La idea, no la persona


"Intercambio digital: cultura y política" es el tema de la actual versión, en directa relación con el rol que juega Internet en el intercambio cultural. El requisito de los gestores de Fobia, un festival organizado por los sellos Productora Mutante y Jacobinos discos, siempre fue incluir trabajos con sonido e imagen integrados, pero en 2009 por primera vez fijan además una agenda temática, al incluir a Internet como asunto central.


-La idea del tema del intercambio digital se generó principalmente debido a que ha sido un 2009 cargado con el tema de los derechos de autor y el uso de Internet -explica Pablo Flores, uno de los creadores de Jacobino Discos y organizador de Fobia junto a Ervo Pérez, de Productora Mutante-. Ya se ha vuelto emblemático el encarcelamiento de los creadores de Pirate Bay y ahora en Francia se van a pasar multas y se va a prohibir poseer Internet a aquellas personas que descarguen material licenciado o con derechos de autor.

La propuesta de une al hecho de que ambos sellos operan ya como netlabels, es decir que permiten la libre descarga de su música desde la red. "Nosotros todos los años hemos puesto a disposición del público los discos y los videos para su libre descarga con el acuerdo Creative Commons (licencia que permite la descarga legal y gratuita de obras desde la red), y esperamos que las cosas cambien a nivel global y que el conocimiento se expanda, que es la base de una sociedad más justa e igualitaria".


-En el manifiesto de esta versión del festival usteden mencionan la idea común de que Internet expandió y "empoderó" a los creadores, pero luego parecen tener reservas y dicen que es "al parecer" más horizontal, democrático o igualitario. ¿También tienen algún nivel de escepticismo?
-Sí, por un lado Internet ha generado una revolución en las comunicaciones de las personas, los mensajes e ideas se transfieren más rapida y, de manera hipotética, a todo el planeta. Pero no creemos que sea la solución final, ya que los que detentan el poder están arraigados en sus nichos de manera muy fuerte. Ahora, gracias en parte a la estandarización de formatos, lo que importa es el conocimiento que hay en los blogs y en diferentes sitios web 2.0. Por un lado eso transforma a las palabras, y no a los contactos, en las verdaderas armas, aunque las prácticas elitistas tienden a replicarse en Internet. El cambio real creo que consiste en que los usuarios se empoderen y creen nuevos lazos virtuales, sociales y reales.


-Sobre las preguntas que ustedes mismos se han hecho, ¿qué respuestas tienen, ahora que termina esta versión de festival? ¿Se crean nuevos discursos gracias a Internet?
-La Internet ahora es el gran medio de comunicación para las masas ignoradas. Gracias a Internet el festival sobrevive, nuestras audiencias se enteran por blogs, radios online, Facebook. Internet por una parte creo que es lo que mejor hace es comunicar ideas, entrega libertad de acción y anonimato. Es la idea lo que importa, no la persona.


-¿Tiene que ver sólo con la distribución, o la red es también el contenido de la obra?
-Es muy bueno pensar en Internet como el marco de un cuadro. Sin él muchas veces sería solo un lienzo, sin posicionamiento en un determinado muro. Internet es la plataforma común, es una especie de curatoría que determina qué está bien o qué está mal, qué se lleva o qué no. En el fondo lo más importante es que Internet somos todos, y al ser la red y el usuario una misma cosa la libertad de ideas se vuelve total.


-Otra pregunta que se hacen es qué cambios se han dado en Chile o podrían darse en relación al discurso dominante con esta alternativa.
-Creo que Internet aún es la promesa, porque aunque esa libertad es tremenda la gente lo ocupa para subir fotos al Facebook, sin mucho más sentido que usarlo de vitrina o usar MSN como un sistema de comunicación. Por ese lado el fin social de Internet está cumplido. Falta mejorar la discursiva de la gente en el ciberespacio y la calidad de contenidos. Siento que en Chile en general no hay un debate general sobre el poder. Salvo destacados casos el grueso ocupa Internet de una manera más pastoril.


Hermanos por los Andes


Junto a una serie de creaciones musicales en vivo para películas chilenas de los años '20 facilitadas por la Cineteca de la Universidad de Chile, otra atracción de la actual versión de Fobia es la presencia de músicos peruanos como Tomás Tello y Raúl Jardín.


-La escena en Perú es bastante completa, creo por una tradición musical de miles de años de la que ahora son herederos -comenta Pablo Flores-. Tomando todos esos elementos crean complejas melodías y sensaciones que se nos vuelven tan ensoñadas y distantes como cercanas, dado que compartimos la misma columna vertebral que son los Andes, y que marca profundamente nuestra forma de pensar y actuar.


-A propósito de las películas, la mayoría son de 1926 a 1930. ¿Por qué han priorizado el cine chileno de ese tiempo?
-Y ya se nos van acabando, debido que no son muchas, pero es interesante mostrarlas, porque son muy buenas y forman parte de nuestra memoria y patrimonio. Pensamos a mediados de año realizar un Microfobia donde nos centraremos en mostrar nuevamente todos los filmes que se han musicalizado. Han resultado ser muy buenas experiencias, no sólo para el músico sino para las audiencias, que se sorprenden con material tan simbólico para todos nosotros.


-¿Cómo definirían las tres versiones previas de Fobia, y qué tienen planeado para la de 2010?
-Cada vez que realizamos una nueva versión crecemos, aprendemos, mejoramos. En esta cuarta hemos mejorado como organización y con músicos que se toman el trabajo con mayor seriedad y participación activa. Para el 2010 tenemos pensado, pero aún en conversaciones, con la Cineteca de la  Universidad de Chile centrar el festival en películas de ocho milímetros de los '60, y donde quizas el país invitado sea Bolivia, Brasil o Uruguay.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores