La batuta de Francisco Rettig vuelve a moverse frente a la Sinfónica

Este viernes y sábado, el afamado director se presenta en el Teatro Universidad de Chile con sinfonías de Schubert y Bruckner

15 de Julio de 2009 | 13:18 | El Mercurio Online

Mente fría y cuerpo caliente. Ojo en la partitura y mano firme en la batuta. Francisco Rettig sabe de terceras sonfonías.

Macarena Pérez

SANTIAGO.- No es coincidencia que la Orquesta Sinfónica de Chile aborde en un mismo programa las terceras sinfonías  de Franz Schubert (1797-1828) y de Anton Bruckner (1824-1896), compositores  que se complementan musicalmente pese a la distancia en el tiempo al que pertenecieron  porque están relacionados en lo orquestal, en la dimensión de sus composiciones y en varios aspectos técnicos de su creación.

Así lo asegura el Maestro Francisco Rettig quien dirigirá los conciertos este viernes 17 y sábado 18 de julio, a las 19:30 horas, en el Teatro Universidad de Chile.
 
Profano y sagrado

“Las dos sinfonías tienen una dimensión temporal muy diferente y son distintas en muchos aspectos. Uno de esos contrastes se refiere a la desigual motivación que tenían ambos compositores en su proceso creativo. A la sinfonía de Schubert podríamos atribuirle un carácter más bien profano mientras que la de Bruckner está inspirada en una concepción mística y religiosa de la vida. Sin embargo, son notorias, por ejemplo, las similitudes entre ambos, por ejemplo, cuando se trata de sus Lander o variaciones”, señala Rettig.

El director agrega que estas obras también expresan acontecimientos que influyeron en la vida de cada uno de estos colosales compositores. 

Sólo 18 años tenía Franz Schubert cuando compuso su "Sinfonía Nº 3" para que fuera interpretada por las orquestas en las que tocaba como violista. Una era su antigua orquesta escolar y la otra una orquesta familiar en la que participaba su padre, hermanos y amigos.

La obra fue redescubierta y estrenada en Londres en 1881, después de 66 años de su creación sin la presencia de su autor quien murió prematuramente a los 31 años de edad.

En el lado de Wagner

En 1872, con  48 años de edad, Anton Bruckner comenzó a escribir su "Sinfonía Nº 3", bajo una marcada influencia de Richard Wagner, compositor a quien admiraba profundamente. En aquella época en Viena existía una profunda división entre los partidarios del estilo musical de Wagner y los defensores de la música de Johannes Brahms.

Bruckner dedicó la obra a Wagner y, sin quererlo, pasó a formar parte de uno de los dos bandos. Ante la hostilidad de los enemigos de Wagner, debió hacer revisiones a la pieza que sufrió cortes y modificaciones antes de su estreno el 16 de diciembre de 1877.

Entradas al público general desde $ 4.000 y a estudiantes desde $ 1.000 en las boleterías del teatro (Providencia 043, metro Baquedano), en locales de Feria del Disco y en Tiendas París. Venta en línea www.feriaticket.cl. Más información en teatro.uchile.cl

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores