Que el ritmo nunca termine

Fiebre tagadá se llama la invitación al movimiento que hace este grupo chileno, múltiple en sonidos, en idiomas y en lugares del planeta recorridos. Picnic Kibun tiene pop, tiene rap, tiene reggaetón y tiene un mensaje: "Tenemos que hablar más de sexo", dicen.

03 de Septiembre de 2009 | 02:13 |

Cada integrante de este grupo tiene un recuerdo distinto de cuándo y en qué lugar en el mundo habrá subido por primera vez a uno de esos entretenimientos mecánicos conocidos como tagadá. Para unos puede haber sido en un parque de juegos llamado Mampato, para otros en el céntrico Fantasilandia, para un tercero incluso más lejos.

-Tiene que haber sido en Japón, yo creo -especula este último-. En un… ¿cómo se llaman? Amusement park.

-Parque de diversiones -traduce otro de sus compañeros.

No es la única vez que en Picnic Kibun es necesaria traducción simultánea. En este grupo chileno iniciado en 2006, que acaba de lanzar su primer disco titulado Fiebre tagadá, suele haber dos o tres idiomas en juego, entre español, inglés y japonés, por efecto de la mezcla entre el cantante Harvey Jones, el bajista y guitarrista Juan Necochea y la dupla entre Cristóbal Korenblit y Eduardo Vila-Echagüe en programaciones, teclados y tornamesas.

Jones está desde 2005 en Chile tras pasar su adolescencia en Kentucky (EE.UU.), adonde llegó desde su natal ciudad japonesa de Yokosuka, en la que vivió hasta los diez años. Necochea fue lo que él mismo llama un niño normal chileno hasta los siete años, cuando por el trabajo de su padre la familia se instaló en lugares como Kenya y Brasil antes de volver a Chile en 2001. Y más experiencia suman Korenblit y Vila-Echagüe, quienes bajo los alias de Blit y Herbie West respectivamente han grabado en los últimos años para los sellos locales Modismo y Neurotyka.

Coincidencia o no, así de variado también es el sonido de Fiebre tagadá. Es el estreno en larga duración del grupo luego del disco de cuatro canciones Picnic Kibun EP (2008), hecho cuando fueron seleccionados en el concurso "Nuevos sonidos" que convoca cada año el sitio de música independiente Super 45. Ahora son dieciocho canciones, en las que Jones, Necochea, Korenblit y Vila-Echagüe oscilan sin detenerse entre bases electrónicas para bailar, líneas funk de bajo, rimas raperas, acercamientos personales al reggaetón y hasta algo parecido a un reggae, llamado "Fosforito chino". Aunque Necochea no encuentre mucha similitud con ese ritmo jamaicano.

-¿No suena como más pachanguero? -pregunta.

-En un principio queríamos hacer una especie de cumbia o algo más tropical, y fue lo que salió no más -explica Korenblit: Fiebre tagadá es también el aprendizaje de Picnic Kibun-. Con el paso del tiempo se ha ido avanzando por ensayo y error en la música para tratar de que suene más pulenta.


Rap, ópera y reggaetón


La primera canción del grupo se llama "Adolescent reactionary" y tiene que ver con otra experiencia de Harvey Jones, esta vez referida a su pasado como profesor de inglés en Chile. El profesor rapero, a juzgar por cómo suena la canción.

-Yo era profe de inglés en un colegio y esa canción se trata de mis experiencias ahí. Es irónico que sea un rapero cantando sobre su vida como profesor en un colegio chileno, pero como estuve más metido en la onda hip-hop underground de EE.UU., como (el productor californiano) DJ Shadow, (el dúo de Minneapolis) Atmosphere, por eso tiene esa actitud -recuerda el cantante. Y la de "Pink and blue", la única canción lenta del disco, también es una experiencia personal de Jones.

-Es como su ópera -define Necochea, el guitarrista-. Al principio es "Tú y yo no enamoramos". Después "Las cosas fueron bien pero no tanto". Y al final es "Chao". Por eso agarra más ritmo al final.

-¿Tiene tres partes? Una canción medio progresiva.
Jones: Claro. Dream Theater.
Necochea: Tenemos lo más cercano que pudimos llegar a una cumbia y a un reggaetón. Ése es nuestro rock progresivo Picnic Kibun.

-A propósito, ¿les tiene que gustar necesariamente el reggaetón para haber grabado uno?
Jones: Sí, yo creo que hay mucho valor en el mercado de reggaetón.
Necochea: No. A mí me gusta lo que hace Calle 13, pero no escucho reggaetón. De todos modos como tenemos sintetizadores y sonidos mucho más electrónicos, esos detalles lo sacan del reggaetón tradicional. Yo creo que lo mezclas en una fiesta de reggaetón y no sé si pega.

-Pero las letras sí están en todo el estilo. Un verso dice "Con razón dieciocho y escuchas reggaetón / Sí, sí, a mí me encanta Daddy Yankee y Don Omar / Mover mi gravedad contra tu ley de pubertad".
Jones: Esa parte en castellano la hicimos juntos, con Koren y con Vila. Lo que dice es muy difícil para mí. ¿Qué es la ley de pubertad?
Necochea: Esa es "Shake". Me gusta en vivo ver cómo Harvey, que se supone que es el japonés, parte diciendo "Mis manos, tus manos / bajándote el calzón" y todo el mundo mira así como "a ver, yo estoy entendiendo eso". La gente ahí se prende caleta.

-¿De ahí vienen otros títulos de canciones del disco, como "Nalgas rock"?
Jones: Sí (sonríe). Estuvimos mucho tiempo pensando en ese nombre, en si hacíamos "Poto rock", "Nalgas rock", "Culo rock"… teníamos una lista.

-¿Es una prueba de que en castellano no es tan frecuente un nombre así? En inglés la palabra ass está en todos lados.
Necochea: Y de mil maneras.
Jones: Yo por lo menos yo tengo veintisés años, soy extrajero en este país, es mi vida como soltero. Bueno: ahora no soy soltero. Pero la experiencia está. No es nada inmoral ni oscuro hablar de sexo. Deberíamos estar hablando más de sexo. Yo vengo de una parte de Estados Unidos bien conservadora, donde por ejemplo en el colegio había padres que prohibían a sus hijos aprender eduación sexual. Viviendo ese tipo de cosas y cómo mis amigos se casaron y tuvieron guagua muy temprano porque no cacharon, bueno: tenemos que hablar más de sexo.


Una filosofía del remix


-¿En vivo cuánto les importa recrear el sonido del disco?
Necochea
: Más que la calidad explícita de cómo debe sonar hay una cuestión de energía. Hay cortes y efectos que en vivo están hechos con un teclado, no es ponerle play a un MP3, y ves a Koren (Korenblit) ahí sudando la gota gruesa para hacerlo. La manera en que organizamos las bases es tiene otra lógica y a veces tengo que hacer la acrobacia de tocar el bajo y un teclado. Pero la idea que nos gusta mucho es que la tocata parta y nunca termine. El beat nunca cae.

-¿Como un DJ?
Necochea: Es un placer muy grande ver a alguien escuchando una canción de nosotros, o estar en una fiesta y que alguien ponga una de las canciones. Spec, de Mátenlo (uno de los integrantes de la dupla de productores local Mátenlo, formada por Bassquez y DJ Spectro), hizo un remix de "Drop your panties" (una de las canciones del disco). Hemos estado bailando y de repente sale esta canción entremedio, que es parte de su DJ set.
Jones: Tenemos una filosofía de remix. Subimos las canciones (a Internet) y hay DJs que se bajan las pistas y de repente hacen mixes. "Mawashite" y "Drop your panties" son las más populares.

El grupo estadounidense Food for Animals, el productor local Carlos Felipe Rojas Leiva, alias Geoslide, y el músico Claudio Pérez, alias Usted No!, figuran entre quienes han remezclado las canciones originales de Picnic Kibun.

-Usted No! fue uno de los pocos que se atrevieron a hacer un remix de las canciones más dífíciles, que es "Oh gran señor", con un ritmo de rock que él rearmó súper bien -destaca Necochea-. Han sido hartos intercambios así, por mail. De hecho siempre es como "Espero conocerte en la próxima tocata".

Una vez declarada la Fiebre tagadá, el grupo tiene entre sus planes naturales seguir estableciendo lazos fuera de Chile. "Me encantaría salir afuera", dice Harvey Jones.

-Para algunos de ustedes sería volver a viajar. Picnic Kibun no ha salido de gira mundial, pero sus integrantes sí.
-Es bien interesante eso, porque hay hartas posibilidades afuera y el horizonte es más fácil para nosotros; mandar un mail a otra parte del mundo no una gran cruzada -dice el guitarrista. Por lo pronto ya tienen cómo incursionar en Japón, con los versos en ese idioma que Harvey canta en "Pink and blue".

-¿Qué significan?
-"No te vas / no me sueltes / yo no te voy a dejar ir" -explica el cantante, con otra ayuda de sus amigos en la traducción simultánea: no siempre es fácil estar en un grupo trilingüe-. Tengo que traducir a inglés y después a español. Son como dos o tres pasos siempre.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores