Roman Polanski podría pasar varias semanas en la cárcel antes de conocer su destino

Si la Corte no aprueba el rechazo a la extradición, el cineasta podría estar hasta seis meses privado de libertad antes de saber si será enviado o no a Estados Unidos. Autoridades de todos los países involucrados se han visto tocadas por el caso.

29 de Septiembre de 2009 | 14:15 | Agencias

ZURICH.- El cineasta franco-polaco Roman Polanski, cuya liberación reclamaron el martes sus abogados a la justicia suiza tras rechazar su extradición a Estados Unidos, podría permanecer varias semanas en prisión.

Este martes, el Tribunal Federal Penal de Bellinzona (sur de Suiza), una de las más altas instancias judiciales de la Confederación Helvética, confirmó haber recibido un recurso contra la extradición del cineasta a Estados Unidos.

"Dentro de algunas semanas se tomará una decisión, tras el intercambio de documentos", añade el tribunal en un comunicado. Si esa solicitud es aceptada será automáticamente puesto en libertad, explicó el abogado Thomas Fingerhuth, especialista en derecho penal.

Pero las posibilidades de que la solicitud tenga éxito pueden ser escasas, según Fingerhuth. En ese caso, el cineasta corre el riesgo de tener que esperar varios meses. "Un caso así (de extradición) puede tomar entre cuatro y seis meses", según Fingerhuth.

Mientras, el caso no ha dejado indiferentes a las autoridades de Estados Unidos, Suiza, Francia y Polonia. La ministra de Exteriores suiza, Micheline Calmy-Rey, admitió hoy que quizás hubo "falta de tacto" en la detención del cineasta franco-polaco, aunque no dudó de la legalidad jurídica de la medida.

"Existe un tratado de extradición con EE.UU. y Suiza respeta los tratados", dijo Calmy-Rey en sus primeras declaraciones sobre el caso.

No obstante, agregó que el hecho de utilizar la invitación efectuada a Polanski por el Festival de Cine de Zúrich —que le iba a entregar un galardón a toda su carrera— para detenerle nada más aterrizar en la ciudad "demuestra una falta de tacto".

En tanto, el primer ministro polaco, Donald Tusk, se pronunció hoy en contra de convertir la detención del director en una cuestión de "política nacional" en Polonia.

Tusk afirmó que no ve motivo de "lanzar un grito nacional", ya que nadie está sufriendo una injusticia. Agregó que su país debe tomar las mismas medidas que se adoptarían con cualquier otro ciudadano polaco en una situación tan incómoda como ésta.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores