Banda sonora para el regreso

Iniciado en Nueva Zelanda, el músico chileno Alfredo Ibarra vuelve a su país natal y tiene dos discos listos para publicar en los próximos meses.

05 de Octubre de 2009 | 10:20 |

Chileno por el mundo: Alfredo Ibarra es Lainus y, tras una estada en Nueva Zelanda, vuelve a Chile y en noviembre edita su disco Cuando las cosas saltan.

Foto: archivo de Lainus.

Ya estuvo una vez en Chile para mostrar su primer disco, llamado Hipotálamo (2007), pero esta vez es definitivo. El músico Alfredo Ibarra inició su carrera en Nueva Zelanda, país donde se estableció en 2005, pero desde este año está de vuelta en su país natal. Y tiene música considerable para dejar como registro de su cambio de casa, con dos discos simultáneos listos para publicar bajo su seudónimo: Lainus.


-Desde chico por mi familia me ha tocado estar viviendo en varios países, y una vez que salí del colegio, después de un paso por la Universidad, seguí ese camino medio gitano y me fui a trabajar afuera. El 2005 caí en Nueva Zelanda y ahí estuve viviendo hasta ahora -explica-. El volver a Chile era algo natural.


Patio y Cuando las cosas saltan son los nombres de sus dos próximos discos, ya terminados y en espera de publicación del segundo por medio del sello Pueblo Nuevo en noviembre. Y si ese disco está hecho sobre todo con softwares, el primero viene a reformular la definición de "músico electrónico" que podría haber cabido a Lainus luego del sonido a base de programaciones que puso en Hipotálamo.


-Patio es definitivamente el disco que más me mueve, pero me considero bastante inquieto musicalmente, por eso la idea de trabajar dos discos a la vez: uno que se ocupara de la parte más pop y compositiva, como Patio, y el otro de la parte más experimental, de una búsqueda de sonidos y cadencia rítmica. En Patio fui totalmente doctrinario, quise ocupar sólo instrumentos análogos para la composición, nada digital. Quería un sonido mas cálido.


-Más allá del sonido, ¿cómo se da que Patio tuviera un sonido más íntimo que tus otros discos, es por un cambio de ánimo o de estado tuyo?
-Siempre fui en búsqueda de esa sensación de intimidad. Incluso en los temas más dance hay un cierto apego a lo simple, el mínimo uso de recursos. Las algo más de treinta canciones que compuse para este disco, donde finalmente quedaron nueve, fueron hechas en un lapso de cuatro meses, así que definitivamente muestra una foto de ese tiempo y espacio, donde me encontraba en una especie de puente entre el adiós y la bienvenida de una nueva etapa.


Bienvenido a Chile


De hecho la guitarra es el instrumento en que fueron originadas las canciones de ese disco, explica el músico.


-Siempre fui guitarrista, así que me volví a este instrumento para componer. En ese minuto en Nueva Zelanda estaba tocando batería en una banda tipo noise rock y nuestras grabaciones eran tomas de dos horas de improvisación. De eso sacábamos ideas para después armar canciones. Ocupé este mismo método para lo mío.  Después de los ensayos, aprovechando el espacio y el silencio, me quedaba en el estudio de mi amigo grabando lo que saliera, siempre consciente de una estructura de canción, me interesaba que hubiera un coro.


-¿Y por qué no haberlas grabado con voz y guitarra, así como fueron compuestas? ¿Para evitar caer en la serie de cantante con guitarra actuales?
-Sí, quise ir en búsqueda de algún tipo de originalidad, hice una especie de "estudio musical", algo así como tener una paleta de sonidos, como un catastro de ruidos, de bajos, de teclados, que quería utilizar en este disco. Así que una vez que tenía las canciones más o menos armadas fui eligiendo qué podía ir con qué canción.


En Patio otro ejercicio nuevo de Lainus ha sido el de cantar sus propias canciones, luego de que en Hipotálamo dejara ese trabajo en manos de tres cantante invitadas: Paloma Soto, Yael Meyer y Sol Aravena, conocida como Muza. "Con Hipotálamo no tenía ningún tipo de conexión mas allá de lo musical, y creo que la onda de ese disco servía mas para una mujer. Por eso armé una línea melódica de voz siempre pensando en el tono femenino. Con Patio tengo todo tipo de emociones, por eso no había otra opción que cantar yo".


-¿Cómo es la experiencia de ser músico en Nueva Zelanda? ¿Qué tanta apertura a la música local hay, por ejemplo, de parte de los medios y del Estado, existen canales estatales de auspicio para músicos?
-Allá estuve haciendo música para documentales e instalaciones artísticas con mucha gente, pero la escena, a pesar de ser un país de cuatro millones de habitantes es increíble. El apoyo del gobierno es full con el arte y la música. Hace quince años nadie escuchaba música de Nueva Zelanda, ahi se creo algo llamado "NZ on air", un canal abierto de música donde el cincuenta por ciento de la programación tenia que ser de Nueva Zelandia, algo parecido en la radio. Así la gente tuvo la oportunidad de escuchar y ver lo que su propia cultura le ofrecía, ahora lo cool es escuchar grupos locales en vez de estar escuchando músicos de otros lados.


-¿En ese mismo sentido, cómo ves el escenario de acá ahora que vuelves a Chile?
-Acá hay mucha música, y buena. Pero no hay una masividad de esto. Hay muchas cosas pasando pero nadie se entera de nada, mas allá de los mismos músicos y sus amigos, o algunas personas que estén interesadas, es como una escena fantasma. Hay que acercarle la música a la gente. No sé, creo que  debería crearse un canal abierto de música con el apoyo del Gobierno y que diera cabida a toda esta escena musical chilena. Y las radios lo mismo, no me imagino un músico en Nueva Zelanda acercándose a una radio y le digan "Disculpa, pero tú cantas en inglés, acá privilegiamos el que canta en otro idioma".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores