Alemania e Israel agudizan disputa por manuscritos de Franz Kafka

Los originales de "El proceso" fueron adquiridos por un museo germano en 1988, pero las autoridades israelíes reclaman su mejor derecho a guardar los archivos del escritor checo de origen judío.

19 de Octubre de 2009 | 18:28 | DPA

MARBACH.- La disputa que protagonizan Alemania e Israel por la custodia del manuscrito original de "El Proceso", del escritor checo de origen judío Franz Kafka, se agravó hoy ante la negativa del Archivo Alemán de Literatura a entregar los documentos a las autoridades israelíes.

Ese museo, ubicado en la localidad alemana de Marbach am Neckar, recalcó hoy que no ve ningún motivo por el que tenga que ceder ese manuscrito.

"El Proceso" fue adquirido en 1988 mediante una subasta legal en Londres y "a la vista de la opinión pública", enfatizó su director, Ulrich Raulff. "No puede haber ningún tipo de duda sobre esa legalidad", reiteró irritado.

Sin embargo, según dijo en una entrevista con el diario israelí "Haaretz" el responsable de la Biblioteca Nacional de Israel, Schmuel Har Noy, se trata de una "injusticia histórica". En su opinión, Israel es el único país que tiene derecho a custodiar el manuscrito.

"El archivo alemán sabía que había un problema con ese manuscrito cuando lo adquirió hace más de 20 años, pero sigue aferrándose a la idea de que lo obtuvo legalmente", subrayó en el mismo periódico el abogado de la Biblioteca Nacional de Israel, Meir Heller.

Poco antes de su muerte en 1924, Kafka, que escribía en alemán, pidió a su amigo íntimo Max Brod que quemara sus obras. Sin embargo, en vez de eso, decidió publicarlas y el escritor se hizo famoso en todo el mundo.

En 1939, Brod tuvo que salir de Praga huyendo de los nazis y encontró refugio en Israel. A su muerte en 1968, el archivo con los textos de Kafka pasó a su secretaria, Esther Hoffe, que vendió algunos de ellos, entre otros "El Proceso", por una cantidad cercana a los dos millones de dólares.

Según la Biblioteca Nacional de Israel, ese manuscrito original se vendió haciendo caso omiso a la última voluntad de Brod.

Esther Hoffe murió hace dos años y los archivos inéditos quedaron en manos de su hijas Ruth y Hava, ambas sobrevivientes del Holocausto. Las ancianas de 80 años lo tienen bajo llave en cajas fuertes.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores