Como en su casa

La baladista en su más austera puesta en escena. Ella y un piano. Myriam otra vez, simple, íntima y encantadora.

26 de Octubre de 2009 | 11:11 |

Myriam Hernández, toda de negro, junto a su pianista Arthur Hanlon en un concierto que llevó el subtítulo de ''íntima''.

Héctor Flores

"Una larga trayectoria y varios éxitos que la gente reconozca". Son los requisitos que la propia Myriam Hernández mencionó días antes como necesarios para hacer el concierto que tuvo lugar el viernes 23 de octubre en el Teatro Nescafé de las Artes, y que la cantante bautizó como "Myriam íntima". El primero de dos shows en dos noches iguales cumple su premisa desde el primer minuto.

Pasadas las 21:00 horas la cantante apareció en el escenario vestida de negro, cantando a capella "Una vez más", y dejando en claro que esa intimidad sería la tónica de la velada. Ante un público cercano a las mil personas, y acompañada por el pianista Arthur Hanlon, la intérprete recorrió lo más granado de su repertorio, incluyendo éxitos como "El hombre que yo amo", "Eres", "Huele a peligro" y "Se me fue".

Junto con esto, Myriam aprovechó la complicidad con el público para darse algunos gustos: cantó "Put your head on my shoulder", de Paul Anka, proyectó imágenes con saludos de amigos como Felipe Camiroaga y Maitén Montenegro, interpretó "Huellas" junto a sus dos hijos, e incluso imitó a Thalía y a personajes de "Dónde está Elisa?".

Pero sin duda los momentos más logrados en las dos horas de concierto fueron aquellos en que la artista se apegó al libreto original, luciendo su incombustible voz sin más acompañamiento que el piano.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores