Hipnotízate

04 de Diciembre de 2009 | 14:46 |

Los caminos del rock-pop chileno son inciertos. La radio perdió su poder de posicionar canciones y estribillos en la memoria generacional. Nuestro precario rockstar system -Los Tres, Chancho en Piedra, Lucybell, Los Bunkers- se parodia a sí mismo. Los músicos más jóvenes invitan alegremente al público a descargar sus álbumes porque ya los sellos no importan. En este enrarecido contexto se acuñó el término "pop impopular". Un diagnóstico más que un adjetivo para referirse a bandas con méritos musicales pero sin las suficientes redes de contactos (análogas y virtuales) ni la visión estéticp-artística necesaria para cautivar a un público que no para de abrir y cerrar ventanas en la web. Estos últimos años han debutado decenas de buenas bandas que jamás pudieron salir de ahí.

Doctor Robinson parece estar al tanto de esto. Y reacciona. Partiendo por el empaque del disco, un sobre que contiene catorce láminas con las letras y la ficha técnica. Nada de digipacks o cajas de plástico para contener un cedé que de todas formas terminará convertido en mp3. Pero lo más sorprendente de Hipnotízate es la producción de las doce canciones. Fuertes, con la voz arriba en la mezcla y capaces de pasar del dream pop ("Flashback") a escalas de heavy blues ("Sexo virtual") sin siquiera despeinarse.

Con una seguridad poco habitual, Doctor Robinson entrega una colección de canciones bien estructuradas, y de fuerte aroma a rock latino. Un latinaje más cercano a Los Lobos que a Los Fabulosos Cadillacs, claro. Una música donde la idea de frontera se materializa en la mezcla del bolero con el rock. Si bien hay un par de temas rock-pop más ortodoxos como "Encuentro inexplcable", "Hipnotízate", "Araña" o "Mirar al sur" (que curiosamente tiene mucho de ex sureños como Los Bunkers o Primavera de Praga), el resto es pura pasión latina. Partiendo por la explícita "We. latinos", donde a ritmo de ska y con unas irresistibles guitarras eléctricas, la banda vuelve al viejo tema del arribismo sudaca ("Tan lejos de New York City / Pero la bomba nos alcanzará / anyway es verdad"). "Freak" y "Detrás de las rejas" son boleros eléctricos afiebrados. La misma lujuria romántica de "No llores nena" y que se corona en las hermosas "Todos los caminos" y "Por la mañana". Un muy buen debut.

—JC Ramírez Figueroa

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores