Llega a las librerías chilenas el "Kamasutra católico"

Muchos han llamado de ese modo al libro "Sexo como Dios manda", escrito por un sacerdote polaco, quien define lo que es o no correcto en la vida sexual de una pareja, según la mirada de la Iglesia.

12 de Diciembre de 2009 | 10:10 | Emol

''Sexo como Dios manda'' busca explicar planteamientos y derribar mitos en torno a los enfoques que la Iglesia tiene sobre la sexualidad.

Lumen

SANTIAGO.- Dejemos algunos puntos en claro: Que la Iglesia se opone a la vivencia de una sexualidad activa y a la amplia gama de prácticas que en ella pueda realizar una pareja, es una absoluta falacia. Sin embargo, de que tiene sus reglas (muchas de ellas estrictas y tajantes), las tiene, definitivamente.

Así lo deja en claro el libro "Sexo como Dios manda" (Lumen), escrito por el sacerdote franciscano polaco Ksawery Knotz, y que ha adquirido fama internacional bajo el rótulo popular de "Kamasutra católico".

Su contenido es todo lo que esos títulos sugieren: Un libro de sexo, sin medias tintas ni palabras innombrables, pero escrito desde una perspectiva que busca revelar cuáles son las posiciones que la Iglesia tiene ante cada una de las posibilidades que la sexualidad ofrece a una pareja.

De este modo, lo primero que salta a la vista es la forma en que se refiere el autor a los sujetos que sirven de ejemplo para sus recomendaciones y análisis: Esposos. Para Knotz, el sexo es claramente un acto de amor que debe darse en ese contexto.

Sin embargo, por mucho amor que haya de por medio, en el sexo no está todo permitido, según este enfoque. De partida, los anticonceptivos y los preservativos, con los que el autor es tajante.

"La ingesta de la píldora se convierte en anticoncepción y un hecho malo en sí mismo cuando su finalidad directa es eliminar la fertilidad", dice sobre el uso de anticonceptivos orales. Sobre el condón, en tanto, asegura que "es una transgresión del límite del cuerpo humano. Constituye el inicio de una mentalidad particular, cuya fuente está lejos del Evangelio".

Pero en lo que se refiere a juegos sexuales, para Knotz está todo permitido en función de estimular a la pareja, y siempre que ambos estén de acuerdo. "Cuando los esposos comienzan a acariciarse con la intención de llevar a cabo un acto sexual pleno, entonces cada conducta (clases de caricias, posiciones sexuales) que tiene como fin la excitación está permitida y es grata a Dios", señala el libro.

"Los intentos de establecer límites en las expresiones de amor y la exclusión arbitraria de algunos modos de vivir el placer no ayudan en nada a los esposos y sólo los frenan psicológicamente", complementa.

"Sexo como Dios manda" —que trata desde temas prácticos hasta los cuestionamientos morales que puedan presentarse en la vida sexual de una pareja católica— está desde esta semana en las librerías, y su valor promedio es de $11.900.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores