En la cuenta regresiva

La banda angelina contraataca con Satélite, un disco con tan buenas melodías como el homónimo de 2007, pero cargado al rock. Producido por Álvaro Henríquez, el álbum es el paso definitivo hacia la plataforma de despegue. “Todo lo hemos conseguido por nuestras canciones”, dicen.

21 de Diciembre de 2009 | 09:52 |

Jorge González paró a los Primavera de Praga en un pasillo y les dijo: “hay discos que parten bien, luego bajan un poco pero igual terminas escuchándolo completo. Eso le pasa a Los Tres. Hay otros que comienzan excelente, pero van desinflándose como algunos de Los Bunkers. Pero el disco de ustedes, cabros, es completo bueno. Desde el principio hasta el final”.

Eso ocurrió durante la gira electroacústica del grupo en 2007, en la Blondie. Le habían pasado al ex Prisionero el disco Primavera de Praga (2007) y quedó maravillado. Algo parecido le pasó a Álvaro Henríquez, quien se acercó personalmente a la banda para sugerirles trabajar juntos. Y entre medio de estos dos encuentro, el grupo fue seleccionado personalmente por los ingleses Oasis para telonearlos en su última visita de Chile. Ése era su segundo disco tras Antología, edición independiente y descatalogada de 2005.

El entusiasmo de estos jóvenes del rock nacional está justificado: ese Primavera de Praga era un disco impresionante, sobre todo en lo melódico. A pesar de cierta indiferencia de algunos sectores melómanos santiaguinos (blogs, revistas, medios), la banda reconoce que ver al público volverse loco, aún más fuera de la capital, los animó a seguir.

Ahora acaban de publicar Satélite a través del sello Feria Music. Es su tercer disco, una obra mucho más rockera y expansiva. Acá hay desde espesas jams guitarreras hasta melodías cristalinas, desde baladas a rock moderno. Un disco que posiblemente los conduzca al despegue definitivo. Sobre esto conversamos con Leonardo Saavedra (voz, guitarra y teclados) y Pablo Freire (bajo). La banda la completan Carlos Beltrán (guitarra y coros), Boris Ramírez (batería) y la nueva contratación: Daniel Baeza (sintetizadores).

-¿Qué pasó con ustedes desde ese homónimo de 2007?
Pablo:
Hicimos mucha promoción, grabamos videos y tocamos caleta. Lo interesante es que incluso cuando estábamos terminando de hacer ese disco en el estudio, ya teníamos algunas canciones para el que estamos lanzando ahora.
Leo: Incluso en la presentación de ese año tocamos “Satélite”, el single de ahora. Aunque no todos se hayan dado cuenta.
Pablo: Nuestra idea es ir siempre avanzando. De hecho ya tenemos temas para el disco siguiente.
Leo: Nos pasó algo con el disco homónimo de 2007 que me parece que es natural. Creo que pudo ser mucho mejor. Es decir, lo escucho y me gusta caleta. Incluso me inquieta no poder superar la calidad de las canciones. Pero soy consciente que le faltó un apretón de tuerca al sonido. Por eso también las canciones van avanzando. Si no, terminas haciendo siempre el mismo disco.

-¿Sienten que están pasando por una etapa donde se desmarcan de las influencias para hacer canciones cada vez con más identidad?
Pablo:
Bueno, las influencias siempre van a estar. Aunque es lo que siempre hemos querido. Tener un sonido que nos identifique. Y creo que lo logramos.
Leo: Sí, éste es el primer paso hacia el “desmarcamiento”.
Pablo: La mayoría de los singles que pensamos tirar, se alejan totalmente de nuestro sonido anterior.

-Concretamente ¿qué cambios reconocen entre el disco de 2007 y Satélite?
Leo: Las letras. Creo que me quedaron mejores. No sé bien como explicarlo, pero antes disparaba para todos lados y ahora, en cambio, hay un desarrollo.

-Como “Pájaro muerto”, que recuerda mucho a las historias infantiles-metaforizadas del primer rock argentino...
Leo (entusiasmado): ¡Ésa está muy clara!. Tiene principio y final. Un cuento de niños, algo que me gusta mucho. También hay algo de esta moda a propósito de 2012, sobre qué va a pasar en el mundo. Por ejemplo “La nave”, que habla de irse a otro planeta.  O “Satélite”. De ahí ese sonido más “espacial” con sintetizadores. También suena más rockero porque lo grabamos en análogo en lugar de digital.

-En este disco es son muy importantes los sintetizadores.
Leo:
 Reemplazan a los teclados que usábamos antes. Por eso ahora tenemos un nuevo integrante, Daniel Baezam, que se especializa en sintetizadores. Una sensación bonita que quiero destacar es que con este disco podemos mirar hacia atrás y darnos cuenta de que hemos crecido. Aprendimos a caminar.

-¿Cómo surgió la colaboración con Álvaro Henríquez?
Pablo:
Fue en el Santiago Rock, el año pasado. El Álvaro nos cachaba, se acercó y nos dijo "súper buena su banda, quiero trabajar con ustedes". No teníamos planeado eso desde antes. Le conté al Leo y le pedimos que fuera nuestro productor. 

-Considerando sus trabajos anteriores y la tremenda figura que es para el rock nacional. ¿Tuvieron alguna aprensión al trabajar con él?
Pablo:
Queríamos desmarcarnos del "sonido Concepción". Sonar más actuales.
Leo: No porque no nos gustara, sino que necesitábamos avanzar. Ser nosotros mismos.
Pablo: Sabíamos que Álvaro Henríquez lo hacía súper bien. Por eso quisimos trabajar con él, para tener un productor con peso y experiencia en el trabajo de estudio. Era algo que nosotros no teníamos. Queríamos ofrecerle que hiciera con nosotros algo que quizás nunca hubiera hecho antes...
Leo (interrumpiendo): O quizás sí. Piensa en “Ch bah puta la gueá”. En su obra había ciertos puntos de ese tipo que llaman la atención.

-¿Tienen planes de internacionalizarse?
Leo:
Nos encantaría. Queremos estudiar bien las posibilidades para hacerlo. Pero es obvio que queremos.
Pablo: Todo lo hemos conseguido por las canciones. De eso estamos muy orgullosos.
Leo: Nosotros entramos al sello como se hacía antes: dejamos nuestro disco, lo escucharon y nos llamaron. Y firmamos. Sin conocer a nadie. 

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores