Black and white America

Lenny Kravitz corre hace rato el riesgo de convertirse en un dinosario del rock, uno esbelto y peinado afro, pero que no pretende ni revolucionar el pop ni de atraer nuevas audiencias.

26 de Agosto de 2011 | 11:55 |
Cuesta creerlo, pero en un momento Lenny Kravitz era un compositor de prestigio entre los "melómanos" de principios de los '90. Ellos celebraban su manejo de los recursos -y no clichés- más finos del rock y funk de los setenta. Discos como Let love rule (1989) y Mama said (1991) eran recomendados a quienes estaban algo cansados del rockismo de Guns N' Roses o la domesticación de Metallica. Hasta que llegó "Are you gonna go my way?" y su riff a dos guitarras, volviéndolo una estrella global. Y algo pasó (¿la irrupción del grunge?, ¿el britpop?, ¿el trip-hop?, ¿su ego?) que terminó conviertiéndose en una revista-de tendencias andante, en lugar de un rockero con algo que decir.

Black and white america es un interesante intento por reposicionarse. Especialmente el principio: funk con violines, vientos y producción blaxploitation (no por nada el disco se iba a llamar Negrophilia). Luego, Kravitz se pone algo más disperso: guitarrero en "Rock star city life", percusivo a lo Gary Glitter en "Stand" o new wave en "I can't be without you". También hay baladas por supuesto como "The faith of a child". ¿Pero y las canciones? Más allá de los arreglos, el músico domina el concepto de hit radial. Prácticamente todos los temas duran lo justo, tienen el estribillo donde debe estar y están construidos de tal forma que dan ganas de escucharlos varias veces. Algo así como un supermercado rock.pop que homenajea el año 1975.

El problema es si Kravitz tiene un espacio como rockstar en un contexto de ídolos adolescentes y subgéneros. En un mundo donde el rock clasicista que el músico tanto ha defendido sólo es sostenido por los dinosaurios, quizás el único camino que le queda es convertirse en uno de ellos. Un dinosaurio esbelto y peinado afro, pero que no pretende ni revolucionar el pop ni de atraer nuevas audiencias. Si es por ese lado, este disco cumple en su intención.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores