A los 86 años muere Miguel Arteche, Premio Nacional de Literatura 1996

El poeta llevaba diez años retirado de la vida literaria, aquejado de una enfermedad muscular. En 55 años de trabajo, publicó decenas de obras.

22 de Julio de 2012 | 10:45 | Por Sebastián Cerda, Emol

Arteche se elevó como una de las mayores figuras de la poesía local, gracias a una obra que desarrolló durante 65 años.

El Mercurio

SANTIAGO.- Llevaba diez años sin publicar nuevos títulos por decisión propia: Tras la salida a la luz del poemario "Jardín de relojes", determinó que simplemente había llegado la hora de retirarse.

Una llama en la vida de Miguel Arteche se había apagado entonces, y otra terminó de extinguirse anoche, cuando el poeta y Premio Nacional de Literatura 1996 murió a los 86 años a causa de una insuficiencia respiratoria, y tras varias temporadas aquejado de una compleja enfermedad muscular (arteritis temporal).

Sin embargo, una obra que comenzó hace 65 años con la publicación de "La invitación al olvido" (1947), y que desde entonces se desarrolló hasta elevarlo como uno de los principales poetas locales, devuelven hoy a Arteche al lugar que en las últimas temporadas sólo ejerció como observador.

El poeta nació en Nueva Imperial en 1926, como Miguel Salinas Arteche, nombre que invertiría en su primera firma literaria, y que legalizaría décadas más tarde. Su formación no comenzó en las letras, sino en el derecho, carrera que intentó cursar, pero que abandonó en el segundo año.

Ya tenía claro que la literatura era su norte, y a ella se integró formalmente con apenas 21 años, tras unos primeros pasos como escritor en su época escolar. Y durante los siguientes 55 no se detendría: Veinte poemarios, pero también cuatro novelas, colecciones de cuentos y decenas de ensayos completan su obra.

Toda esa trayectoria fue reconocida en 1996 con la máxima distinción que un escritor chileno puede recibir: El Premio Nacional de Literatura, que obtuvo por unanimidad del jurado.

No ocurrió lo mismo en 2000, cuando desde la nómina de jueces se negó a firmar el acta que entregaba la distinción a Raúl Zurita, acusando que el autor de "Purgatorio" no tenía "oficio de poeta". Fue uno de los últimos episodios que marcó a Arteche en otro de los roles que cumplió en el mundo de la literatura local: El de polemista.

En ese ámbito, también anotó desencuentros con Nicanor Parra, en quien cuestionó la fórmula de la antipoesía, y con Volodia Teitelboim, sobre quien dijo que había recibido el Premio Nacional debido a razones políticas.

Tras su retiro, no habrían quedado más poemas de Arteche por publicar, según reconoció en una reciente entrevista con "La Tercera". Sin embargo, sí habría dos novelas que permanecerían inéditas en el hogar del escritor, donde vivía con su esposa, Ximena Garcés, con quien se casó en 1953.

El matrimonio se produjo mientras ambos estaban en España, donde se conocieron y donde Arteche cursó estudios de literatura, en la Universidad de Madrid.

Luego, el poeta regresaría a ese país como agregado cultural del gobierno de Eduardo Frei Montalva (para quien escribió el célebre himno de la Patria Joven). Esa labor no sería la única que el autor tendría por fuera del ámbito estrictamente editorial: Además, escribió en "El Mercurio" y "Las Últimas Noticias", fue profesor universitario y subdirector de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (1990 y 1991), entre otros pasos.

También fue miembro activo de organismos como el Colegio de Periodistas y la Sociedad de Escritores de Chile.

Por lo mismo, es que su muerte golpea en prácticamente la totalidad del mundo cultural, que lo despedirá a partir de las 13:00 horas de hoy, cuando sus restos lleguen para ser velados a la parroquia Santo Toribio, de Las Condes (rotonda La Capitanía). Allí mismo se efectuará una misa mañana, a las 13:00 horas.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores