El final del largo viaje de Crisálida

La banda chilena de rock progresivo finalizó el largo proceso que dio vida a Solar, quinta placa en estudio y en el que resumen una aventura que los llevó no sólo a descubrir los sonidos ocultos del país, sino a encontrar su propia voz y despertó las ganas del grupo a exponerla fuera de nuestras fronteras.

04 de Octubre de 2012 | 13:43 |

Todo trabajo tiene una historia que, en el caso de la nueva entrega de Crisálida, Solar, se remonta a un par de años atrás. En efecto, para el quinteto formado por Cinthia Santibáñez (voz), Javier Sepúlveda (guitarras), Rodrigo Castro (bajo), Rodrigo Sánchez (batería) y Mauricio Olivares (teclados), la salida de su quinto trabajo de estudio fue, en muchos sentidos, la culminación de un viaje que se inició durante sucesivas presentaciones el 2011.

"Llevábamos un proceso tan largo de composición, habíamos cambiado los temas, vuelto a recomponerlos, que ya teníamos todo listo, pero no teníamos el disco físicamente. Entonces lo que hicimos fue presentarlo y mostrarlo a la gente que sigue a la banda", explica el baterista Rodrigo Sánchez. A raíz de esto fue que en lo que va de año, Crisálida comenzó a enfocarse más en en Solar, abandonando el largo y extenso proceso que resultó en su registro anterior, el celebrado Raco (2009).

-En este sentido, ¿ya tienen superado a Raco, o igual mostrarán temas de ese disco?
-Cinthia: No, ya está agotado. Salvo un par de temas que se disfrutan mucho.

Para demostrarlo es que, a principios de este año, Crisálida realizó una fecha en conjunto con Fulano en la que se enfocaron principalmente en Solar. "Lo que pasó con Raco, que tocas harto, tocas, tocas, aparte de la etapa de composición, te empiezas a aburrir de los temas, tienes que reinventar el set-list, hacer nuevos arreglos, para que sea choro y entretenido para todos", explica Rodrigo.

-¿Se hizo muy complejo el proceso de Solar en comparación con sus otros discos?
-Cinthia: Fue un proceso larguísimo, un proceso súper duro, un proceso muy emocional por sobre todas las cosas. Yo diría que lejos el más emocional y sufrido de todos los discos, sin embargo eso significó también que fuera un disco súper orgánico, súper sentido.

Para el quinteto, eso se tradujo en constantes idas y vueltas que se relacionaron con todos los aspectos del disco. Desde decisiones musicales a decisiones más ejecutivas, en Crisálida prima una democracia tal que, en el caso de la nueva entrega, causó que aun teniendo el disco completo hubiera ciertos elementos que retrasaran la salida del nuevo LP. Por lo mismo, es que este registro en particular dentro de la historia de la banda, es uno de los que genera consensos en la misma.

"Es un disco que internamente, a nivel de los integrantes, es mucho de, y que no se entienda mal, de amor y odio, en el sentido de que cada uno defendía su parte para desprenderla y llegar al punto que queríamos mostrar", dice el baterista.

"A eso me refería con que fue muy emocional, porque efectivamente fue así. De hecho, como anécdota, las letras de 'Solar' y de 'Aurora polar' fueron las últimas que se hicieron, porque prácticamente estuvieron listas unas dos, tres semanas antes entrar al estudio", cuenta la cantante.

Solar: De viajes y sonidos de Chile

Es cierto que con Raco (2009) Crisálida alcanzó un punto de comunión entre los sonidos más ligados al metal progresivo y elementos propios del cancionero nacional. Ya desde el título de ese álbum, en el que conceptualmente se coloca al viento que baja desde la precordillera por el Cajón del Maipo como el protagonista, hubo una mezcla que, a juicio de los autores, halla su punto máximo con la edición de Solar.

Todo esto, contrario a lo que se puede creer, no fue planificado. De hecho, surgió en los inicios de este nuevo proyecto. En ese instante fue que aparecieron las directrices que actualmente se plasman en Solar. "Comenzó con lo que siempre hacemos: las jam sessions, temas por aquí, por allá, no teníamos muy claro hacia dónde íbamos, y con el tiempo finalmente nos dimos cuenta que obteníamos un material que, sin querer queriendo, era totalmente conceptual", recuerda Cinthia.

-¿Cuál es el concepto que encierra Solar?
-Cinthia: Solar es este viaje, este proceso en el que te miras hacia dentro, te encuentras y finalmente tomas una decisión, un camino que tiene que ver mucho también con lo que está sucediendo actualmente, 2012, en la parte espiritual.

Ese viaje al que alude la vocalista del conjunto se relaciona también con una suerte de mirada a Chile y a las distintas culturas que habitan nuestro país. "Hay un viaje por nuestro Chile, donde nuestros temas tienen un color a nuestra tierra y, musicalmente, donde estamos trabajando en base a la canción", cuenta Rodrigo Sánchez.

-La decisión de enfocarse más en un formato clásico de canción, al contrario de las largas composiciones que dicta el estilo, ¿la toman ustedes, como banda, o en esta ocasión fue hecha junto a un productor?
-Rodrigo: La producción musical es totalmente de la banda. Nos encantaría trabajar, hablar con Steven Wilson y decirle "viejo, vámonos al Valle de la Luna y grabemos un disco en San Pedro de Atacama y estemos encerrados un semestre". Me encantaría. Pero no tenemos el dinero como para hacer eso y no sabemos si le gusta nuestra música como para que él venga.

"Nosotros también hacemos pruebas de esto, porque hay temas que están hechos desde hace mucho rato. Y la prueba de ello es, por ejemplo, cuando tocamos la segunda vez con The Gathering, tiramos canciones que están incluidas en Sonar. Los probamos en su fase totalmente primitiva y bruta: 'oye toquemos temas de esto, que ya estamos repetidos con Raco'. Los probamos y sonaron re bien. Entonces eso te da un indicio de que lo que estás haciendo no está tan mal".

-Hablando de The Gathering, Crisálida ha teloneado a bandas como Asia y Stick Men, el grupo de Tony Levin. ¿Han analizado la posibilidad de realizar viajes al extranjero o utilizar esas experiencias como una plataforma al exterior?
-Rodrigo: Eso es lo que queremos hacer ahora. Tratar de llegar afuera en términos de distribución, que ya tenemos algo, y tocar afuera, mostrar el trabajo. Vamos a sacar el disco por un sello francés, por Musea, para la distribución en Europa. De hecho tenemos una invitación para ir a tocar ahora a Perú, al Prog Fest, que será ahora en octubre, donde seremos el plato de fondo de ese festival.

Para Crisálida, estas experiencias resultan más inmediatas que lo que puede significar un lanzamiento formal de Solar. "Queremos buscar el lugar adecuado y hacerlo bien, no apurados. Ya a estas alturas, después de todo lo que pasó, ya nadie nos apura", explica Rodrigo Sánchez.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores