"Lady Gaga es tan rockstar como nosotros"

El guitarrista de los excéntricos rockeros ingleses asegura que no hay mucha diferencia lo que muestra la estrella de la música pop (a la que telonearán en noviembre) y el glam-rock que practica su banda, y que hoy disfrutan especialmente. "Una de las razones es que ya no bebemos durante las giras", cuenta entre risas.

16 de Octubre de 2012 | 16:37 |

El anuncio de la visita de Lady Gaga a nuestro país el próximo 20 de noviembre en el Estadio Nacional, fue un bombazo de aquellos. La artista estadounidense llega en su mejor momento, en medio de una gira mundial halagada por todos los críticos y con ventas que la hacen parecer la Madonna del Siglo XXI. La comparación no es antojadiza, ya que ambas estrellas, además de marcar tendencia en sus respectivas épocas, también se arriesgan de forma constante en lo que a la música se refiere.

Precisamente, cuando se supo que uno de los artistas que acompañan a Lady Gaga en su gira mundial son los rockeros The Darkness, las reacciones fueron variadas. De una y otra parte, tanto los fanáticos de Gaga como quienes se acercaron a la carrera de los británicos gracias al álbum Permission to Land (2003) —el que les dio impulso mundial, al punto de catalogar a la banda como una de las revelaciones del hard rock—, arquearon los ojos al saber que el cuarteto conformado por los hermanos Justin y Dan Hawkins, Frankie Poullain y Ed Graham antecederían los espectáculos de la actual monarca del pop mundial.

"Bueno, tú sabes, es una de esas cosas que, al menos para mí, tiene sentido desde un punto de vista", cuenta Dan Hawkins desde Francia. El segundo guitarra de The Darkness, quien además oficia de productor de la banda junto a su hermano Justin —la reconocible voz del grupo en temas como "I believe in a thing called love" o su actual sencillo, "Nothing gonna stop us"—, explica el concepto: "Sé que ella es una estrella del pop, pero la forma en que se presenta, en que muestra su show, tiene mucho de rock and roll, sabes. Tiene muchas secciones en las que hay duelos de guitarras, de hecho tiene una banda en vivo que toca su música durante el show. Es tanto una rockstar como una popstar, si sabes a lo que me refiero", dice.

Para Dan Hawkins, ése es el punto en común que poseen con la artista estadounidense y es, asimismo, el motivo principal de que les haya pedido ser parte de su gira mundial. "Cuando tocamos sólo queremos hacer una fiesta arriba, y me imagino que es lo mismo para ella, es como una suerte de cosa en común que tenemos".

-¿Y los fans de Lady Gaga cómo los han recibido hasta el momento?
- O sea, las primeras veces que tocamos junto a ella no estábamos muy seguros de cuando bajarnos del escenario, aunque eso se hizo bastante obvio a los pocos días, pero a la gente le gusta lo que hacemos. Siempre tocamos unas dos o tres canciones del nuevo disco en cada show y creo que son buenos temas.

Los "pasteles calientes" de The Darkness

Para los británicos, este año se transformó en un nuevo comienzo. Y es que luego del fracaso comercial que significó el álbum One way ticket to hell... and back (2005), la extenuante gira que realizó la banda para promocionar ese álbum produjo el quiebre definitivo entre Justin Hawkins y los demás integrantes del grupo. Así, mientras el frontman entraba a rehabilitación para después salir y representar a Inglaterra en el concurso de Eurovisión, los otros integrantes formaban Stone Gods.

Ambos no lograron subsistir por separado y este regreso, que además trae a Hot Cakes como el disco que documenta el renacimiento, sirvió también para recuperar el tiempo perdido. Por lo mismo, a la hora de trabajar en un nuevo registro de la banda, lo primero fue recrear la atmósfera del exitoso debut del grupo, Permission to land (2003). "La verdad es que para mí, como uno de los productores, fue una de las prioridades el hacer eso", explica Dan Hawkins. "No buscaba tanto que las cosas fueran perfectas, pero sí que fueran emocionantes y quizás en algunas partes fuimos muy rápido, pero capturar esa emoción es absolutamente crucial, te lo digo. Quisimos hacer un disco que se pudiese poner durante una fiesta, o que se pueda tocar muy fuerte en el auto. No es un disco que sea introspectivo", cuenta el guitarrista.

-Y en el hecho de recrear esta atmósfera, ¿influyó que volvieras a trabajar junto a Justin?
-Sí, bueno, siempre me ha gustado trabajar con Justin. La banda no se separó porque hubiésemos dejado de trabajar juntos, fue porque realmente se nos fue de las manos: nos drogábamos y bebíamos sólo para estar borrachos (risas), pero sabes, siempre he disfrutado el trabajar con Justin, tenemos la misma colección de discos, los mismos gustos musicales, así es que podemos hacer cosas sin discutir o pelear por ellas. Es muy fácil.

-Al parecer, funcionó muy bien. Hot Cakes ha recibido muy buenas críticas y en varios rankings aparece en los primeros lugares de las listas.
-Sabes, estamos en las posiciones más altas de las listas en Alemania, en Japón, en Francia, y eso es algo que no nos había pasado antes. La verdad, es muy interesante y para nosotros significa mucho que este disco, que es el álbum del regreso, sea uno que haya pegado tan fuerte.

Otro de los elementos que han hecho de Hot Cakes un elepé tan celebrado es el sonido. Rock clásico, al modo de la década del setenta, es lo que se escucha por los parlantes al momento de dar play, y eso, en parte, es responsabilidad de la mezcla hecha por Bob Ezrin, responsable de títulos como Destroyer (1976), de Kiss, o School's Out (1973), de Alice Cooper, además de colaborar junto a otros como Pink Floyd y Lou Reed, entre una gran lista de músicos.

"La verdad es que antes habíamos trabajado junto a él en un disco de navidad que hicimos, que creo que no se lanzó en Sudamérica. Ya habíamos trabajado con él y básicamente en el disco, que lo produje yo junto a mi hermano y en el que Nick Brine hizo de ingeniero, quisimos que Bob mezclara el álbum, porque antes habíamos probado algunas mezclas y no lográbamos que el disco sonase como debía hacerlo. Por lo que nos dijimos 'bueno, si alguien sabe cómo debemos sonar, ése es Bob', así es que sólo le enviamos el disco y él nos lo mandó de vuelta, sonando increíble", cuenta entre risas Hawkins.

-Una de las cosas que llaman la atención de Hot Cakes es el cóver que hacen de "Street Spirit (Fade Out)", de Radiohead. ¿Cómo fue que incluyeron este tema en el disco?
-Nos lo pidió una estación de radio hace unos años atrás y quisimos hacer algo distinto, algo que la gente no se lo esperara, y elegimos esa canción. Personalmente, me gustan los covers cuando se reinventan las versiones originales, no se tocan sólo meras copias de otra persona. Afortunadamente lo logramos, transformamos una balada lastimosa en una galopante canción de metal.

-Suena casi como un tema de Iron Maiden.
-Sí, claro que sí. Eso era lo que queríamos lograr.

-¿Sientes que éste es el mejor momento de The Darkness después de lo vivido en la época de Permission to land?
-Bueno, sí. Y creo que una de las razones de que sea el mejor momento de la banda es que, la verdad, ya no bebemos durante las giras. No más. De hecho, nos vemos más saludables y lindos que antes (risas). Y bueno, así los recitales son mucho más divertidos, sabes, y además no nos despertamos con las terribles resacas de antaño todos los días, lo que hace que todo sea mucho mejor y más divertido. Se siente genial ahora, es como haber pasado al technicolor, luego de que todo estuviese gris. Claro, teníamos ese estrés de que estábamos relanzando a la banda y queríamos saber cómo le iría al disco nuevo, por lo que ha sido un gran alivio saber que vamos a poder vivir de esto por un largo tiempo (risas).

-Para Chile es un misterio cómo será su presentación. ¿Podrías darme alguna idea de eso?
-¡Oh, sí! Una fiesta de rock and roll, básicamente. Extremadamente bulliciosa, básicamente, una banda de rock and roll. La última banda sobre la tierra que todavía toca rock como se hacía en los setentas, sólo que mucho más fuerte (risas).

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores