China estira su fascinación por Mo Yan con un parque temático sobre el Nobel

La idea es la última que surgió en la localidad de Gaomi, que enloqueció tras el galardón al escritor y hoy multiplica las iniciativas para rentabilizar el reconocimiento.

18 de Octubre de 2012 | 13:18 | EFE

Mientras en su pueblo de origen invierten en nuevas atracciones con el nombre de Mo Yan, el escritor insiste en permanecer austeramente en su casa familiar.

AFP

BEIJING.- Las autoridades de Gaomi, la remota ciudad natal de Mo Yan al noreste de China, planean hacer una inversión millonaria para transformar una zona recreativa de la localidad en un parque temático en honor al escritor, ganador del Premio Nobel de Literatura.

Según informó la prensa local, la inversión de más de cien millones de dólares tiene como objetivo reconvertir el área en la "Zona para la Experiencia Cultural Mo Yan", sin explicar si la iniciativa tiene o no el beneplácito del autor.

El fin es convertir Gaomi —donde en principio continúa Mo resguardándose del acoso mediático— en un foco de atracción turística, ya que muchos parajes de sus libros se inspiran en la localidad, y la mayoría de las historias recrean la vida del campesinado de la provincia (Shandong).

En honor a la obra más famosa de Mo, "Sorgo rojo", llevada con éxito a la gran pantalla, las autoridades piensan plantar 650 hectáreas de este tipo de grano, una iniciativa que recuperará una tradición que se había perdido en la década de los 80, ya que los agricultores no lo consideraban suficientemente fructífero.

Desde que Mo ganó el Nobel de Literatura hace una semana —decisión cuestionada duramente por otros intelectuales chinos—, China se ha volcado en el que considera el primer autor del país en recibir el prestigioso galardón, ya que no reconoce el que fue concedido en 2000 a Gao Xingjian, escritor de origen chino, pero nacionalizado francés y crítico con el régimen comunista.

De este modo, son muchas las historias y anécdotas que giran en torno a la figura de Mo, entre ellas las visitas de los vecinos a su jardín de Gaomi, donde un lugareño tomó una de las verduras que planta la familia del premiado y, reflejando el arraigo de la superstición en China, se la dio a comer a su hija para "que también pueda ganar un Nobel", según el "Beijing News".

Entretanto, Mo —cuyo último libro causó furor al salir a la venta en Beijing— se resguarda allí de su meteórica popularidad y apenas hace declaraciones a los medios, a quienes ya pidió que lo dejaran tranquilo.

En contraste con el derroche que la localidad ha desplegado en su honor —pensando en los posibles réditos económicos por venir—, el escritor sigue su línea de austeridad y se ha opuesto a que su antigua residencia en Gaomi sea renovada, ya que "se emplearía el dinero de los contribuyentes", apunta hoy el diario "Modern Express".

"Él se opondrá a cualquier renovación aunque haya ganado el Nobel. Es un personaje demasiado público, la gente debería mantener el perfil bajo", declaró el hermano de Mo al citado rotativo.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores