A la conquista de la cima metalera

El sábado 27 de octubre la agrupación mostrará en vivo los temas de su nuevo disco "Falling Angels", en el Centro Arte Alameda. Y aunque su currículo anota giras en el extranjero, trabajos con destacadosproductores y llenos totales en recintos, aseguran que aún hay mucho por recorrer. "Cada disco es una nueva partida", dicen.

25 de Octubre de 2012 | 13:11 |

"Tú te mueres y no llegaste a ser el súper hombre que quisiste ser. Nuestra función en cualquier rubro es siempre aprender, y con la banda siempre hemos tenido esa visión. Cada vez seguir superándonos, trabajar más duro. En ningún caso vamos a pensar que ya la hicimos. Siempre para nosotros un disco es una nueva partida. Ojalá lleguemos bien arriba, pero siempre pensando en que hay más cosas".

El que dice eso no es uno que esté partiendo. Ya repletó el Teatro Nescafé de las Artes junto a su grupo, hizo giras por Europa, tiene club de fans en Alemania y grabó con productores como David Prater, quien ha dirigido trabajos para nombres tan trascendentes como Dream Theater, entre otros.

Pero Erick Ávila, guitarrista y líder de Six Magics, vive una nueva partida junto a su grupo, uno de los nombres más activos y seguidos en el metal local, y que este año lanzó su quinto disco, Falling angels, un trabajo que se pasea desde el folk a lo sinfónico, y que presentarán en vivo el próximo sábado 27 de octubre en el Centro Arte Alameda ($7.000 a $15.000).

El disco fue producido por Ávila, quien confiesa haber llegado al estudio con las lecciones de Prater bien aprendidas. "Tras el disco que hicimos con él en Seattle y la gira que tuvimos en Europa, vimos que lo que mejor podíamos hacer era rescatar el virtuosismo de los discos anteriores, pero con toda la calidad y producción que aprendimos con David. Este disco es la mezcla entre esas cosas", dice.

El aliciente estuvo precisamente en las tocatas en el viejo continente, donde llevaron a categoría de certeza la convicción de que al metalero le gusta el virtuosismo por sobre muchas otros aspectos. "Cuando tocábamos nuestros anteriores temas, la gente se volvía loca, entonces dijimos 'no, esto no lo podemos perder, hay que rescatarlo'. Y lo hicimos de una manera más madura".

Pero ése no es el único balance. Otro equilibrio que trataron de plasmar en Falling angels es el estilístico, ampliando el rango del metal desde el folk-rock hasta las claves sinfónicas, pasando por, claro está, los solos pirotécnicos. "Cada uno es súper capo en lo que hace. El batero (Pablo Stagnaro) toca jazz, pop, tiene mucha versatilidad. Quisimos mostrar eso en este disco, pero a la larga el gran porcentaje es metal, es el fuerte. Hay matices, pero son las influencias que tenemos. Acá casi todos somos profes de música, así es que no podemos escuchar solo metal. Escuchamos de todo", explica el guitarrista.

El nuevo trabajo, además, refuerza la apuesta por la voz femenina de Elizabeth Vásquez. "Ella siempre ha estado con la banda porque fue la manager, y cuando cambiamos vocalista fue la primera que empezó a buscar a un hombre, hasta que a nosotros se nos ocurrió decirle 'por qué no lo haces tú'. Llevaba mucho tiempo con nosotros, tiene súper bonita voz, es profesora de inglés, tiene un inglés perfecto, y además está súper comprometida con la banda. Al principio ella no quería, la convencimos, y cuando le mostramos una grabación a David (Prater) dijo '¡pero por qué no pusieron a Elizabeth antes!' ".

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores