Sonora de Tommy Rey terminó sufriendo el rigor de las largas jornadas

Cerca de tres mil personas se mantuvieron hasta el final de la presentación de la orquesta, que repasó sus clásicos de siempre y se llevó la Gaviota de Oro.

01 de Marzo de 2013 | 10:33 | Por Sebastián Cerda, enviado especial a Viña del Mar

La Sonora de Tommy Rey cosecha sus trofeos en Viña 2013.

UPI

VIÑA DEL MAR.- El paso de La Sonora de Tommy Rey por Viña 2013 en rigor comenzó antes de la salida a escena de Patricio Zúñiga y compañía. Exactamente con el fin de la presentación de Albert Hammond, cuando se configuró el entorno que acogería a la orquesta tropical, con una severa merma de público.

Los vacíos en la Quinta Vergara eran evidentes cerca de las 02:30 de la madrugada, pero el director Álex Hernández lo resolvió con estrategia: Tras la premiación de las competencias, abrió la invitación para que quien quisiera en la galería pudiera bajar hasta el palco.

Seguro que se pudo concentrar a la gente para evitar vacíos en los planos de la transmisión, así como garantizar un ánimo que sólo la masa logra, pero la solución televisiva no debiera hacer que se siga ocultando lo evidente: Que el horario de salida del último artista en el Festival de Viña muchas veces roza lo absurdo.

Hasta la propia Sonora, hombres más que habituados al trasnoche, lo habían advertido en conferencia de prensa ("ojalá no nos topemos con el matinal"), pero esta vez no les quedó otra que pagar por este plato tantas veces roto.

Por suerte estos verdaderos obreros de la música local, que en instancias como el año nuevo suelen tocar de sol a sol, no pierden su poder por unas horas de más o de menos, por lo que las cerca de cinco mil personas que permanecieron en la Quinta Vergara (y que hacia el final ya eran tres mil) pudieron de todas maneras disfrutar con el cancionero y la voz oficial de la celebración criolla.

Con la prolijidad acostumbrada, la Sonora despachó piezas tan infalibles como "Daniela", "Un año más", "La parabólica" y "El entierro de Tite", que permitieron levantar una real fiesta en el palco, coronada con la petición de antorchas y gaviotas.

La última de ellas llegó luego de que Zúñiga, tal como 31 Minutos, parafraseara a José Luis Rodríguez y planteara que "a veces hay que escuchar la voz del pueblo". Y tiene razón: El "pueblo" festivalero hoy pidió con claridad un pájaro de oro para Tommy Rey, pero también dijo que no está dispuesto a transformar en regla el quedarse hasta las 04:00 de la madrugada pasando frío en la Quinta Vergara. A ver si eso también lo escuchan en la organización del evento.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores