Pablo Illanes vuelve a la silla del director con cinta de zombies:" No se parece a algo visto antes"

El guionista y productor lanzará este año una nueva producción chilena que explota el género, "Videoclub". La cinta, protagonizada por Luciana Echeverría y Pedro Campos, estrena este miércoles su tráiler.

03 de Abril de 2013 | 16:25 | Por Francisca González C, Emol

SANTIAGO.- Corre el verano de  1992 y en las calles de Santiago la ciudadanía intenta volver a acostumbrarse a la democracia. En Ñuñoa, un cinéfilo de 18 años llamado Miguel (Pedro Campos), trabaja en un videoclub y dedica su tiempo a dos cosas: ver películas y rodar cintas caseras con su amigo Mauro (Samuel González).  Miguel tiene una vida apacible, sin sobresaltos, pero esto comienza a cambiar cuando se pelea con sus padres, se enamora por primera vez y, para peor, se da cuenta que algo paranormal ocurre en su barrio.

Esta es la premisa de "Videoclub", la segunda película de Pablo Illanes como director y guionista, y la primera cinta chilena que explora la temática de los zombies desde un punto de vista "romántico". La producción hoy da a conocer su primer tráiler oficial antes de su estreno (ver recuadro lateral).

"Él es un tipo solitario, bastante introvertido", dice Illanes al referirse al protagonista de su nuevo proyecto. "Tiene problemas con sus padres (Berta Lasala y Daniel Alacaíno) porque en la última de sus películas aparece su hermana menor en topless, y eso para la época trae un montón de complicaciones, se arma  un escándalo familiar. En medio de esa serie de acontecimientos conoce a una socia del Videoclub, Daniela (Luciana Echeverría), de la cual se enamora perdidamente", explica el creador de la historia, quien en esta oportunidad sumó a Josefina Fernández (Los archivos del cardenal) como coguionista.

Mientras descubre una "vida más adulta", se da cuenta que en su barrio algunos de los socios del videoclub y algunas de las personas que lo rodean empiezan a comportarse de manera extraña. "A partir de eso se empieza a desarrollar una historia de suspenso, donde claramente hay posibilidades de que exista un holocausto zombie. Esto va avanzando hasta que se convierte en una pesadilla para todos los personajes, pero también va relatándose la relación amorosa entre Miguel y Daniela", señala Illanes.

Es así como la película se pasea por el romanticismo de una relación entre adolescentes y, a la vez, explora el inicio del contagio mundial de muertos vivientes en un periodo histórico complejo para el país, hecho que no cayó al azar.

"Quisimos situarla en 1992 por la nostalgia de la estética del videoclub,   y también porque hay una especie de paranoia con esta nueva democracia tras la dictadura. Está el temor de lo que puede suceder. Ese es un sentimiento que existía en ese momento, y que aquí está muy marcado por el personaje de Berta Lasala. Hay una desconfianza a los tiempos que corren, un miedo a volver a repetir el golpe militar. Hay un conservadurismo de los adultos a estos aires de cambio que comienzan a azotar a Chile en esa época",  señala el creador de algunas de las teleseries más exitosas de la televisión abierta.

Illanes subraya que para él fue importante contextualizar la cinta en esta época porque el formato "zombie" tiene que ir acompañado e un contexto social complejo,  que permita "hacer un análisis más profundo que no tiene que ver solamente con la sangre o ejecuciones".

El rodaje de la cinta concluyó en diciembre pasado, y el actor Samuel González recuerda el periodo como "intenso". "Grabamos muchos días seguidos, de madrugada, hasta tuvimos un entrenamiento porque yo tenía que usar un linchaco", dice. "Fueron jornadas intensas en las que lo pasé muy bien. Nos hicimos muy amigos, en general el equipo fue muy bueno y eso se debería ver reflejado en la pantalla", asegura el actor que recientemente participó en "El reemplazante".

Illanes coincide con González en la dificultad del rodaje, el cual fue más complejo que el de su ópera prima como realizador, Baby Shower.  "Acá además de tener una película con efectos especiales, teníamos un rodaje en la ciudad, una película de época en la que teníamos que tener cuidado con los autos, con las patentes, con todo lo que nos sacara del año 92, y además con extras, que siempre es un asunto difícil de asimilar. Fue un rodaje más acotado  (de 20 días) y eso es súper poco para una película de terror", señala, destacando que el resultado final es satisfactorio.

"Yo quedé contento, creo que la película está buena, que tiene muchos elementos, y que tiene como principal fortaleza que es novedosa, porque no se parece a algo visto antes", dice. La película está en su fase de post-producción y se estrenará a nivel nacional durante el segundo semestre de este año.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores