Muere creador de "Un año más", dueño de una las historias más paradójicas de nuestra música

Hernán Gallardo, autor de una de las piezas más tocadas y difundidas de nuestro medio, terminó sus años en la pobreza, en su natal Coquimbo. En el último tiempo, fue reconocido por su obra.

08 de Julio de 2013 | 17:01 | Emol

Gallardo y sus perros, su gran compañía en su casa de Coquimbo.

El Mercurio

SANTIAGO.- El nombre de Emiliano Hernán Gallardo Pavez aún suena desconocido para muchos. La historia de un compositor que firmó uno de los himnos infaltables de nuestra fiesta, pero que terminó en la pobreza, está en conocimiento de unos cuantos más. Pero el himno que marca a toda esta historia, "Un año más", ése sí es de dominio de todo chileno que alguna vez haya participado en una celebración.

Todos esos elementos se conjugan hoy, cuando desde Coquimbo llega la noticia de que el músico falleció a los 85 años este domingo, en la que fuera su ciudad natal y de residencia, por causas naturales.

Su trayectoria en la industria local comenzó en 1940, cuando con apenas 12 años comenzó a trabajar en Radio Riquelme, como jefe de programa, libretista, controlador, asesor artístico y pianista oficial.

Luego, ya en su juventud, se convirtió en pianista del casino de juegos de Peñuelas, antes de trasladarse a Santiago para desempeñarse en Radio Minería y en numerosos locales nocturnos de Santiago y de su región de origen. También en bandas como Los Llanos Serenaders y Quinteto del Mar.

Sin embargo, fue en la composición donde más destacaría, gracias a canciones como "El cartero de amor", "En tren me voy" y "La pololita", entre otras de un total estimado en cerca de dos mil piezas. Y entre todas ellas hay una que sobresale con creces: "Un año más", una de las más difundidas de nuestro catálogo, y transformada en himno oficial de las celebraciones locales de Año Nuevo.

El tema no sólo fue grabado por agrupaciones como Los Vikings' 5, La Sonora Palacios, La Sonora de Tommy Rey, y Giolito y su Combo, entre otras. Además musicaliza hasta hoy notas televisivas sobre la festividad y spots radiales alusivos, entre otros incontables productos.

Sin embargo, en 2003 salió a la luz la gran paradoja de esta historia: Gallardo, su autor, vivía en la pobreza y el olvido en una mediagua de Coquimbo, sólo con los derechos de autor que le daba su gran obra como único sustento. A veces podían ser $80 mil, otras $200 mil. Pero en períodos bajos, lejos de Año Nuevo, la cifra podía ser de apenas $30 mil.

La canción la compuso a inicios de los 70 para el grupo Los Cumaná, quienes ni la tocaron ni la grabaron. Luego fue rescatada por Macalunga, pero sin éxito. Hasta que un día de 1979, mientras el propio Gallardo la tocaba al piano en el restaurante Alcázar de Santiago, un integrante de la Sonora Palacios la escuchó. Y el resto es historia conocida.

En los últimos años, el destape de la historia de Gallardo reavivó el ánimo por reconocerlo. Así, en 2010 fue nombrado socio permanente de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), y en 2012 fue declarado como parte del "Patrimonio Inmaterial" de la región de Coquimbo, por parte eel Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Sus funerales comenzarán mañana a las 10:30 horas en la Iglesia de San Pedro, en la Plaza de Armas de Coquimbo, para luego llevar a cabo el entierro en el Cementerio Municipal de la ciudad.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores