Con exposiciones y debates se recordará los 10 años de la muerte de Roberto Bolaño

Autor de "2666" y "Los detectives salvajes", el escritor nacional desafió primero el canon literario de autores como Octavio Paz y que luego buscó corroer la propia novela cervantina.

12 de Julio de 2013 | 06:58 | DPA

SANTIAGO.- El décimo aniversario de la muerte del escritor Roberto Bolaño será recordado este domingo con actos en Chile, debates en las calles mexicanas que forjaron su mundo literario y exposiciones en Barcelona, la ciudad donde vivió su madurez narrativa.


Su amiga de toda la vida, la pintora estadounidense Carla Rippey, viajará hoy a Santiago para arrojar luz sobre los orígenes del infrarrealismo, nacido en el "living" de su casa con las plumas de Bolaño y Mario Santiago Papasquiaro.


Como sus propias novelas, transcurridas en tiempos y latitudes dispersas e imposibles, los homenajes a Bolaño desbordan países, estéticas y formatos, desde el cine hasta el folleto académico.


Autor de "2666" y "Los detectives salvajes", Bolaño fue un escritor que primero desafió el canon literario de autores como Octavio Paz y que luego buscó corroer la propia novela cervantina.


"Esas son peleas de verdad", dijo sobre estas obsesiones literarias antes de morir, producto de una insuficiencia hepática que lo tuvo diez días en coma en el municipio catalán de Blanes, su última residencia.


Hijo de un boxeador y una profesora, su obra abarcó asesinos que defecan en iglesias, escritores de pasado nazi, académicos temerosos, putas asesinas y narcotraficantes mexicanos. Su escritura estuvo siempre al borde del abismo, alzando una antiética liderada por su alter ego, Arturo Belano, como dijo el escritor Jorge Volpi.


En Bolaño, como en los bordes de la creación, todo es muerte y locura, en una humanidad que como una cárcel devora los rastros de su propia cultura. "La inmortalidad no existe, Shakespeare será olvidado", dijo alguna vez.


Ganador de los premios Herralde (1998) y Rómulo Gallegos (1999), su amigo y crítico Ignacio Echavarría lo cree un ícono de América Latina, como los argentinos Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.


Para el escritor chileno Jorge Edwards, Bolaño concluyó de hecho una travesía literaria latinoamericana iniciada en la independencia modernista de Rubén Darío, ampliada en el mundo borgeano y reinventada por el autor de "La literatura nazi en América".


Un mundo y estilo literario que marcó la muerte del realismo mágico y el "boom" latinoamericano, expresado en las obras de Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y José Donoso.


La obra de Bolaño, cuyo apellido significa proyectil de piedra, fue de hecho un disparo terminal a la estética del consenso literario amalgamado entre la novela fantástica y el relato social.


El infrarrealismo, que luego abandonaría y ampliaría, fue un intento por "volarle los sesos a la cultura oficial", como pedía su primer impulsor, el pintor chileno Roberto Matta.


Para el escritor Juan Villoro, el infrarrealismo determinó de hecho a Bolaño como escritor "de la misma forma que el alejamiento de la corriente le permitió iniciar su carrera como novelista".


A diez años de su muerte, Bolaño sobrevivió de hecho al infrarrealismo, creando un séquito de idólatras que lo siguen con la misma obstinación que sus personajes adoraban al inubicable Benno von Archimboldi o la renegada Cesárea Tinajero.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores