Álex de la Iglesia retoma su humor más retorcido en nueva cinta: "Quise reírme de la guerra de sexos"

El director de "El día de la bestia" vuelve a sus raíces con "Las brujas de Zugarramurdi", película que se lució en el Festival de San Sebastián.

26 de Septiembre de 2013 | 16:06 | DPA

El director dice que le ''encanta'' que digan que su nueva producción muestra a un ''Álex en estado puro''.

EFE.

SAN SEBASTIÁN- El cineasta español Álex de la Iglesia estrenará mañana en su país "Las brujas de Zugarramurdi", cinta con la que vuelve a explotar su humor más negro, como el que expuso en películas como "Acción mutante" o "El día de la Bestia".


La película sigue a dos improvisados ladrones de una tienda compradora de oro en Madrid, Tony (Mario Casas) y José (Hugo Silva). En una apresurada huida a Francia, conocen a un taxista aficionado al ocultismo. Los tres tienen sus motivos para desconfiar de las mujeres, pero para cruzar la frontera deben pasar por un pueblo con una terrible leyenda negra sobre brujería. Y ellos van cargados con 25 mil anillos de oro.


Carmen Maura, Terele Pávez y Carolina Bang representan a tres generaciones de una familia de brujas capaces de caminar por el techo y adictas al "elixir" de sapo. Los tres fugitivos caerán  en sus redes, víctimas de una sed de venganza contra los hombres para reinstaurar el reino de la diosa madre.


"Quise reírme de la guerra de sexos, de lo tontos que somos los hombres y lo malas que pueden ser algunas mujeres", explica De la Iglesia al hablar de la cinta. No obstante, su película es también una particular historia de amor, aunque no hay que engañarse: "En el fondo, el amor es una relación de poder, una confrontación entre dos personas que se necesitan tanto que no pueden vivir el uno sin el otro".


El ganador del León de Plata en Venecia por "Balada triste de trompeta" dice que le "encanta" que digan que su nueva producción muestra a un "Álex en estado puro".


De la Iglesia cuenta que el origen de la película está en todos los libros de filosofía y antropología que no se leyó en la universidad, y que acabó devorando más tarde. Ahí estaban las teorías sobre el matriarcalismo vasco de Julio Caro Baroja y las historias sobre los aquelarres que aún se celebraban en la España de los 50.


Además, quiso rescatar la historia de Zugarramurdi, un pueblo navarro en la frontera con Francia donde en 1610 fueron acusadas de brujería 40 vecinas, de las que 12 acabaron en la hoguera. Es el Salem español, "sólo que en Salem realmente no ocurrió gran cosa", afirmó. "El concepto actual de brujería procede de lo que contaron estas sorgiñas ante el Santo Oficio".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores