Francisco Ortega publica en formato digital su nueva novela, "El Verbo Kaifman"

Según su autor, es la edición mejorada y extendida de "El Número Kaifman", de 2006. El escritor habla en detalle de los motivos que lo llevaron a relanzar esta historia.

25 de Noviembre de 2013 | 10:55 | Por Alberto Rojas

SANTIAGO.- Una conspiración a escala mundial, ovnis en el sur de Chile, antiguos secretos nazis y un grupo hermético con agenda propia al interior del Vaticano. Estos eran los principales elementos de "El Número Kaifman", la novela que el periodista y escritor Francisco Ortega publicó en 2006, marcando un antes y un después en el mercado literario local. Es que las novelas con perfil de best seller no han sido muchas en Chile. Y los lectores, en ese entonces, respondieron agotando todas sus ediciones.

Hoy "El Número Kaifman" revive convertido en "El Verbo Kaifman", la versión corregida y extendida de la novela original, que en muchos aspectos se lee como una novela completamente nueva.

"Esto es un hibrido entre un corte de director de 'El Número Kaifman' que incluye la precuela y la secuela en un solo texto. Es un libro nuevo que existe a partir de un libro ya existente, por eso la opción del cambio de título. Puede leerse tanto como una segunda parte como la versión definitiva del libro ya publicado", afirma Ortega ("Mocha Dick", "1899") sobre esta novela editada exclusivamente en formato digital por eBooks Patagonia.

Desde hoy "El Verbo Kaifman" ya se puede encontrar en tiendas como Amazon (US$ 7,99) y LibrosPatagonia ($ 4.990) además de iBookstore y Barnes&Noble, entre otros retails digitales.

"Se arreglaron incoherencias, se hizo más atemporal la tecnología mencionada para que estos datos no hicieran envejecer el libro, se agregó mucho desarrollo de personajes, su vida, presente y pasado, para que tuvieran más peso y no fueran solo funcionales", agrega. "Además, se sumó un capítulo ambientado en la Isla Friendship que en 2006 fue pensado, pero no escrito".

-¿Por qué decidiste retomar esta trama y ampliarla, tanto en complejidad como extensión?
-La inspiración fue de Javier Sierra, quien hizo lo propio con "La dama azul", y de Stephen King, con "La danza de la muerte". En el caso de Sierra es una novela totalmente nueva, rehecha de la base de la original, en la que sin embargo mantuvo el nombre; lo de King es más particular, porque al menos en español la versión extendida y definitiva de "La danza…" fue renombrada "Apocalipsis".
 
-La historia tiene todos los elementos propios de los best seller estadounidenses. ¿Qué autores sientes que te han influenciado?
-La novela nació como una petición del editor de Planeta de ese entonces de crear una respuesta chilena a Dan Brown, así que hay harto Brown en ella. Pero también pseudociencia a lo Powells, Bergier y Erich Von Daniken; también al Umberto Eco de "El péndulo de Foucault", Ian Fleming en lo que es estructura de capítulos cortos y rápidos de leer, y por supuesto Hugo Silva y su "Pacha Pulai", de la cual siempre he dicho esta novela es una especie de versión moderna.

-¿Qué clase de misterios encontrarán los lectores en este nueva novela?
-Hay hartos misterios, harto folklore y hasta "conspiranoia local", pero a nivel masivo me las juego por estos seis: la Ciudad de los Césares, el evento Tunguska, los Haunebus (llamados los Ovnis de Hitler), los tesoros del Reich perdidos tras el final de la 2ª Guerra Mundial; la verdad respecto de la Isla Friendship y la Operación Highjump de 1947, realizada por el Almirante Byrd en la Antártica.
 
-En tu libro Chile calza muy bien dentro de una trama de antiguos misterios de implicancias mundiales. ¿Por qué crees que no se ha explorado más el thriller con toques locales?
-Esperemos que eso empiece a cambiar. Las novelas de El Autor ("La semana en que se juntan los siglos") van por esa línea, también el thriller histórico "El Factor Q", de Juan Carlos Dörr, e incluso "Lluscuma", de Jorge Baradit, que es un thriller con elementos sobrenaturales que además juega con nuestra política reciente. Creo, eso sí, que hay mucho material ahí afuera para crear muchas historias acerca del Chile que desconocemos y que perfectamente funciona como escenario para thriller a nivel mundial.
 
-"El Verbo Kaifman" se publica solo en formato digital. ¿Es una apuesta editorial o consideras que el libro impreso ya es cosa del pasado?
-Por ahora solo digital. No, ni apuesta ni nada, muchos menos cosa del pasado. No niego el futuro del ebook, pero soy fan del impreso, siempre lo preferiré. La cosa es que "El Verbo…" se paseó por algunas editoriales y no hubo interés al tratarse de un libro ya editado (aunque fuera una nueva versión); una de ellas vio las posibilidades, pero para 2015 y a mí como autor eso no me convenía. Lo curioso es que del libro se supo en Frankfurt y hay interés de una editorial española de sacarlo en papel allá, pero no adelantaré más.
 
-¿Sientes que este proyecto era una deuda pendiente como escritor?
-Más que una deuda pendiente, era un prerrequisito a "La Cuarta Carabela", novela que de una forma bastante particular es secuela de "Kaifman" y que se publica el próximo año. Además, "Kaifman" no estaba disponible. Planeta agotó la edición y no estaba en sus planes reeditarla. Y entremedio, con las apariciones de "1899" y "Mocha Dick", hartos lectores pedían "Kaifman" sobre todo porque el libro está bien catalogado y reseñado en Goodreads. Así que me animé y me puse a trabajar en una versión definitiva y final del libro.

-¿Y puedes adelantar algo de la trama de "La Cuarta Carabela"?
-Es una mezcla entre novela histórica y thriller de conspiraciones. Ocurre de forma paralela en 1841 en Perú, durante la muerte de O'Higgins y en el presente, entre EE.UU., Europa y Sudamérica, y gira entera alrededor de dos misterios. El primero es el verdadero propósito de la Logia Lautarina, el grupo paramasónico fundado por Francisco de Miranda del cual formaron parte los grandes caudillos de la independencia de EE.UU. El segundo es el enigma de la "cuarta carabela" de Cristóbal Colón, nave que se perdió en 1492 y que traía una importante reliquia al Nuevo Mundo; la pista está en las velas de esas naves, ya que son el escudo de los Templarios. El protagonista es un autor chileno que está escribiendo una novela llamada "La Cuarta Carabela", que descubre que otros autores de thriller alrededor del mundo están escribiendo la misma novela y algunos de ellos comienzan a ser asesinados.

Descarga aquí un adelanto de "El verbo Kaifman".

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores