Jason Mraz cumple desde hoy su promesa: "Me gusta estar presente, conectado con los fans"

Después de once años, cuatro discos y dos Grammy, el cantautor norteamericano alista su debut en Chile, con antesala esta misma jornada de la mano de una actividad social. Para su show del lunes, ya hay más de ocho mil entradas vendidas.

04 de Diciembre de 2013 | 08:31 | Por Sebastián Cerda, Emol

Mraz se presentará el lunes 9 de diciembre en Movistar Arena.

Reuters

SANTIAGO.- "Afortunadamente está pasando este año", dice al teléfono Jason Mraz, intentando abrochar una explicación. El cantautor norteamericano cuenta once años de trayectoria, abiertos con un disco debut que ya en 2002 le permitió conocer el éxito, gracias a sencillos como "The Remedy (I won't worry)".

El curso regular para cualquiera en este acelerado siglo habría indicado comenzar lo antes posible con la expansión, y agendar visitas en cuanto lugar se pudiera. Pero la demanda por el artista pareció suficiente en el Hemisferio Norte, por lo que no fue hasta este año, ya con cuatro discos editados, que el nombre de Mraz pudo figurar en nuestra cartelera de conciertos.

"He tenido muchas invitaciones en estos años para visitar diferentes países, y eso toma un tiempo para organizar a la banda, el equipo, y que cada uno de los involucrados marque la diferencia", se excusa el norteamericano en conversación con Emol. Sin embargo, quiere pagar su deuda con intereses: "Probablemente en Chile agreguemos la invitación para recibir a los fans", promete.

Porque Jason Mraz habrá pegado en un nicho juvenil, primero, y filo-romántico, después, gracias a canciones de tono alegre y playero, en las que se mezclan géneros como el folk y el reggae. Sin embargo, en sus planteamientos se aloja una filosofía de evidente resabio hippie, con la reiteración constante de la necesidad de conectar con el público y su espíritu. Cuanto más directo, mejor.

"Puedes mirar los registros y ver si los discos están vendidos, pero lo que realmente importa es si la gente está escuchando la música y teniendo una conexión con la música. Por eso me gusta ir y estar presente, conectado con los fans. Eso es lo que me motivó hace algunos meses para finalmente organizar un show, allá en Santiago".

Parte de eso se verá en su concierto del próximo lunes 9 de diciembre en Movistar Arena (que ya tiene más de ocho mil entradas vendidas) y hoy mismo, cuando el ganador de dos Grammy visite una escuela de reinserción educativa del Hogar de Cristo, en la comuna de la Granja.

"Tenemos diferentes culturas, pero nos conectamos en el ritmo, las melodías, la música, las canciones. Eso nos permite superar todas las barreras políticas y geográficas, y conectarnos a través del espíritu. Así es que tener la oportunidad de ir tan lejos de casa y conocer nuevos lugares es realmente enriquecedor. Es un tremendo honor para mí ir allá", agrega.

Para su show, en tanto, adelanta que recorrerá sus cuatro discos, aunque "sé que es importante tocar los hits. Haré lo mejor durante el tiempo que me den, pero siempre procuro mantener la apertura y la espontaneidad, porque no sé que querré cambiar una vez que esté en Chile, qué me hará sentir la gente, la energía. Incluso el clima puede incidir en lo que toquemos ese día. Es una combinación de cosas preparadas y no preparadas, en función de hacer un show verdadero y único en su clase".

El viejo Jason y el nuevo Jason

Treinta y seis años y cuatro discos, con el primero de ellos editado a los 25. Un recorrido inserto en una etapa esencialmente vertiginosa es el que ha registrado Jason Mraz, y el mismo cantautor explica que ése es el bagaje con que llega a esta primera actuación en Chile.

"En mi primer disco quería hacer algo verdadero, pasarlo bien. Y como ese disco tuvo éxito, fui un poco absorbido por la industria musical. Viendo hacia atrás, el siguiente disco está muy vinculado a la industria, traté de satisfacer a todas las partes, caí en la trampa de hacer lo que pensaba que querían mis jefes, o lo que quería la audiencia. Fue un período un poco oscuro, no me sentía tan honesto promoviéndolo", confiesa.

Hoy reconoce haber aprendido las lecciones de ese proceso, lo que le ha permitido seguir ligado a la industria, pero sin transar sus principios: "Es interesante, y cuando veo la trayectoria de otros artistas, sé que están teniendo una experiencia similar. Es reconfortante saber que eso está pasando, porque pienso que estamos en la música para ir hacia un lugar más espiritual". Por lo mismo, no ha dudado en defender las causas en las que cree y, entre ellas, la última que ha abrazado con firmeza es la del matrimonio igualitario.

-Ése es un tema muy presente hoy en Chile. Estamos en pleno proceso de elecciones, y ese punto es uno de los que ha marcado la diferencia entre las candidaturas. ¿Qué le dirías al respecto a quienes buscan llegar al poder?
-Creo que apoyar el matrimonio igualitario y apoyar la igualdad de gays y lesbianas, es un paso necesario en la evolución. Una cosa es tener reglas para los negocios y el comercio, pero decidir en manos de quién pongo mi corazón no es asunto de otros. No daño a nadie si doy mi amor incondicional a otro. Es muy importante que los gobiernos den a sus ciudadanos la libertad de elegir, de amar a quien elijan amar. Mantener a gays y lesbianas como ciudadanos de segunda clase no prevendrá que la gente sea gay o lesbiana. Si elegimos no dar igualdad de derechos sólo continuaremos con esta horrible discriminación. Somos hermanos, hermanas, padres, jefes, compañeros de trabajo... todos merecen el mismo trato en este planeta, cada uno.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores