Jorge Alís se consagra con la primera Gaviota de Oro en el humor

El comediante se destapó con una rutina centrada en su carácter de argentino residente en Chile, e instaló su nombre en la lista de triunfadores del certamen.

25 de Febrero de 2014 | 08:30 | Por Karen Cordovez, enviada especial a Viña del Mar

VIÑA DEL MAR.- Jorge Alís se destapó en su debut en el Festival de Viña del Mar y se convirtió esta noche en el primer humorista de la presente versión que se lleva los cuatro premios que entrega el certamen: Antorchas y Gaviotas de Plata y Oro.

Alís arribó a Viña 2014 como una de las grandes apuestas en el humor, pues era poco predecible cómo iba a reaccionar el público ante una rutina de stand up comedy, estilo de comedia muy pocas veces visto en la Quinta Vergara (quizá la única excepción sea Coco Legrand).

Era poco más de medianoche cuando entró raudo al escenario y generó marcadas pifias, debido a que lucía una especie de camiseta de la selección argentina, la que fue reemplazada rápidamente por la de la "Roja" cuando contó que luego de 17 años en nuestro país ya se siente un chileno más.

Comenzó su rutina riéndose de sí mismo, con bromas alusivas a su condición de trasandino y con la ayuda de un par de chistes cortos, cargados al humor negro, desató rápidamente las carcajadas de la audiencia que en menos de cinco minutos ya le brindaba los primeros aplausos.

En su relato se rió de nuestra idiosincrasia, de la de sus compatriotas, de los uruguayos, colombianos y bolivianos, y lo hizo siempre con mucha agudeza, aunque a ratos fue un poco "pasado para la punta" e incluso algo soez.

Se tomó la licencia de reírse hasta del presidente Sebastián Piñera. "Me da pena, con tanta plata que tiene y todo, pero es que lo veo con esas manitos tan cortitas", dijo mientras recogía los brazos, lo que generó risas por doquier, tanto como cuando interpretó la famosa "cumbia papal" que hace unos meses fue un suceso en YouTube.

Su presentación se vio potenciada por su particular histrionismo, el que no podría haber sido apreciado a cabalidad desde galería sin el apoyo de las tres pantallas gigantes instaladas en el anfiteatro.

Había llegado casi a la mitad de su rutina cuando dio inicio a un bloque en el que realizó un paralelo entre la mujer argentina y la chilena, logrando de ahí en más que las risas fueran constantes durante su show.

Cuando cumplía poco más de 40 minutos sobre el escenario, una torpeza de quienes dirigen el Festival cortó de manera abrupta el vuelo del argentino y causó la estupefacción del público, cuando Rafael Araneda y Carolina de Moras ingresaron a escena sin que Alís haya esbozado el momento de una pausa.

La Quinta reaccionó con ira, criticando lo sucedido con fuertes pifias, mientras el trasandino miraba lo que ocurría algo impávido. Las silbidos de molestia dieron paso rápidamente a una ovación y la solicitud masiva de Antorchas para el actor, quien no ocultó su emoción ante tremenda muestra de aprobación, y estuvo al borde de las lágrimas. Su cara hablaba por sí sola.

Tras la entrega de los primeros trofeos de Plata y Oro el público exigió a gritos "¡que siga!", a lo que los conductores no tuvieron más que acceder, quizás conscientes de que habían cometido un error al realizar el imprevisto corte.

Jorge Alís continuó con su presentación con el público completamente a sus pies. Tanto, que una vez que finalizó su presentación lo premiaron con una Gaviota de Plata y la primera de Oro para un humorista en Viña 2014.

Su actuación no sólo fue un éxito en la Quinta, sino que también en la transmisión televisiva, logrando un rating promedio de 39, 9 puntos y alcanzando un peak de 42 unidades cuando el reloj marcaba las 00:50 horas.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores