Viña 2014: Los nombres y escenas que recordaremos del Festival que se fue

Desde el triunfo de Jorge Alís al peak de Ana Gabriel, pasando por el fracaso de Ruddy Rey y el anti hito de Yandar y Yostin. Una vez más el certamen ofreció de todo, y aquí lo recordamos.

01 de Marzo de 2014 | 16:44 | Por Sebastián Cerda, Emol.
Luciano Riquelme. El Mercurio.

VIÑA DEL MAR.- Viña 2014 ya es recuerdo. El último Festival en la primera era de CHV como organizador finalizó anoche, dejando una vez más escenas para engrosar la particular historia del certamen.

En los días previos, los llamados a inscribir su nombre en lo más alto eran contados, sin embargo, el fin de estas seis noches siempre trae lugar para sorpresas. Así, el resumen de la última edición puede ir más allá de Ricky Martin y Rod Stewart, las grandes cartas de la nómina, que por cierto brillaron en sus turnos, y respondieron con creces a la ansiedad ambiental que los rodeó.

O de La Ley, los llamados a marcar uno de los hitos, con una reunión que tuvo en Viña su largada, y que condimentaron con altas dosis de emotividad, rock y nostalgia.

Porque Viña encuentra también sus mejores momentos en las sorpresas, en los márgenes en que lo inesperado emerge y se apodera de la Quinta Vergara. Y es ahí mismo donde también suele aparecer la otra cara, la de las polémicas y fracasos, que también dejan momentos para el recuerdo de una audiencia a la que no por nada le gusta el mote de "Monstruo".

Viña 2014 también tuvo de eso: Tensión, polémica, víctimas, ganadores y perdedores, y aquí invitamos a recordarlos.

  • Lo que deja Viña 2014
  • El peak de Ana Gabriel


    El peak de rating en esta edición no fue para ningún humorista: Por primera vez en varias temporadas, una figura del apartado musical se llevó el privilegio. Quien podrá contarlo es la mexicana Ana Gabriel, quien anotó 48 puntos casi a la medianoche, mientras que su presentación promedió altísimas 42,3 unidades. Fue la prueba remota del acierto en fichar a una figura a veces dejada de lado por los medios masivos, pero que nunca ha cedido su lugar en la fibra misma de sus fieles seguidores chilenos.
  • El triunfo de Jorge Alís


    Siempre alguien tiene que llevarse el título de "gran ganador" de estos seis días, y si hay uno al que le cae bien esta vez, ése es el comediante argentino. Desconocido por la gran mayoría, el humorista llegó al evento con las inseguridades clásicas para quien ocupa su lugar en la Quinta Vergara. Sin embargo, las sacudió pronto, y logró conquistar al público con una rutina fresca y dinámica, centrada en su dicotomía chileno/argentino, y en la que hasta sus gruesos garabatos pasaban colados. Con su actuación, Alís se puso de una vez en la zona más visible del mapa humorístico local, por lo que seguro seguiremos viéndolo.
  • Un caso único: Yandar y Yostin


    Su propuesta artística no da ni para evaluaciones. La presencia de los colombianos en Viña 2014 resultó tan desconcertante como penosa, y se instaló definitivamente como el gran bochorno de esta edición del certamen. Desde antes de su arribo fueron motivo de burlas transversales, y su llegada al evento no hizo más que confrontarlos a ellas. Las antorchas que cerca de mil personas les entregaron a las 4:20 de la madrugada (habían salido a las 04:00) constituyeron una verdadera sátira.
  • La debacle de las Competencias


    Puede que los organizadores insistan en que han hecho de todo por subirles el nivel y darles mayor trascendencia, pero lo cierto es que los certámenes folclórico e internacional cada año parecen adquirir mayores aires de lastre en el programa fesivalero. Esta vez no fue la excepción, y la evidencia estuvo en canciones de bajísimo nivel, y en salidas a escena incluso a las 03:15 de la madrugada. La SCD llegó a proponer su eliminación, pero si el rechazo a esa alternativa persiste, una reingeniería mayor (incluyendo la convocatoria a compositores de mayor prestigio) es la única opción de salvar el último resabio original del Festival.
  • Señora Laura Pausini


    Cuando todos esperaban a Rod Stewart y Ricky Martin, la italiana avanzó por los palos y se matriculó con uno de los mejores shows de esta edición de Festival. Con electricidad, romanticismo y empatía, Pausini demostró que tenía todo para ser considerada entre las grandes cartas de esta edición. Sus antorchas y gaviotas fueron de las pocas que cayeron por aclamación.
  • Nueva dupla en la animación


    Tras el clima de tensión que parecía respirarse en los años de Eva Gómez, esta vez el relajo se transmitía. Rafael Araneda y Carolina de Moras mostraron fiato y complicidad, pese al peso desigual que ambos evidencian: Mientras el animador filtra tranquilidad, oficio y arraigo en el escenario, su compañera no logró dejar atrás los trastabilleos, lagunas e inseguridades, aunque le sobraron ganas. ¿Punto a mejorar? El exceso de entusiasmo que por momentos los sigue capturando, y que los lleva a soltar frases como la del "padre del rock argentino" (Fito Páez).
  • Se rematan los premios


    Obviando a Yandar y Yostin, no hubo nombre del apartado musical que no se llevara el stock completo de galardones. Si uno no conociera mucho este evento, y tuviera que hacer una correlación rápida de aquello,
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores