Actriz transexual y Rosa Ramírez destapan tabúes en cinta que se estrenará a fin de año

"La visita", del director Mauricio López Fernández, compite en el apartado nacional del Festival de Valdivia antes de su debut comercial en diciembre.

09 de Octubre de 2014 | 09:41 | Por Francisca González, enviada especial a Valdivia

Una familia conservadora es el entorno de ''La visita'', cinta que va por el Pudú en Valdivia y que llegaría en diciembre a los cines.

FIC Valdivia

VALDIVIA.- A lo lejos se oye el sonido de nudillos golpeando una puerta. Rosa Ramírez, aquí interpretando a una madre que trabaja como ama de llaves de una familia acomodada, evita acercarse. No quiere abrir. No quiere ver a su hijo convertido en mujer. No quiere reconocer los ojos de su primogénito en aquella joven llamada Elena.

La escena inicial del primer largometraje de Mauricio López Fernández, "La visita",  introduce la compleja relación entre una madre y su hija transexual, cuando se ven obligadas a reunirse tras la muerte del padre. La producción encabezada por la actriz transgénero Daniela Vega, junto a la reconocida integrante del Gran Circo Teatro, se estrenó en el Festival de Cine de Valdivia, donde aspira al Pudú de la competencia nacional.

Además de abordar una temática que pocas veces se expone en cine —como es la transexualidad—,  la cinta también indaga en la idiosincracia sexual y familiar de los sectores más conservadores. Infidelidad, machismo, cinismo y problemas de comunicación son representados por los personajes creados por López, especialmente por los patrones de la casa, Teresa y Enrique (interpretados por los argentinos Claudia Cantero y Paulo Brunetti).

Por esto, para López es importante subrayar que su cinta "dice un montón de cosas que son tabú en Chile, especialmente en el área de la sexualidad". Y para dejar en evidencia esos tabúes recurre al personaje de un niño que observa todo su alrededor y, aún sin entablar un diálogo, logra ser el único que percibe aquellos tabúes.

"El personaje del niño es mi mundo. Es lo que yo viví, es como yo veo el tema", explica este director, quien ha reconocido abiertamente su homosexualidad. "Si bien vengo de una familia muy conservadora, siempre tuve una mentalidad bastante abierta. Y cuando me di cuenta de que era gay, viví el proceso que enfrenta el niño en la película", cuenta.

Tal como ese personaje es autobiográfico para el cineasta, el rol de Elena también representa la transexualidad de su intérprete, Daniela Vega. "Cuando la conocí supe inmediatamente que tenía que ser ella la protagonista", cuenta el cineasta. Y quiso que fuera así porque "Daniela es muy lúcida con respeto a la transexualidad y tiene un discurso muy potente. Y yo quería que eso fuera expuesto en la película".

La producción chileno-argentina se exhibió en el certamen a pocos meses de su debut comercial, el cual debería confirmarse para diciembre.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores