Pablo Larraín adelanta el mundo de "curas perdidos" de la película que estrenará en mayo

La nueva cinta del realizador nominado al Oscar, "El Club", aborda algunos elementos de su obra teatral con Roberto Farías, "Acceso". La película debutará en Chile el 28 de mayo y competirá la próxima semana en el Festival de Cine de Berlín.

03 de Febrero de 2015 | 15:03 | Por Francisca González Castillo, Emol

Larrain y elenco de "El club" se preparan para la Berlinale

SANTIAGO.- Con una historia que logró mantener en secreto por más de siete meses, el director nacional Pablo Larraín debutará el próximo lunes en la competencia oficial del prestigioso festival de cine de Berlín. El nominado al Oscar por "No" exhibirá allí un relato que explora la vida de cuatro sacerdotes que intentan extinguir sus pecados en el encierro.  En una casa aislada a un lado del litoral costero de la sexta región cumplen con una estricta rutina que es vigilada de cerca por una monja que  no irradia luz, sino que misterio.

"En Chile hay sacerdotes que son razonables, respetables, que están efectivamente en un camino a la santidad. Hay curas que están en procesos judiciales, y hay otros curas que están perdidos. Y este club es el de los curas perdidos, que la Iglesia los saca de allí para siempre, hasta que se mueran. Están en este espacio de oración, de penitencia", explica el realizador a pocos días de partir a la Berlinale.

Larraín cuenta que la tensión en la historia se produce con "la llegada de otro cura que es enviado a la casa". Antes de su arribo, había orden al interior del grupo, pero con su presencia "ese club se rompe".  Los cinco sacerdotes son interpretados por Jaime Vadell, Alejandro Sieveking, José Soza, Marcelo Alonso y Francisco Reyes. El rol de la religiosa, por otra parte, queda en manos de la esposa de Larraín, Antonia Zegers.

"Estos curas son muy frágiles por separado, pero  al estar juntos son muy peligrosos, porque quieren proteger su cotidianeidad, quieren proteger lo que ellos hacen", indica el director, quien recalca que la cinta provoca "una pequeña angustia" al espectador. "Pensar que esa gente, que ha hecho esas cosas (delitos), está ahora en la playa viviendo su vida, genera cierta angustia.  Hay una coexistencia entre una cárcel —porque tienen un ritmo, tienen reglas, no pueden salir de allí—, pero al mismo tiempo están viviendo frente a una maravillosa playa en el mar".

"El club" se rodó durante tres semanas, entre julio y agosto del año pasado.  Larraín quería que los personajes fueran espontáneos, por lo que optó por entregarles el guión de cada escena sólo unas horas antes del rodaje. Si las secuencias eran largas, les pasaba el texto el dia anterior.

"Los actores tenían una idea del marco de la historia, pero no el detalle. Eso permitió un rodaje en que fueron capaces de capturar—junto a  Sergio Armstrong, el fotógrafo— esa espontaneidad de los personajes. Y desde luego acá hay gente que tiene mucho oficio.  No creo que todos los actores puedan hacer eso, porque se requiere de mucho oficio. Para eso tienes que tener experiencia , sólo así puedes controlar un personaje del que sabes poco. Darle poca información al actor, y darle intriga, requiere de ciertas herramientas que permitan ejecutarlo de manera interesante", señala el co-fundador de la productora Fábula.

Jaime Vadell se suma a las palabras de Larraín, y subraya que la cinta "tiene que ver con la angustia existencial de esta gente".  El actor cuenta que el contexto de los sacerdotes de la película "es muy jodido", y añade que en esta nueva obra del cineasta "hay un estudio profundo en lo anímico, hay un afán de conocer cómo vive una persona sometida a una situación tan jodida".

La marginalidad de quienes no tuvieron "acceso"

La cinta también cuenta con la participación de Alfredo Castro, Alejandro Goic y Roberto Farías. Este último revive en el filme la esencia de Sandokán, el personaje que interpretó en la obra de teatro "Acceso". En dicho montaje —dirigido por Larraín y escrito por el actor junto al cineasta—, Farías dio vida a un vendedor ambulante marginal que, por falta de oportunidades, quedó a la deriva, sometido a los abusos de la política, de los empresarios y de la Iglesia.

"Mi personaje no es cura. Es un personaje marginal, que es lo que le gusta al Pablo. La marginalidad ahí, a expensas de la naturaleza. De alguna manera es el que recibe, del planeta, de la vida, de las migas de las palomas. Es "la victima", si pudiéramos darle alguna categoría de los desmanes de la humanidad. Como víctima, claro, todo puede suceder. A ese ser humano le puede pasar todo", adelanta Farías. "Hay una inspiración, sin duda, con la obra de teatro, pero se sumaron otras ideas", cuenta el actor.

"El club" se exhibirá el próximo lunes en la competencia oficial de la Berlinale. Esto "es muy potente" a jucio del productor Juan de Dios Larraín, "porque es un lugar donde se concentran diferentes estamentos del cine. Está la prensa especializada, con la crítica, están curadores del festival de otros lugares del mundo. Está la audiencia y todos los distribuidores del todo el mundo. Por lo tanto es una jugada importante. El futuro de la película se marca a partir de lo que allí pasa", señala el hermano del director.

Tras su paso por Berlín, la cinta iniciará su proceso de difusión internacional. En Chile se estrenará el próximo 28 de mayo.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores