Trabajadores destapan el oscuro "lado b" que esconderían las teleseries turcas

Jornadas extenuantes, accidentes, muertes y escándalos anotan las producciones que millones de espectadores siguen en 75 países, y que han hecho alzar la voz a actores y técnicos que se desempeñan en ellas.

02 de Abril de 2015 | 13:26 | Emol / AFP

El director de la serie ''Seref Meselesi'' reconoció haber hecho trabajar a sus equipos por 16 horas al día, durante seis días a la semana.

Facebook.com/SerefMeselesiOfficial

ESTAMBUL.- Las exitosas teleseries turcas, el producto fenómeno en la televisión chilena en las últimas temporadas, no sólo envuelven arquetípicas historias de amor, heroínas y galanes, paisajes de postal y audiencias abultadas.


Porque, de acuerdo con un reportaje realizado por la agencia de noticias AFP, detrás de todo eso también se esconde un cuadro mucho menos glamoroso, que incluye precariedad laboral y regulares condiciones en los rodajes.


Según el artículo, las jornadas de grabación de esas teleseries llegan a extenderse por entre 15 y 18 horas al día, lo que no sólo va en desmedro de la vida personal de los trabajadores, sino que además lleva al extremo la exigencia física y psíquica en los mismos.


"El peor día trabajé en el rodaje durante 27 horas", dijo a la agencia la joven actriz Elif Nur Kerkuk. "Era como volver a la esclavitud", agregó, y recordó que después de 24 horas grabando en el centro de Turquía, todo el equipo subió a un bus para volver a Estambul a arrancar otro día de trabajo, sin tener tiempo para dormir ni prepararse.


Kerkuk afirmó que llegó a preguntarse sobre el sentido de todo ese esfuerzo. "¿Así va a ser mi vida?", se cuestionó. Finalmente, dijo haberse quedado ante la pasión que siente por la actuación.


Las producciones llegaron a registrar en un período una serie de accidentes fatales, tras los cuales surgieron sindicatos y organizaciones que unieron a los actores tras el objetivo de exigir a la industria de las telenovelas e incluso al gobierno la mejora en las condiciones.


El año pasado, Selin Erden, un asistente de 26 años, murió cuando un chofer de su equipo lo atropelló. El conductor acusó extremo cansancio por la falta de sueño. En la misma temporada otro trabajador murió de un ataque al corazón, que le sobrevino cuando acumulaba 45 horas de trabajo en tres días.


"Sólo en países del tercer mundo la gente trabaja así. Pero ésta es la forma turca de hacer las cosas: Sin supervisión, sin medidas de seguridad, sin respeto por la vida", afirmó Tilbe Saran, actriz y secretaria general del Sindicato de Actores de Turquía.


La situación llevó incluso a protestas encabezadas por reconocidos actores, tras las cuales el ministro del Trabajo turco llegó a admitir, en enero de este año, que los lugares de rodaje eran "peligrosos".


A partir de entonces, los sitios de las grabaciones han sido inspeccionados de forma regular, aunque aún persisten ciertos vicios, como el que muchos trabajadores sean fichados como independientes, lo que incentiva a que las productoras no asuman sus responsabilidades en caso de accidente.


"Un trato humano para seres humanos"


Según un informe realizado en 2014 por la consultora local Deloitte, las telenovelas turcas tienen una audiencia de 400 millones de personas en 75 países, repartidos en zonas tan dispares como Europa, Medio Oriente, América Latina y Estados Unidos.


Sin embargo, la paradoja del éxito para los trabajadores es que las producciones se alargan y sus episodios incrementan su duración, lo que trae como consecuencia una acentuación en las condiciones laborales descritas.


"Es un círculo vicioso", reclamó Zafer Ayden, director del Sindicato de Trabajadores del Cine de Turquía, quien no duda en usar una frase lapidaria: Según él, buena parte del dinero ganado por los canales con las teleseries está manchado con sangre.


El problema de la extensión de capítulos y el cronograma de los canales también fue denunciado por Altan Donmez, director de la serie "Seref Meselesi", de gran éxito en Turquía.


El realizador admitió que muchas veces ha debido someter a sus equipos a jornadas extenuantes. "Esto se debe a que no podemos filmar los episodios por adelantado, por el miedo a que cancelen (el programa). Para producir un episodio de 140 minutos, tenemos que trabajar 16 horas al día, seis días a la semana", contó, para concluir pidienco "un trato humano para seres humanos".


La situación incluso ha dado pie a pequeños escándalos: El año pasado, varios actores fueron detenidos en Estambul por tenencia de drogas. Muchos afirmaron que su consumo se debía a los agotadores horarios.


Entre ellos se encontraba Kenan Imirzalioglu, una estrella local, que el mes pasado anunció que tras terminar el rodaje de "Karadayi", uno de los programas que más tiempo ha estado en pantalla en Turquía, no va a seguir en televisión hasta que las condiciones de trabajo mejoren.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores