Physical Graffiti

Un clásico de la banda que regresa remasterizado y con algunos bonus, gracias al favor de Jimmy Page.

12 de Abril de 2015 | 09:07 |

De Led Zeppelin se ha escrito y se escribirá mucho y por largo tiempo. Quizás, se deba al tamaño que alcanzó la banda, una que encarnó como pocas ese concepto tan volátil como el significado del rock, con sus aciertos, excesos, mitos y derrotas. Puede, siguiendo este ejercicio de posibilidades, que sea esto lo que motiva a llenar páginas con historias y registros de Robert Plant, Jimmy Page, John Paul Jones y John "Bonzo" Bonham, ese afán de asir a la leyenda y tratar de visualizarla a través de múltiples ángulos, formando así una historia que no tiene final. Y es que, a fin de cuentas, Led Zeppelin sigue siendo tan grande que hasta grupos nuevos como Rival Sons toman prestado uno que otro riff de los británicos.

De todos los álbumes que sacó el cuarteto, Physical Graffiti (1975) sigue siendo el más complejo y, al mismo tiempo, el que mejor refleja el potencial de un cuarteto dispuesto a quebrar las limitaciones de su propio pasado. Quizás por ello es que, luego de haber sacado los primeros cuatro registros del conjunto en versiones remasterizadas, Jimmy Page dejó a este álbum doble como el primero de 2015, justo cuando este trabajo cumple cuatro décadas, dándole un espacio más que necesario para poder descubrir la infinita riqueza de recursos que la banda presenta.

El punto de inflexión que supone Physical Graffiti se muestra a lo largo de los tres discos que componen esta edición. Si en los trabajos anteriores del cuarteto británico, la pasión por el blues-rock y el hard-rock se trasformaban en una suerte de hilo conductor estilístico, en este trabajo cada canción muestra su propia identidad. Es imposible colocar en una misma vereda el blues electrificado con slide que se muestra en "In my time of dying" con la clara influencia oriental de "Kashmir". O, en otros extremos, el beat funk que John Paul Jones armó para "Trampled under foot" con la delicada pieza acústica de Jimmy Page "Bron-yr-aur". O, en contraposición a todas estas, quizás la pieza más "beatlesca" que se le haya escuchado a Led Zeppelin: "Houses of the holy". Quizás el único factor común de todos estos ejercicios de estilo sea la guitarra de Page, que en este trabajo demuestra su increíble versatilidad.

La gracia de estas reediciones lideradas por el propio guitarrista viene de la mano de un disco con bonus o descartes. En el caso de Physical Graffiti, Page abre el baúl para enseñarnos mezclas en bruto de la mencionada "Houses of holy", que poco difiere con la original (quizás un coro algo molesto que se eliminó en la versión definitiva). Además, está una versión primitiva de "Trampled under foot", llamada "Brandy & Coke". Aunque lo más interesante viene con "Everybody makes it through (in the light)", otra version temprana de "In the light" en la que se da énfasis al trabajo del teclado, lo que entrega una nueva visión del tema.

La gracia de esta reedición de Physical Graffiti es que, en definitiva, permite adentrarse aún más en esa búsqueda por escapar del rótulo de "banda de hard rock", al experimentar con sonoridades y elementos alejados a su propia estética. Los aplausos van para Jimmy Page, sin dudas, quien ha hecho una gran labor limpiando el sonido y abriendo un poco los archivos de la banda para reafirmar que lo hecho por estos cuatro músicos sigue marcando una fuerte presencia en agrupaciones más jóvenes, aún cuando ya no existan como un colectivo.

Felipe Kraljevich M.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas