Cuarteto Arditti estrena mundialmente obra de compositor chileno

La obra fue encargada por la Filarmónica de Berlín y dedicada al cuarteto Arditti de música contemporánea, que la estrenó en la Kammermusiksaal de la Philarmonie.

05 de Noviembre de 2003 | 17:53 | AFP
BERLÍN.- “Tupac Amaru”, obra para cuarteto de cuerdas del compositor chileno Chañaral Ortega Miranda e inspirada en la trágica historia del inca José Gabriel Condorcanqui, fue estrenada con carácter mundial y gran éxito la noche del martes en la Philarmonie de Berlín.

“La idea de un cuarteto de cuerdas vino de la imagen de cómo murió (ejecutado por los españoles) este hombre: con sus extremidades atadas con cuerdas a cuatro caballos y descuartizado”, tras encabezar el frustrado levantamiento campesino y asedio de Cuzco en 1781, explicó Ortega Miranda, nacido en Arica en 1973 y formado en Buenos Aires (Argentina), Estrasburgo y París (Francia), donde reside actualmente.

La obra fue encargada por la Filarmónica de Berlín y dedicada al cuarteto Arditti de música contemporánea, que la estrenó en la Kammermusiksaal de la Philarmonie.

“Tupac Amaru (II, descendiente por línea materna de Tupac Amaru I), quien mandó ejecutar al corregidor español Arriaga, trató de negociar la rendición de Cuzco y fue derrotado por las tropas enviadas desde Lima, pero creo que el hombre que fue Condorcanqui no murió con su ejecución”, opinó el compositor.

De hecho, Tupac Amaru ha dado nombre a diversos movimientos rebeldes como una estridente pulsión con diferentes intervalos de latencia a largo de la historia social de América Latina hasta nuestros días.

Gracias a su formación en el IRCAM (Centro Georges Pompidou de París), becado por la Sociedad de Autores y Compositores de Francia (SACEM), Ortega Miranda utiliza la computadora “como medio para la búsqueda de material sonoro”, pero dejando que “mi inspiración venga de lo más profundo de mis entrañas”, dijo en declaraciones a la AFP.

Desgarradores son los pasajes centrales de la pieza, de un único movimiento, en los que pueden reconocerse influjos muy sublimados de tonalidades propias de la música folclórica andina. El músico es hijo del también compositor chileno exiliado Sergio Ortega, recientemente fallecido a los 65 años. “De hecho, la terminé con mi papá al lado”, evoca Chañaral con dolor. Su madre, Ana María, presenció el estreno, visiblemente emocionada.

El compositor chileno prepara ahora en París una ópera, “La reina Isabel cantaba rancheras”, basada en la novela de Hernán Rivera Letelier, que todavía no tiene fecha ni lugar de estreno.

Pese a lo divertido del título “será una ópera seria, pero con un poco de música popular de entretelón, con rancheras y otros ritmos”, comentó Ortega Miranda.

También está trabajando en el último de los tres movimientos de una obra sinfónica para orquesta, aún sin título, que piensa concluir en 2004.

Chañaral Ortega Miranda comenzará a partir de este año a viajar cada tres meses a Chile, “porque voy a enseñar informática musical en las escuelas”, señaló. Se trata de un proyecto del ministerio de Cultura chileno, recientemente creado, “para formar profesores de música para las escuelas”.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores