Iron Maiden hace mover 50 mil cabezas en el Club Hípico

El grupo inglés deleitó en poco más de dos horas a los fanáticos que repletaron el recinto. Aunque hubo lesionados y una fuerte presencia de carabineros, el concierto se realizó sin mayores incidentes.

22 de Marzo de 2009 | 22:50 | Francisca González C., El Mercurio Online

Iron Maiden brindó un show de cerca de dos horas en el Club Hípico.

Manuel Herrera, El Mercurio
SANTIAGO.- Bruce Dickinson y compañía lo hicieron de nuevo: lograron que miles de metaleros chilenos saltaran y cabecearan con sus canciones, sin importar edad ni sexo. Desde niños de 5 años a sujetos sesentones fueron parte de la audiencia presente en el esperado show de la banda británica Iron Maiden.

El espectáculo en el Club Hípico comenzó a las 20:05 horas y, desde los primeros guitarreos, el público los ovacionó al grupo y se entusiasmó aún más con el sonido de "Two Minutes to Midnight".

Durante las dos horas de concierto, los ánimos estuvieron encendidos, lo que provocó que Dickinson, el líder de la banda, se refiriera a los chilenos como "el mejor público de Latinoamérica".

Los momentos de mayor intensidad llegaron con "Fear of the Dark" y "Wrathchild". Sin embargo, Dickinson, a 30 minutos de iniciado el concierto, le pidió al público que se debía "comportar", ya que en el centro de la cancha se comenzaron a producir desórdenes que terminaron en desmayos.

El cantante explicó que todos debían tratar de avanzar hacia los costados para mejorar el ambiente del concierto e impedir desmanes que estropearan el espectáculo. "Debemos demostrar que los fanáticos del heavy metal son personas cool y terminar con el prejuicio que hay sobre la supuesta violencia del metal", dijo el veterano líder de la agrupación.

El Club Hípico estuvo repleto con cerca de 50 mil personas y en su interior hubo algunos fanáticos que debieron dirigirse a la enfermería, debido a la presión que provocaba la gran cantidad de gente en el lugar.

En las afueras del recinto, la fuerza policial fue severa con los asistentes que intentaron ingresar sin entrada y con un grupo que manifestaba señales evidentes de estar bajo la influencia del alcohol. A ellos, los carabineros no dudaron en golpear y sacar literalmente a patadas.

Antes de Iron Maiden se presentó Witchblade, una banda metalera nacional, y luego Laureen Harris, hija del bajista de la legendaria banda metalera.

La gira "Somewhere Back in Time" los trajo por segunda vez en un año a Chile, pero hoy, a diferencia de su presentación el 2008, Iron Maiden sintetizó en su concierto el repertorio más relevante de sus 34 años de trayectoria.
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Solitario

Prueba el nuevo solitario y comparte tus resultados

Sudoku

Prueba el nuevo Sudoku y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores