Las claves del éxito literario de "Percy Jackson"

Tomando como base la mitología griega, el estadounidense Rick Riordan construyó una serie de aventuras para todo público.

20 de Agosto de 2010 | 09:12 | Por Alberto Rojas M., Emol

SANTIAGO.- Todo comenzó como simples cuentos que un padre inventaba para su hijo a la hora de irse a dormir. Hoy, con más de 15 millones de copias vendidas sólo en Estados Unidos y tras permanecer 115 semanas en la lista de Best Sellers del periódico "The New York Times" (contabilizadas hasta comienzos de julio pasado), ciertamente la serie de libros "Percy Jackson y los Dioses del Olimpo", escritos por el profesor estadounidense Rick Riordan, se ha convertido en un éxito mundial.

Y aunque no son pocos los que comparan a este personaje y su trama con Harry Potter, lo cierto es que eso no parece molestar a los millones de lectores juveniles que desde 2005 devoran página tras página, a la espera de un nuevo título. Incluso en Chile, donde actualmente se pueden encontrar los primeros cuatro libros editados por Salamandra / Océano, a un precio individual de $ 10.000.

¿Pero quién es Percy Jackson? Aparentemente un chico común y corriente de doce años, con problemas de concentración y dislexia. Pero todo cambia cuando los mismísimos dioses del Olimpo le revelan que él es un semidiós. En otras palabras, el hijo de un dios y una mortal. Y en su caso, su padre es nada menos que Poseidón, dios de los mares.

Los antiguos dioses griegos han creado un mundo secreto que coexiste paralelamente, donde -por ejemplo- el monte Olimpo se encuentra encima del Empire State y el reino de Hades en el subsuelo de Los Ángeles.

A partir de ese instante comenzará una nueva vida que tendrá como "base de operaciones" una escuela para semidioses en pleno Nueva York, y donde conocerá a quienes se volverán sus mejores amigos: Grover, un joven sátiro, y Annabeth, hija de la sabia Atenea. Pero el descubrimiento de su identidad también le acarreará el odio de temibles enemigos con ancestrales poderes, tanto o más grandes que los de él.

Todo esto se revela en "El ladrón del rayo", el primer título de la colección, donde debe descubrir quién ha robado el rayo de Zeus y así evitar que estalle una guerra entre los dioses. Y que ya fue llevada al cine por Chris Columbus, el mismo que dirigió las dos primeras partes de Harry Potter.

Más aventuras

La segunda parte, titulada "El mar de los monstruos", pone a Percy Jackson ante un nuevo misterio cuando la Escuela Meriwether quede al descubierto, sin protección mágica, y la única solución sea ir en busca del mítico Vellocino de Oro, para lo cual Percy deberá cruzar junto a sus amigos el temible Mar de los Monstruos. El punto es que el joven además descubrirá un inquietante secreto acerca de su familia.

"La maldición del titán" -la tercera entrega- obliga a Percy a ir en ayuda de su amigo Grover, junto con Annabeth y Thalia, otra semidiosa. Pero pronto descubre que todo es un plan maquinado por Cronos, el diabólico señor de los titanes. Y que además debe prevenir la destrucción del Olimpo, profetizada por el Oráculo.

Por último, en "La batalla del laberinto", Percy y sus amigos deben iniciar un peligroso viaje a través de un mundo subterráneo plagado de trampas y criaturas perversas. Todo para salvar el refugio de los semidioses ante un nuevo ataque de Cronos.

Todavía está pendiente que llegue en castellano el quinto volumen, "The Last Olympian", editado el año pasado en EE.UU. Sin embargo, después de cuatro libros, las diferencias con Harry Potter resultan bastante claras. Porque mientras las novelas de J.K. Rowling son tributarias de toda la herencia cultural británica, Riordan eligió la mitología griega para construir su héroe y sus aventuras. Siempre teniendo en mente al lector estadounidense, mucho menos acostumbrado al tema mitológico y sin un pasado como el de muchos países europeos.

También vale la pena mencionar que a diferencia de Harry Potter, donde cada libro es más oscuro y dramático que el anterior, aquí el mundo de Percy Jackson tiende a ser mucho más luminoso, lo que no necesariamente le quita suspenso y complejidad a la trama. Y lo hace más accesible a públicos menores.

En otras palabras, el universo de la literatura juvenil es lo suficientemente grande para que Harry y Percy coexistan en paz, sin necesidad de suspicaces comparaciones. ¿Cómo sería un crossover entre ambos? Sin duda, tarea para un fanfic.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores