De un paro cardiorrespiratorio fallece escritor Guillermo Blanco

El autor del clásico de la literatura nacional "Gracia y el forastero" había sufrido un infarto cerebral el día en que cumplió los 84 años. Estaba internado en la clínica Tabancura.

25 de Agosto de 2010 | 13:19 | Emol

Guillermo Blanco escribió la representativa obra ''Gracia y el forastero'' y dedicó buena parte de su vida a la docencia.

Viviana Morales, El Mercurio

SANTIAGO.- Una semana antes de sufrir un infarto cerebral que lo llevó de urgencia a la clínica Tabancura, el escritor chileno Guillermo Blanco había asistido al matrimonio de uno de sus nietos. Sin embargo el mismo día de su cumpleaños número 84, el 15 de agosto, debió internarse sumanente aquejado.

Hace pocos minutos dejó de existir en ese centro asistencial el autor de "Gracia y el forastero", uno de los cuentos más representativos de la generación de autores chilenos de 1950, a la que perteneció el escritor, cronista, "ombudsman", académico de la lengua y formador de muchas generaciones de periodistas. Fue Premio Nacional de Periodismo en 1999.

Blanco, quien falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio, nació en Talca en 1926 y su historia lo describe inicialmente como intrépido y dinámico cuentista, con una serie de textos con los que comenzó a interiorizarse de la vida chilena en diversos niveles.

Así llegó a obtener múltiples galardones literarios, entre ellos una nominación al Premio Altazor, por "Una loica en la ventana".

Los libros de la buena memoria

Sin embargo, las más trascendentes distinciones ya venían desde los tiempos de sus primeros cuentos: el Premio Concurso Nacional de Cuentos Óscar Castro por "Un cuento y otros cuentos" (1956), el Concurso Interamericano de Cuentos de "El Nacional" de México por "La Espera" (1956) o el Premio Alerce de la Sociedad de escritores de Chile y la Universidad de Chile por su novela "Misa de réquiem" (1959).

Su trascendental "Gracia y el forastero" lo llevó a conseguir en 1964 el Premio Academia Chilena de la Lengua. Esa historia, además de "Misa de réquiem" y "Adiós Ruibarbo", de 1974, aparecen de esta manera como parte de su más destacada obra personal y fue tan determinante como escritura que llegó a integrar mallas curriculares en la educación básica y media.


Además de su oficio de escritor, Guillermo Blanco realizó una serie de actividades, incluso uno de los últimos nombramientos en la década de 1990 como "Ombudsman", el representante y defensor del pueblo.

Blanco además ejerció el oficio de periodista cuando aún no era una profesión formal y desde esa experiencia llegó a ser académico de importantes unviersidades asumiendo las cátedras de redacción periodística en la Universidad Diego Portales y Universidad Católica principalmente, donde formó a sistemáticas generaciones de jóvenes reporteros.

Escribió en revistas y publicaciones como "Mensaje", "La Voz", "Mapocho" y "Ercilla". Su militancia irrestricta con el idioma bien utilizado lo llevó a integrar la plana mayor de la Academia Chilena de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores