Autores de "1899" hablan sobre el desafío de reescribir la historia de Chile

"La historia existe para ser violada", dice Francisco Ortega, quien junto al dibujante Nelson Dániel imaginó un nuevo final para Arturo Prat, Miguel Grau y otros personajes del siglo XIX, en un mundo con androides y minerales superpoderosos.

27 de Julio de 2011 | 09:46 | Por Alberto Rojas, Emol

SANTIAGO.- Noviembre de 1880. Arturo Prat destruye Lima lanzando una megabomba desde un navío volador; es el fin de la "breve" Guerra del Pacífico. Miguel Grau acaba convertido en un cyborg. Androides recorren las calles de un Chile que es superpotencia mundial. Todo esto gracias al descubrimiento accidental de la metahulla, en 1869, en las costas de Arauco. Un extraño mineral, semejante al uranio, capaz de liberar inimaginables cantidades de energía.

Éste es el mundo paralelo de "1899: Cuando los tiempos chocan" (Norma, $8.900), novela gráfica a cargo del periodista, escritor y editor literario Francisco Ortega, y del dibujante Nelson Dániel, ilustrador del sello estadounidense IDW ("GI JOE", "The Cape").

"1899" reinventa la segunda mitad del siglo XIX, no sólo en Chile, sino en todo el resto del planeta. Estamos ante un detallado mundo ucrónico y steampunk (subgénero basado en el desarrollo de alta tecnología victoriana) en el que Luis Uribe —primo de Prat— es un detective que investiga una serie de extraños atentados. Esas pistas lo llevarán, inevitablemente, a descubrir un secreto que puede cambiar al mundo tal como lo conoce.

-La idea de "1899" nació hace varios años como un cuento. ¿Puedes contarnos cómo evolucionó hasta convertirse en esta novela gráfica?
-Francisco Ortega: "1899" nace como "Continuidad Prat", un cuento escrito en 2006 para la antología "Alucinaciones.TXT", y que surge a raíz del cuadro "El hundimiento de la Esmeralda", de Thomas Somerscales. Me interesaba contar una historia steampunk usando la Guerra del Pacífico y no hay nada más steampunk que el Huáscar, o el Cochrane y el Blanco. El cuento terminó como una nouvelle muy larga para aparecer en la antología, fue publicado por fragmentos en el blog Ucronía Chile , y algunos extractos aparecen en el libro "CHIL3: Relación del Reyno". En 2009, el editor de Mythica se me acercó con la idea de adaptarlo al formato gráfico y empezamos a trabajar.

-¿Cuál fue el principal desafío al momento de ilustrar "1899"?
-Nelson Dániel: El más importante de todos era el tema, el steampunk. Jamás había sido de mi total predilección. ¿Barcos? Nunca he sentido gran interés hacia ellos. Todo cambió cuando empecé a reunir material para crear todo el universo de "1899". En el proceso de búsqueda encontré mucha información, muchas fotografías que me hicieron entender la dirección del proyecto. El mundo planteado en la novela debía ser coherente, incuestionable. Hice algunos bocetos para comprobar: dos páginas, los personajes, algo de tecnología... El resto ya lo conocen.

-Uno de los personajes más interesantes es la androide Ygriega. ¿En qué te inspiraste para diseñarla?
-N.D.: "Blade Runner" y sobre todo "Metrópolis" eran las referencias señaladas por
Francisco. Imposible que hayan sido más acertadas y claras. Después de eso, era difícil imaginarla de otra manera. Finalmente opté por algo que me parecía la esencia del androide: su fragilidad, revelar su contenido, exhibir sus entrañas. Apenas un par de latones cubren su cara y pecho, un tacho de metahulla en su espalda, su mochila; el resto son literalmente huesos. Ella debía ser la exhibición plena de la tecnología del momento.

-En el último tiempo hemos visto la irrupción del subgénero de la ucronía con gran fuerza. Basta pensar en "SYNCO" y "CHIL3: Relación del Reyno". ¿Finalmente nuestro país está listo para intervenir su propia historia?
-F.O.: La historia existe para ser violada, es de todos, es parte de nuestra herencia. El género histórico y el ensayo histórico es ucrónico en sí. Estuvimos ahí o lo que sabemos es por versiones orales sobre orales. Creo que la deuda narrativa chilena no es con la ucronía, sino con nuestra propia historia, el derecho a jugar con ella, a desordenarla... y en eso estamos.

-¿Y cómo ves el futuro de la novela gráfica en Chile?
-N.D.: Creo que todo esto es parte de un ciclo. En este momento estamos justo en el siguiente giro de la rueda. El futuro del cómic se basa en la calidad de los trabajos, eso es lo que debería marcar la diferencia.

-El universo que construiste es sumamente amplio y detallado. ¿Te interesaría retomarlo a futuro en otra novela gráfica (o quizás una novela no gráfica)?
-F.O.: Ya hay ideas, hartas ideas. "1909" y "1919" podrían aparecer pronto... Con Nelson ya estamos hablando, pero claro, eso depende del resultado comercial de "1899". Es una apuesta editorial, pero también un negocio. Hay que ver qué pasa, pero las ideas están.

"1899: Cuando los tiempos chocan", además de ser una historia cuya trama e ilustraciones cautivan al lector desde el comienzo, ofrece una cuidada galería de arte, un mapa político de este mundo alterno y un detallado glosario. También incluye una separata con "las claves" para conocer muchas de las referencias y fuentes de inspiración de esta obra.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores