Autor estadounidense se atreve a reescribir "Alicia en el país de las maravillas"

En una auténtica insolencia para los seguidores de Lewis Carroll, Frank Beddor asegura haber dado con "la verdadera historia" de la niña. Un relato teñido de sangre, corrupción y crímenes.

23 de Septiembre de 2008 | 13:30 | Sebastián Cerda, El Mercurio Online

SANTIAGO.- La historia oficial dice así: En 1862, el sacerdote anglicano Charles Dodgson paseaba por el río Támesis junto a un reverendo y tres pequeñas hermanas, entre las que estaba Alice Liddell. Sofocados por el calor estival de Oxford, el grupo se refugió en la embarcación, momento que pasaron con un fantasioso relato de Dodgson anclado en Alice, el mismo que luego publicaría como "Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas" y con su nombre reemplazado por el seudónimo de Lewis Carroll.


El cuento resultante, en tanto, comienza así: Alicia y su hermana estaban sentadas en un banco público, presas del tedio y el aburrimiento, hasta que transitando frente a ellas aparece un conejo blanco, vestido con una chaqueta y murmurando que está atrasado. De este modo, el animal se va hacia su madriguera, y Alicia, sorprendida, decide seguirlo. Así se introduce en un agujero que resulta ser la entrada a una verdadera dimensión, un mundo de aventuras, fantasías, paradojas y absurdos.


La historia se transformó en uno de los más grandes clásicos literarios de todos los tiempos, leído y relatado por generaciones, por lo que lo hecho por el escritor Frank Beddor asoma como una verdadera insolencia.


El estadounidense decidió nada menos que reescribir la obra en su libro "La guerra de los espejos", que en Chile acaba de ser publicado por Ediciones B, asegurando que el relato original no salió de la cabeza de Dodgson sino de la de Alice, y que aquél era groseramente distinto al que el autor publicó.


Así, según Beddor, la niña contó al sacerdote una vivencia que la acongojaba, y que tenía que ver con su experiencia como princesa de Corazones de Marvilia, un reino de escenas asombrosas, aunque evidentemente corrupto y en permanente estado de tensión militar con sus vecinos.


El lugar provee a Alicia (aquí llamada Alyss) de experiencias cuasi traumáticas, que son las que habría relatado a Lewis Carroll, pero que éste escribió casi como un cuento de hadas. "¡Ahora nadie me creerá! ¡Lo ha echado todo a perder! Es usted el hombre más cruel que he conocido, señor Dodgson", habría dicho la niña, según Beddor, quien tras la breve descripción de esa escena da paso a la historia supuestamente original.


El autor asegura que la versión le fue contada por un anticuario en Londres, y que corresponde a una historia "teñida de sangre, asesinato, venganza y guerra".


¿Un montaje literario, otra fantasía o una versión distinta para una historia real? La respuesta parece evidente, pero el autor se ha preocupado de teñir el entorno de su novela con una estela de realismo, misterio y complots.


De este modo, subtitula el libro como "La verdadera historia de Alicia en el en el país de las maravillas" (por tanto, habría otra que es falsa), asegura que consigna los hechos "tal como se produjeron" y que hoy "está escondido en algún lugar de Los Ángeles, California, para evitar el rechazo de los críticos", quienes no aceptan sus "radicales revelaciones".


Todo un cuadro que da cuenta de una verdadera blasfemia para los seguidores de la obra de Carroll, pero que el mundo editorial acogió como una buena apuesta de literatura juvenil.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores